Incertidumbre en Ituren por el derribo de una presa con tres siglos de historia

La demolición del dique de Igerizarreta está previsto para hoy aunque, al parecer, no tiene licencia

Lander Santamaría Juan Mari Ondikol - Martes, 12 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

La presa de Igerizarreta, con su espectacular machón central, tiene más de 300 años.

La presa de Igerizarreta, con su espectacular machón central, tiene más de 300 años.

Galería Noticia

La presa de Igerizarreta, con su espectacular machón central, tiene más de 300 años.

ituren- Un sector de población de la localidad de Ituren, en Malerreka, se encuentra sumido en la incertidumbre ante el anuncio de la demolición prevista para hoy de la presa del antiguo molino, una infraestructura fluvial que tiene más de tres siglos de existencia ya que fue reconstruida en la primera mitad del siglo XVIII. Un grupo de vecinos del barrio iturendarra de Aurtiz solicitaron la pasada semana una solución alternativa al derribo para el que, al parecer, no se cuenta con la preceptiva licencia municipal de obras.

El derribo de la presa de Igerizarreta (Egirezarreta, según otros vecinos) está incluido en el programa Life-Irekibai para la permeabilización de los ríos que en el espacio del Pirineo meridional desarrollan la Diputación Foral de Gipuzkoa y el Gobierno de Navarra y cuenta con financiación al 60% de la Unión Europea. Las acciones de demolición que se han ejecutado hasta ahora también han sido objeto de polémica y de oposición en importantes ámbitos, llegándose en algún caso a la anulación de presas consideradas carismáticas y de un acusado valor patrimonial como testimonio histórico y arquitectónico, y ejemplo de unos usos, costumbres y modos de vida que merecen ser respetados y conservados.

batzarre Los vecinos del barrio de Aurtiz participaron el pasado fin de semana en un batzarre (asamblea vecinal) en la que, por unanimidad, decidieron solicitar al Ayuntamiento de Ituren que califique la presa del Molino de Igerizarreta “como Bien de Interés Patrimonial por su valor paisajístico y patrimonial”. “Estamos de acuerdo en que hay que arreglar la presa, pero no estamos de acuerdo en su desaparición” y pedían que “se paralice la orden de derribo prevista (...) hasta que se resuelvan estos nuevos acontecimientos y resuelva la solicitud que planteamos”.

La presa, según el historiador Javier Sagardia Armisén, originario y residente circunstancial en Ituren, es “la más hermosa de todo el Bidasoa” y se lamenta de que “pesar de sus piedras de sillería con sus enlaces espectaculares vaya a ser demolida”. En cualquier caso, el derribo está previsto para hoy, aunque parece suficientemente demostrado que los trabajos carecen de licencia municipal, si bien ayer no se pudo confirmar este extremo, al no poder contactar con la alcaldesa.

precipitaciónEn el derribo de la presa han coincidido asimismo otras cuestiones que revelan una cierta precipitación, como en el caso del propietario de la piscifactoría de Ituren, que después de décadas de abandono le fue vendida por el propio Gobierno de Navarra y proyectaba volver a ponerla en funcionamiento. Pasada media tarde del viernes recibía comunicación no oficial de que su proyecto no había sido aprobado.