Los proveedores de VW Navarra prevén invertir 500 millones

El nuevo Polo y el segundo modelo generan una inversión de 1.600 millones y 700 empleos
E l Gobierno declara el proyecto de Landaben de interés foral

Juan Ángel Monreal - Jueves, 14 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

pamplona- Los proveedores de Volkswagen Navarra prevén invertir alrededor de 500 millones de euros en adaptar sus instalaciones y procesos a al suministro de las piezas del nuevo Polo y del segundo modelo, un pequeño todocamino que comenzará a ser ensamblado en la planta navarra a comienzos de 2019.

Esta cifra, que se une a los 1.100 millones que invierte VW Navarra, figura en la documentación presentada al Gobierno de Navarra, que ayer aprobó como inversión de interés foral el proyecto de Volkswagen Navarra SA de fabricación del nuevo modelo tipo SUV. De esta manera, las cifras de inversión global que se manejan ascienden a los 1.600 millones de euros, que se distribuyen entre los dos coches y no solo en VW Navarra, sino en distintas proveedoras. Según los datos facilitados, el nuevo Polo y su estructura de fabricación reciben unos 500 millones de euros de inversión, mientras que al SUV se le consignarán unos 200 millones. Otras 300 millones irán inversiones necesarias en infraestructuras generales, optimizaciones de procesos...).

El lanzamiento de un segundo modelo supone elevar la producción anual hasta una cifra media de unos 350.000 coches, lo que representa un incremento del promedio de la actividad productiva actual de alrededor de un 17%. Este aumento de actividad productiva y negocio tendrá un impacto directo en VW Navarra e, igualmente, inducido en el tejido industrial y de servicios de la Comunidad Foral. Según señaló el Gobierno de Navarra, las repercusiones favorables económicas esperadas se concretarán a través de incrementos equivalentes del nivel de empleo y del volumen de negocio, tanto en las empresas (VW Navarra y sus proveedores) como a nivel agregado de la economía navarra.

Así, en el PIB, el Gobierno estima un importante crecimiento de actividad económica en uno de los principales sectores de la economía navarra y una importante mejora del saldo de la balanza comercial, teniendo en cuenta que el 90% de la producción adicional de VW Navarra se dedicará a la exportación.

El nuevo coche también debería supone un mayor volumen de empleo, que en el cualquier caso dependería de la aceptación que tengan en el mercado los coches de Landaben. Así, VW contempla incrementar su plantilla en cerca de un 10%, lo que supondría unos 500 puestos de trabajo directos. Respecto al impacto del empleo en proveedores JIT (Just In Time) y según la información actualmente existente, en función de la asignación de piezas y conjuntos a proveedores navarros, se puede calcular que la fabricación del segundo modelo (VW216) representará un incremento estimado respecto a un único modelo (VW270) de aproximadamente 200 empleos en proveedores navarros, pasando de aproximadamente 2.000 a 2.200 empleos también a partir de 2019.

VW Navarra tiene previsto renovar y adaptar instalaciones auxiliares para mejorar la integración del nuevo modelo en la planta. En concreto, se aumentará el número de piezas y conjuntos a aprovisionar, y se reorganizarán los flujos y secuencias logísticas. Por ello, se adaptarán los recorridos de suministro y medios de la nave, y se adaptarán los puntos de descarga de material. Además, se ampliará la superficie de la Nave 2 en 1.565 m2 en la fachada suroeste, hacia la Nave 3, creando una nueva plataforma logística para descargar el material. También se ampliará la actual marquesina de descarga de la fachada noroeste en 925 m2. Por otro lado, también se va adaptar en tres fases el retrofit de instalación de ceras, y se realizarán otras actuaciones en infraestructuras.