Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

ACR opta a cinco de las 8 parcelas

La subasta de Salesianos se cierra con las tres empresas navarras

Nasuvinsa puede declararla desierta tras una nueva puja interna - 31 millones serían para Salesianos

Ana Ibarra - Martes, 12 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Proyecto ganador del concurso de Salesianos.

Proyecto ganador del concurso de Salesianos.

Galería Noticia

pamplona - Son tres las empresas que finalmente concurren a la subasta de suelo de Salesianos destinada a trasladar el colegio a Sarriguren y construir 400 viviendas en el Ensanche. Las oficinas de Nasuvinsa no registraron ayer nuevas solicitudes de fuera de la comunidad por lo que son tres las promotoras, todas navarras, que participan en la puja de suelo: Nature (la sociedad formada por ACR Grupo con su socio socio Allegra Holding), Construcciones Andía y Construcciones Adania. La subasta se compone de siete lotes para nueve parcelas con capacidad para nueve bloques de entre 7 y 16 alturas y un hotel. Nature admite haber pujado por cinco parcelas.

Cada una de las empresas no puede resultar adjudicataria de más de dos lotes de manera que, si no coinciden en la oferta (las tres promotoras interesadas por diferentes lotes), quedaría cubierta un 40% de la subasta (3 de 7 lotes) en esta primera fase, y, si convergieran en la compra de los mismos solares, tendrían opción de adquirir otras parcelas en una nueva puja interna. Las tres promotoras pueden hacerse de entrada hasta con un máximo de seis lotes de los siete de salida. Las ocho parcelas tienen un valor de salida 53 millones (las empresas tienen que ofertar al menos un euro más) de los que al menos 31 tienen que ir a la Congregación religiosa para posibilitar su traslado. A partir de esa cifra los beneficios irían para la Administración. El viernes se abren las ofertas.

En el caso de que dos ofertas coincidan en el precio, el empate se decidirá por sorteo.

El pliego recoge que, si tras finalizar este primer proceso quedara algún lote desierto, se convocaría un nuevo “procedimiento” en el que únicamente podrán participar los licitadores interesados que, habiendo participado en la primera subasta, no resultaron adjudicatarios de ningún lote. En este segundo intento tampoco podrán adjudicarse más de dos lotes. Y si pese a todo, en esta segunda convocatoria quedara algún lote sin cubrir se podrían vender al licitador que pujó por dichas parcelas en la primera subasta pero no pudo optar a ellas por haber resultado adjudicatario del máximo de dos lotes. “Concluido el procedimiento y realizadas las adjudicaciones de forma provisional, Nasuvinsa, a la vista del resultado final del proceso, se reserva el derecho a declarar desierta la subasta en el plazo máximos de treinta días a contar desde la apertura de las ofertas”, indica el pliego.

El 30% del precio de adjudicación del lote se pagará en el momento de formalizar la escritura y se hará efectivo el pago de la totalidad del IVA. El 50% del precio de adjudicación del lote se pagará en el momento del vencimiento del plazo de un año desde que se firme la escritura de venta. El 20% restante se desembolsará 16 meses después de la venta. Los licitadores debían constituir a su vez una garantía del 4% del valor inicial al lote que optasen.

La repercusión de suelo por vivienda oscila entre los 100.000 y 130.000 euros para una vivienda de 110 metros cuadrados. Si se suma la misma cantidad del valor de ejecución material el precio en el mercado de estas viviendas rondaría los 3.000-3.500 euros el m2.

Algunas empresas del sector inmobiliario consultadas esgrimían, entre otras razones para no participar en la subasta, la “incertidumbre” que generaba la oposición del Ayuntamiento a la construcción de nuevas torres en el Ensanche y que ésta se tradujera en trabas administrativas durante el desarrollo del proyecto. Planteaban además dudas ante el recurso judicial que han presentado los vecinos al Plan Especial de las torres y que está por resolver. Otra clave disuasoria es el coste de las parcelas al tener que hacer frente a desembolsos importantes (hasta 16,4 millones uno de los lotes) que no recuperarán en varios años hasta que se vendan las viviendas. Tienen que pasar como mínimo tres años hasta que el colegio se traslade a Sarriguren y se pueda empezar a edificar, mientras que la inversión hay que sostenerla.

Más optimista eran los responsables de ACR, que ha vendido la totalidad de las promociones que tenía en Iturrama Nuevo para vivienda libre, y que apuestan por Salesianos ante la demanda de este tipo de vivienda que, aseguran, existe en el centro de la ciudad, en concreto en el Ensanche. Subrayan que a la “excelente ubicación de la parcela hay que sumar un proyecto muy interesante, lo que hace que sea un desarrollo inmobiliario realmente atractivo”. Agregan que las tres empresas navarras cuentan con experiencia suficiente para abordar un proyecto de calidad.

Herramientas de Contenido