Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Lolita Flores actriz y cantante

“Reír te da salud y te quita arrugas”

Lolita Flores llega mañana al Gayarre con la comedia ‘Prefiero que seamos amigos’, dirigida por Tamzin Townsend. Teatro para reír y alargar la salud

Paula Etxeberria - Jueves, 14 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Lolita y Luis Mottola protagonizan ‘Prefiero que seamos amigos’.

Lolita y Luis Mottola protagonizan ‘Prefiero que seamos amigos’. (Foto: D.N.)

Galería Noticia

  • Lolita y Luis Mottola protagonizan ‘Prefiero que seamos amigos’.

pamplona- Entre el teatro y la televisión se mueve como pez en el agua Lolita Flores, que tiene la música aparcada -“en stand by”, como ella dice-, aunque la lleve dentro desde que nació. La actriz y cantante llega mañana a Pamplona con una comedia de diálogos salpicados de ironía, frustraciones y deseo sexual no correspondido, en la que comparte escena con Luis Mottola y de la que volverá a representarse una función el sábado.

Nos trae una comedia, un género siempre tan necesario. ¿Qué sería del ser humano sin esos momentos de diversión y de risas?

-Sí, es muy necesario. Reír te quita las arrugas y te da salud. También a veces es necesario llorar, pero yo creo que reírse está muy bien en cualquier momento.

Aun así, ¿siente que la comedia sigue considerándose un género menor, como si fuese un trabajo poco serio?

-Sí, eso dicen. Pero yo creo que hacer reír es mucho más difícil que hacer llorar. Por lo tanto, siempre he pensado que la comedia debería estar en un puesto más alto.

El público sí lo valora, suele responder muy bien a este género.

-Muchísimo. Si ves los vídeos que colgamos en Internet de esta obra, verás que la gente se lo pasa divinamente, que se ponen de pie al final, aplauden, se ríen, se lo pasan realmente bien y nosotros también encima del escenario. Espero que Pamplona se lo pase bien. Que se ría, que disfrute, porque es lo que pretendemos. La gente se va a reír y va a ver una situación cotidiana. Hay gente que me ha dicho que lo que siente desde la butaca es que está viendo desde una ventanita a una pareja en su casa. Eso es lo que pretendemos, que la gente se identifique con uno u otro personaje, que ahí estamos los dos, Luis Mottola y yo, al 50%.

Y con muy buena química en escena, imagino...

-Con muy buena química. Luis es un compañero estupendo con el que da gusto trabajar, es un hombre muy de verdad, muy visceral y con muy buena energía. Los dos tenemos la energía muy parecida y eso creo que se nota en el escenario.

¿Lolita ha tenido que escuchar en la vida real alguna vez también esa temida frase, ‘Prefiero que seamos amigos’?

-Como todo quisqui. Y también la he dicho, ¿eh?

¿Es esa una de las claves del éxito de la empatía de esta obra de teatro con el público, que todos nos sentimos identificados?

-Sí, se habla en un idioma muy cotidiano, y tampoco pretendemos nada más que lograr que la gente se ría. Es una historia entre dos personas adultas, dos amigos, uno de los cuales intenta romper las reglas del juego, y ahí es donde aparecen una serie de cosas que no sabían el uno del otro, y ahí es donde está la gracia.

Es una obra de diálogos, una dirección de actores. ¿Cómo ha sido el trabajo con Tamzin Townsend? ¿Les ha dejado libertad para ser ustedes mismos?

-Lógicamente hacemos un personaje, pero de lo que nosotros le proponíamos, Tamzin casi todo lo compraba. Ella nos ha dirigido, nos ha marcado y nos ha hecho entrar en estos personajes que van un poco hacia la caricatura de lo que serían en la realidad. Nadie coquetea así, o a lo mejor sí, pero casi nadie... es una caricatura de lo que es una pareja en una situación en la que una de las dos personas quiere ligarse a la otra.

¿Qué hay de Lolita Flores en Claudia, su personaje, esa mujer ya entrada en los 50, independiente y segura, y que quiere conservar la pasión?

-Pues un poco eso. Aparte de mi cuerpo, mi voz, mi cara y mis gestos, es parecida a mí en ese sentido. Una mujer segura, una mujer libre, una mujer que tiene que decir las cosas, que no se las puede callar. Una mujer bastante clara. Temperamental y clara.

Y aunque hacen un papel, ¿la naturalidad es un requisito importante si se quiere conectar con el público en una comedia?

-Hombre, lo más importante es hacer bien tu papel, lógicamente. Y darle toda la naturalidad que puedas a tu personaje, aunque no seas tú. Tienes que decir verdad. Con la verdad se va a todas partes. La verdad del personaje, porque te tienes que meter en él pero tienes que convertirlo en ti, para que pueda traspasar la barrera y a la gente le llegue.

El tema de fondo de la obra es cómo afrontan las mujeres que los hombres dejen de mirarlas o de desearlas con el paso del tiempo...

-Sí, que no somos invisibles. Se trata de darle esperanza a la gente de que a partir de los 50 el amor puede existir y que no hay que tirar la toalla;igual para el hombre que para la mujer. En este sentido esta obra es un canto de esperanza, porque aunque se llegue a una edad y se pierda tersura por decirlo de alguna manera, se ganan otras cosas.

Esa preocupación de que a las mujeres, pasada cierta edad, no se les mire con deseo, ¿cree que es un tema ya superado?

-No, no lo creas. Hay mucha gente hoy todavía que se cree invisible. La sociedad te marca unos cánones y si no eres alta, rubia y con los ojos verdes, y si no pesas 50 kilos, muchas se piensan que ya no les van a mirar, y no es así. Yo mido 1,57, soy morena, tengo mis arrugas, tengo mis 59 años y, sí, a veces me miran por Lolita Flores, pero otras me miran por Dolores González.

La autoestima de una mujer no puede depender de que un hombre le mire o no...

-No puede depender de nadie.

Lo más sano es quererse a una misma y aceptarse sin necesidad de elogios ni piropos externos, pero qué difícil es esa tarea, puede ser la tarea de toda una vida...

-Sí. Lo que pasa es que los elogios externos siempre gustan. Como yo digo, la manita en la espalda siempre gusta.

Siguiendo con el teatro, este verano ha debutado como actriz en América…

-Sí, me fui a hacer La plaza del diamante. En Buenos Aires y en Chile me conocían como cantante, pero nunca me habían visto como actriz, y la verdad es que ha sido una experiencia muy buena y he dejado una puerta abierta para poder volver, con esta comedia o con cualquier otra.

La faceta que tiene aparcada es la musical, ¿por qué? ¿No son buenos tiempos para dedicarse a la música?

-La tengo aparcada porque no tengo tiempo. Estoy muy metida en el teatro. En esta obra sí canto un poquito, pero muy poco, es una pincelada que va dentro del texto... Pero realmente la música la tengo un poco aparcada porque con el teatro estoy todo el tiempo viajando, además empiezo en televisión el programa Tu cara me suena, y no tengo más tiempo físico. Y la música necesita tiempo, como lo necesitan el teatro y la tele. La tengo en stand by, como se suele decir.

¿Volverá a la televisión ‘Lolita tiene un plan’?

-Seguramente vuelva para el año que viene. El programa se ha quedado parado porque no tenía más tiempo de grabar. Se hicieron cuatro nada más porque me iba a Argentina a hacer la obra de teatro La plaza del diamante...

¿A quién le gustaría haber invitado al programa? Piense en alguien a quien considere inaccesible para entrevistar.

-No sé... A Angelina Jolie, por ejemplo (ríe). Pero de mis compañeros, a mí me gustaría entrevistar, desde Pedro Almodóvar, a todos... no tengo ninguna predilección. Me encantaría que todos mis compañeros, lo mismo cantantes que artistas que productores, fueran al programa. No aspiro tampoco a Angelina Jolie. Me encantaría entrevistarle, pero me parece a mí que no va a ser factible. De todas formas, no hay que irse tan lejos. Yo creo que en este país tenemos muchísimos talentos, a todos los niveles, escritores, pintores, artistas, en todas las facetas, actores, cantantes, músicos... el abanico es muy grande, y si vuelvo con el programa estará abierto a todo el que quiera ir.

¿Cómo ve la salud de la cultura hoy en España? ¿Siguen siendo tiempos muy duros?

-Yo creo que la cultura está cogiendo impulso. De la cultura no se puede prescindir. Un país demuestra mucho de sí mismo con la cultura. Y aquí tenemos muchísimos exponentes que han dado cultura a este país, por lo tanto creo que aunque esté pasando por unos momentos más complicados, por el IVA u otras cuestiones, yo creo que la cultura siempre va a salir a flote. Es la personalidad de un país.

las claves

“No soy alta ni rubia, mido 1,57, soy morena, tengo mis arrugas y mis 59 años, pero a veces me miran por Dolores González, no por Lolita Flores”

“No entiendo por qué la comedia se considera un género menor, es mucho más difícil hacer reír que hacer llorar”

La obra

Título. Prefiero que seamos amigos.

Autor. Laurent Ruquier.

Versión. Tamzin Townsend, Chema Rodríguez-Calderón.

Dirección. Tamzin Townsend, responsable de éxitos teatrales como El Método Grönholm, Un dios salvaje, La última sesión de Freudo Días de Vino y Rosas.

Intérpretes. Lolita Flores y Luis Mottola.

Argumento. “Prefiero que seamos amigos”. ¿Quién no ha escuchado alguna vez esta terrible frase? Una sentencia que condena cualquier expectativa hacia la persona amada. En esta comedia francesa vemos a dos amigos, tan cómodos en la compañía del otro, que cuando uno de ellos quiere cambiar las reglas de la amistad, el otro está totalmente cegado y es incapaz de ver más allá.

Las funciones. Mañana y el sábado, ambos días a las 20.30 horas. Entradas a 24 euros en sala, 17 en palco y 8 en anfiteatro.

Duración. 90 minutos aprox.

Herramientas de Contenido