Emisión imposible

¿Cambiamos de década?

Por Javier Arizaleta - Jueves, 14 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Galería Noticia

El tiempo es un concepto al que la televisión y el cine le deben grandes títulos. Esa manera en la que la ficción audiovisual puede ir para atrás puede dar como ejemplo metáforas como la del día de la marmota o series tipo El Ministerio del tiempo. Ese deseo inconfesable de poseer una máquina del tiempo que nos pudiera hacer volver sobre nuestros pasos a otras épocas de nuestra vida. Con ese espíritu y con mucho atrevimiento la productora Warner ha realizado para Antena 3 un reality que Arturo Vals conduce con todas las consecuencias, incluidas las estéticas. Un viaje al pasado que vivirán las familias dispuestas a viajar hacia otras décadas con casi todas las características de una recreación. Y claro, todo lo que hoy supone abandonar sus terminales telefónicos y de internet. Algo todavía posible para algunos pero toda una revolución para la mayoría de las personas que viven parte de su tiempo escudriñando la pantalla del móvil o pidiendo la contraseña del wifi antes de darte los buenos días. Es el caso de la primera familia (los Vela) padre, madre, tres hijos en edad más o menos adolescente. Viajarán con la particular máquina del tiempo de la recreación y vigilados por Vals hacia la década de los sesenta, setenta, ochenta y... Con todo lo que esto tiene de aventura y de experiencia de otros tiempos en los que los hábitos eran distintos y los prejuicios también, especialmente para el mundo femenino. Una propuesta divertida además de ilustrativa. Para unos será como volver a ver los capítulos de Cuéntame cómo pasó, para otros un montaje increíble y para muchos una invitación divertida para hacerse una idea de lo que sucedió en esas décadas por las que irá pasando. Y ya veremos por dónde nos conducen con este artefacto televisivo manejando el tiempo que, ya lo dijo Charles Chaplin, es el mejor autor porque siempre encuentra para cada uno el final perfecto.