Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

discurso sobre el estado de la Unión europea

Juncker propone que los Veintisiete estén en el euro y Schengen en 2019

El presidente de la Comisión Europea pide aprovechar el "viento a favor" para construir una UE "más unida, fuerte y democrática"

d.n. - Miércoles, 13 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 10:12h

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, preside el debate del estado de la Unión

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, preside el debate del estado de la Unión (EFE)

Galería Noticia

ESTRASBURGO. El presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, propuso hoy que todos los países de la Unión Europea estén en el euro y en Schengen de cara a la salida de Reino Unido, una medida disuasoria de nuevos "brexit" pensada especialmente para los países más al este de la UE.

En el penúltimo estado de la Unión de su mandato, el jefe del Ejecutivo europeo cambió su discurso respecto a hace solo unos meses y abogó por una europa de una sola velocidad, donde los socios de la UE y la eurozona sean los mismos, y los Veintisiete estén asimismo en la unión bancaria y en el acuerdo Schengen.

El camino hacia esa UE de modelo único, "en la que no haya países ni ciudadanos de segunda", se allanará mediante un instrumento de adhesión al euro que dé ayuda financiera a todos los países que quieran hacerlo.

También apuntó que el objetivo es que todo el bloque forme parte de la unión bancaria, un grano de arena más para una soñada integración económica que también ayudará a construir un Ministerio de Finanzas europeo.

El luxemburgués precisó que no se trataría de crear un nuevo cargo, sino de que el comisario europeo de Economía y Hacienda asuma esas funciones y también la presidencia del Eurogrupo, el órgano informal que reúne a los ministros de Economía y Finanzas de la eurozona.

Sobre Schengen, pidió que Bulgaria y Rumanía entren en el acuerdo que permite circular sin fronteras interiores de forma "inmediata", una decisión que bloquea, entre otros, y como suele hacer para todo tipo de asuntos de Justicia e Interior, el propio Reino Unido.

Esa nueva Europa simétrica es para Juncker el paso "valiente" que Europa necesita en estos momentos, una lección de "coraje" que dijo haber aprendido de otros arquitectos de Europa en el pasado, como Jacques Delors o el recientemente fallecido Helmut Kohl.

Juncker no pronunció la palabra "brexit" ni nombró al socio británico hasta exactamente una hora después de empezar su intervención solemne en la Eurocámara, con el ánimo, contaron fuentes de su gabinete, de dejar claro que lo relevante es el futuro de los países que quedarán en la UE.

"La salida del Reino Unido es dolorosa, la lamentaremos nosotros, pero ellos también", dijo Juncker, quien explicó que el "brexit" ha sido su mayor decepción en toda una vida dedicada al proyecto europeo, por el que dijo sentir "amor". "Pero no hay amor sin decepción", añadió.

Para hacer menos dolorosa la partida de Reino Unido el día del divorcio final, el 29 de marzo de 2019, Juncker ha propuesto al resto de líderes la celebración de una cumbre en Rumanía, que ostentará entonces la presidencia, para celebrar la nueva etapa de la unión y cerrar políticamente los asuntos pendientes.

Desde la CE, contaron fuentes diplomáticas, temen que en las elecciones europeas en el mes de mayo, solo dos meses después de la salida de Reino Unido de la UE, los movimientos populistas utilicen el cercano ejemplo del "brexit" para sus argumentos euroescépticos.

En el capítulo de propuestas concretas se encuentran nuevos paquetes para estimular el comercio, la industria y la ciberseguridad.

También medidas de eficacia y transparencia de las instituciones, como un código de conducta nueva para los comisarios europeos.

La mejor recepción del discurso fue de su familia política, el Partido Popular Europeo, a pesar de que su líder, Manfred Weber, habló más de fronteras y controles a la inmigración que Juncker, que reiteró su idea de que "Europa debe ser el lugar al que puedan dirigirse aquellos que sean perseguidos por las guerras en el mundo".

Grupos parlamentarios como los socialdemócratas europeos, la Izquierda Unitaria y los Verdes dijeron echar en falta más menciones al pilar social y el cambio climático.

Juncker no utilizó prácticamente su turno de réplica y se quejó de la ciática, antes de volver a sentarse, previa disculpa, dejando sin respuesta las preguntas de los eurodiputados.

El ex primer ministro de Luxemburgo, de 62 años, ya ha declarado en varias ocasiones que en 2019 no repetirá como candidato a la presidencia del Ejecutivo comunitario.

VIENTO A FAVOR Juncker ha llamado a los líderes europeos a aprovechar el "viento a favor" del proyecto europeo para construir una Unión Europea "más unida, fuerte y democrática"; para lo que ha planteado crear las figuras de un presidente único y un 'superministro' de Economía y contar con un servicio europeo de Inteligencia.

"Ha llegado el momento de construir una Europa más unida, más fuerte y más democrática de aquí a 2025", ha pedido Juncker en el debate sobre el Estado de la Unión Europea celebrado en el pleno del Parlamento Europeo en Estrasburgo (Francia).

Un año después de que Europa tuviera que "curar sus heridas", Juncker apuesta por un programa de futuro "positivo" para el que ha dibujado un escenario basado en tres principios fundamentales: "Libertad, Igualdad y Estado de derecho".

También ha avisado de que el viento que sopla a favor de la Unión Europea supone una ventana de nuevas oportunidades que "no estará abierta eternamente", por lo que hay que aprovechar el impulso actual.

El jefe del Ejecutivo comunitario se ha referido constantemente a un futuro a 27 durante un discurso en el que solo se ha referido a la salida de Reino Unido para advertir de que el "Brexit no lo es todo, no es el futuro de Europa".

El divorcio será algo que la UE "lamentará" tanto como el Reino Unido, ha dicho, pero ello no impedirá al bloque seguir avanzando.

Además, Juncker ha aprovechado su discurso para hacer una defensa del respeto del Estado de derecho como "cimiento" de la Unión Europea y avisar de que ser parte de esta Unión "significa aceptar y respetar" las decisiones judiciales, aunque no se ha referido a la situación de ningún Estado miembro o región en concreto.

A pesar de que varios de los eurodiputados que han intervenido --como Josep-Maria Terricabras (ERC), Esteban González-Pons (PPE), Juan Fernando López Aguilar (PSOE) o el belga Marc Demesmaeker (del nacionalista flamenco N-VA)-- han expuesto ante Juncker la situación que se vive en Cataluña, el jefe del Ejecutivo comunitario no ha respondido de manera directa a ninguna de estas intervenciones.

CINCO PRIORIDADES
Para los dos años de legislatura que le restan al frente de la Comisión, Juncker ha adelantado cinco propuestas clave, incluida la creación de un presidente único para el Consejo europeo (que integran los Estados miembros) y la Comisión Europea.

"El hecho de contar con un solo presidente reflejaría mejor la verdadera naturaleza de nuestra Unión Europea, a la vez como una Unión de Estados y como una Unión de ciudadanos", ha resumido, tras defender que un "solo capitán" daría mayor visibilidad al bloque.

También estará entre sus prioridades contar con la figura de un ministro de Economía y Finanzas de la UE, que sería al mismo tiempo vicepresidente del Ejecutivo comunitario y presidente del Eurogrupo, así como un Fondo Monetario Europeo y una línea presupuestaria concreta para la eurozona dentro del presupuesto comunitario.

Este 'superministro' tendrá que "animar y acompañar" las reformas estructurales en los Estados miembros y coordinar el uso de los instrumentos comunitarios cuando un socio "entre en recesión o se vea golpeado por una crisis que amenace su economía".

INTELIGENCIA Y MIGRACIÓN Juncker se ha referido a la amenaza terrorista transfronteriza que pesa sobre la Unión Europea y cuya lucha ha permitido al bloque avanzar en materia de cooperación, aunque reste mucho por hacer en materia de intercambio de datos y colaboración entre los servicios de inteligencia y fuerzas de seguridad.

"Pido la creación de una célula europea de Inteligencia encargada de que los datos sobre terrorismo y combatientes extranjeros sean intercambiados de manera automática entre los servicios de información y la Policía", ha expresado ante los eurodiputados.

También ha apostado por mejorar la protección de Europa en la dimensión digital, no solo con mecanismos contra la propaganda terrorista y radicalización a través de la red, sino preparándose mejor contra los ciberataques.

"A veces, los ataques son a veces más peligrosos para la estabilidad de las democracias y las economías que los fusiles y los tanques", ha indicado, para recordar que sólo en 2016 se registraron más de 4.000 ataques en la UE y que el 80% de las empresas europeas han registrado algún incidente relacionado.

En materia de inmigración, Juncker ha celebrado que las políticas puestas en práctica desde el inicio de la crisis de refugiados en 2015 hayan permitido contener el paso irregular de personas por las principales rutas, pero ha avisado de la necesidad de contar con "vías legales" de entrada a la UE y de mejorar la colaboración con los países de origen.

POLÍTICA COMERCIAL La política comercial es otra de las claves apuntadas por Juncker, quien ha pedido abrir negociaciones para acordar pactos de libre comercio con Australia y Nueva Zelanda y ha confiado en concluir antes de final de año los regímenes que se negocian con México y los países de Mercosur.

Asimismo ve necesario un mecanismo europeo para examinar las inversiones extranjeras en sectores estratégicos europeos, como infraestructuras energéticas o compañías tecnológicas.

"Si una empresa pública extranjera quiere adquirir un puerto europeo, parte de nuestra infraestructura energética o una firma de tecnología de defensa sólo debe ocurrir con transparencia, con supervisión y con debate", ha argumentado.


Herramientas de Contenido