Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

María José Campanario y Lady Gaga, unidas por la misma enfermedad crónica

La mujer de Jesulín habla por primera vez sobre la fibromialgia y su ingreso en un psiquiátrico y niega estar obsesionada con Belén Esteban

Jueves, 14 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Lady Gaga en una sesión fotográfica.

Lady Gaga en una sesión fotográfica.

Galería Noticia

Pamplona - En un primer momento y a simple vista, resultaría indescifrable el punto de unión que existe entre María José Campanario y la cantante Lady Gaga. Campanario, la mujer del torero Jesulín de Ubrique, hasta antes de su ingreso en una clínica psiquiátrica, tenía una vida plácida interrumpida por la fibromialgia. Asimismo, la cantante neoyorquina ha confesado esta semana que, al igual que Campanario, también padece la misma enfermedad.

María José Campanario ha vivido uno de los veranos más duros de su vida. En julio ingresó en una clínica de salud mental en Málaga para tratar un trastorno del sueño, según afirma ella misma, provocado por la fibromialgia que ya padecía. Por otro lado, durante ese periodo se habló de una supuesta obsesión de la mujer de Jesulín de Ubrique con Belén Esteban. Ayer Campanario habló en la revista Hola, en la que aseguró que: “Mi cuerpo me pide a gritos empezar una nueva vida”, días después de salir de la clínica. La mujer de Jesulín ha contado que tocó fondo: “Estaba superada, asustada, tenía miedo.

En lo referente a su supuesta obsesión por Belén, la mujer de Jesulín afirma con rotundidad: “Tengo la suerte de poder decir que en mi vida nunca he estado obsesionada con nadie. Me preocupan mi marido, mis hijos y mis padre, pero nunca ha existido ninguna obsesión por nadie, tal y como se ha dicho este verano”.

El pasado 10 de septiembre, Belén Esteban aseguró que mientras ella estaba de vacaciones recibió una llamada de María José Campanario: “Quiso quedar conmigo en mi casa, a solas, sin que nadie se enterara”. Ante estas declaraciones, María José ha asegurado: “Yo recuerdo absolutamente todo. De hecho, he tenido en todo el momento el teléfono de manera supervisada, al igual que el resto de los pacientes. No he sido diferente en esa clínica al resto de pacientes que están ahí. Me han dejado el teléfono de manera supervisada, pero hubo un momento en el que desconecté más porque necesitaba descansar”.

Por otro lado, la cantante neoyorquina ha confesando esta semana que, al igual que Campanario, también padece fibromialgia. Son tantos los dolores que acompañan a Gaga que, durante la presentación en Toronto de su documental Gaga: Five Foot Two, y entre lágrimas, confirmaba que se iba a alejar de los escenarios por un tiempo y que iba a dedicarse a “reflexionar”. “Hay algo dentro de mí que cree que el dolor es un micrófono y el dolor no me hace ningún bien a menos que lo transforme en algo que lo sea”, señaló.

Finalmente, la artista ha reunido el valor necesario para sincerarse desde las redes sociales y mostrarse franca consigo misma y con el mal que la aqueja: “La enfermedad de la que hablo en el documental y con la que lidio es la fibromialgia”.

La fibromialgia La fibromialgia es una enfermedad que, cuando se manifiesta, acaba afectando la vida de quienes la padecen a todos los niveles, hasta el punto de como María José Campanario, sentir que has “tocado fondo”. Las personas afectadas por ella se lanzan a probar mil terapias y remedios, porque el dolor se hace todavía más insoportable.

María José Campanario reveló esta primavera que hace doce años que le diagnosticaron esta enfermedad crónica, que provoca dolores musculares muy fuertes de origen desconocido, acompañados de sensación de fatiga y otros síntomas. La mujer de Jesulín de Ubrique ha tenido que ser ingresada por este motivo en varias ocasiones, dado que a veces las crisis de dolor son tan fuertes que solo una medicación específica por vía intravenosa puede paliarlas.

En el caso de Lady Gaga, probó con el hielo, pero sin éxito e incluso agudizó los dolores. “Pensaba que el hielo ayudaba, pero estaba equivocada e iba a más. El calor es mejor”, escribió. Y ha encontrado soluciones sencillas y caseras que de momento la reconfortan como “la manta eléctrica y la sauna”. - D.N.

Herramientas de Contenido