Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Juncker: “Sobre Catalunya, lo que digan las Cortes y el Constitucional”

Rajoy amenaza a los catalanes - Avisa de que habrá represalias contra los que acudan a las mesas - Da portazo al diálogo sobre la Constitución -Puigdemont no teme ser suspendido y avisa: "El TC no altera el 1-O"

Jueves, 14 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker (EFE)

Galería Noticia

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude JunckerEl presidente de la Unión Europea, Jean-Claude Juncker.

pamplona- El presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, ha subrayado que ante el conflicto abierto en Cataluña la CE se remite a lo que digan las Cortes y el Tribunal Constitucional españoles.

En una entrevista que hoy publica el diario La Vanguardia, Juncker afirma: "la Comisión Europea siempre ha pensado que debemos escuchar atentamente lo que dicen el Tribunal Constitucional y las Cortes españoles, me reafirmo en esa posición".

Reitera esta idea en otro momento de la entrevista en la que recuerda que el colegio de comisarios ha abordado este asunto en varias ocasiones y ha concluido: "Cortes y Tribunal Constitucional".

Al ser preguntado directamente por la importancia de respetar las decisiones de la justicia y de la soberanía española en las Cortes, el presidente de la CE es contundente: "Esto no tiene nada que ver con la libertad de expresión y de conciencia".

"En la UE -añade- todo el mundo es libre para decir lo que quiera mientras no se salga del carril de las leyes básicas y valores de la democracia. Ese el conflicto".

Advierte de que si en algún momento Cataluña se separa de España "todo el mundo debe saber que si quieren no quedarse como estado miembro, sino convertirse en uno, ese proceso, si llegara a producirse, se sometería a las normas y procesos habituales. Es decir, negociaciones de adhesión".

PUIGDEMONT: "VOTAREMOS" El presidente de Generalitat, Carles Puigdemont, ha asegurado este miércoles que no teme ser suspendido de su cargo y ha proclamado que no hay tribunal que pueda frenar el referéndum de independencia el 1 de octubre: "El Tribunal Constitucional ya no altera la organización del referéndum".

En una entrevista de TV3 recogida por Europa Press, ha insistido en que la votación está amparada por la ley que aprobó el Parlament la semana pasada, aunque haya sido suspendida por el Alto Tribunal, y ha concluido: "Las decisiones las tomaremos soberanamente".

"Que hagan lo que quieran, pero votaremos", ha zanjado el presidente catalán, que ha afirmado que ese día se votará aunque el Estado intente concretar la suspensión de la autonomía aplicando el artículo 155 de la Constitución Española.

"¿Que no han dicho que no podíamos hacer una web? ¿Que no han dicho que no podríamos aprobar una ley? ¿Que no hay dicho que no podríamos firmar un decreto, ni hacer un referéndum y pese a todo los estamos haciendo?", ha puesto como ejemplos el presidente.

Puigdemont considera que el TC tendrá un "problema constitucional" si quiere suspenderlo, ya que ha alegado que no se cumplen ninguno de los requisitos que marca la Ley de la Presidencia de la Generalitat y los ha repasado: dimisión;moción de censura;cuestión de confianza;muerte e incapacitación mental o física.

Ante las medidas emprendidas por el Estado contra la consulta, el presidente catalán asegura sentirse sereno, tranquilo y determinado, y ha resumido así su situación actual: "Atención permanente, pero no en tensión. Todo el mundo está muy tranquilo y colocado en su sitio".

"HAN PERDIDO LOS PAPELES" El presidente catalán ha criticado que la Guardia Civil registrara el fin de semana la sede del seminario 'El Vallenc' buscando las papeletas del referéndum, y ha dicho que esto tampoco frenará la consulta: "Buscando papeletas han perdido los papeles. Pues claro que se votará".

Puigdemont ha reiterado que no pondrá en riesgo a los funcionarios, y preguntado por detalles cómo si los ciudadanos recibirán tarjetas censales, se ha remitido a una "rueda de prensa" que el Govern dará los próximos días, aunque no ha precisado más.

Aunque la alcaldesa la capital catalana, Ada Colau, no ha aclarado si cederá locales para el referéndum y ha pedido garantías a la Generalitat, Puigdemont ha afirmado que "se podrá votar en Barcelona", y ha agradecido que la alcaldesa haya apoyado a los primeros ediles catalanes investigados por la Fiscalía.

MOSSOS Puigdemont ha aceptado que los Mossos d'Esquadra hayan iniciado una investigación sobre el referéndum tras comparecer su Mayor, Josep Lluís Trapero, ante la Fiscalía, y ha recordado que son policía judicial y que, por lo tanto, tienen que cumplir mandatos judiciales: "No tenemos que hacer ningún drama por esto".

El presidente catalán ha asegurado que la policía autonómica no será un problema y ha defendido que ha demostrado tener una solución para todo, como este miércoles cuando la Guardia Civil ha ordenado cerrar la web del referéndum: "En 25 minutos habíamos activado otra".

CAMPAÑA DEL REFERÉNDUM Puigdemont ha lamentado que el Estado actuara contra la campaña institucional del referéndum, que incluía un anuncio que incitaba a la participación, y ha asegurado que entiende que hubiera medios catalanes privados que no la publicaran: "Los gobiernos tienen que respetar las decisiones de las empresas privadas".

Medios públicos como TV3 dejaron de emitir el spot el martes por finalizar los pases contratados, y Puigdemont asegura que está muy satisfecho con el resultado de la campaña pese a los obstáculos: "¿Hay alguien en estos momento que no sepa que en Cataluña el 1 de octubre haremos un referéndum?".

Puigdemont ha asegurado que no se arrepiente de haber aceptado el encargo de Artur Mas se de ser presidente, aunque "cada día sea un Vietnam" y, haciendo balance, ha manifestado que el peor momento de su mandato son los atentados de agosto y el accidente de Freginals y que, el mejor momento, está por llegar.

LA AMENAZA DE RAJOYEl presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha pedido a los catalanes que no vayan a las mesas electorales si se les cita para estar presentes en el referéndum que quieren celebrar los independentistas el 1 de octubre porque sería “un acto absolutamente ilegal”. Dicho esto, ha trasladado a los ciudadanos que pueden estar “tranquilos” porque su Ejecutivo cumplirá con su obligación para que no se celebre ese referéndum.

La primera sesión de control al Gobierno del pleno del Congreso tras el paréntesis del verano ha centrado gran parte de su atención en la situación en Cataluña, y Rajoy, además de referirse a ella en respuesta a una pregunta del líder de Ciudadanos, Albert Rivera, en los pasillos de la Cámara ha pedido a los catalanes que no acudan si son llamados a formar parte de una mesa para el referéndum del 1-O.

“Aprovecho para decir a todas las personas que entienden que el Gobierno tiene que cumplir con su obligación, que lo vamos a hacer, que estén tranquilas, que si alguien se le cita para acudir a una mesa electoral, que no vaya porque no puede haber referéndum y porque sería un acto absolutamente ilegal”, resaltó en los pasillos del Congreso, tras responder a las preguntas de control de la oposición.

Ante el hecho de que el presidente de la Generalitat haya mostrado su disposición a hablar, el presidente del Gobierno indicado que llevan “mucho tiempo hablando” pero no se puede negociar sobre lo que es “innegociable”, como la soberanía nacional, ni “pasar por encima de la Constitución y el Estatuto de Autonomía”.”Eso no se va a producir y no hay ningún país democrático en ningún país del mundo que pueda aceptar algo de esas características”, proclamó.

suspender la autonomíaAl ser preguntado si contempla el Gobierno aplicar el artículo 155 de la Constitución, una opción que gana protagonismo, no quiso confirmarlo y aseguró que “lo único que contempla es que en España se cumpla la ley y se respeten los derechos” de los ciudadanos. En este punto recordó que la pasada semana se celebró en el Parlament una sesión plenaria en la que se “privó” a los diputados de la oposición de sus derechos y “en solo 24 horas se cambió toda la legalidad, se liquidó la soberanía nacional y se convocó un referéndum”.

Según el presidente, eso “no había ocurrido nunca” en ningún país europeo y fue una sesión “claramente antidemocrática” que terminó con la convocatoria de un referéndum “ilegal”. “Por lo tanto, lo único que contemplamos, no hay otro escenario posible, es que ese referéndum no se puede celebrar”, exclamó.

Preguntado de nuevo si en ese caso de insumisión, la Fiscalía actuaría, Rajoy explicó que el Ministerio Público actuará “siempre” en defensa de la legalidad, igual que los jueces y el Gobierno porque es “su obligación” y “todo el mundo tiene que entenderlo así”. A su entender, no pueden permitir que “unas personas decidan unilateralmente pasar por encima de la ley y hacer lo que estimen oportuno y conveniente” porque sería “entrar en la ley de la selva”.

El presidente posuso cualquier diálogo sobre una posible reforma de la Constitución a después del 1 de octubre porque considera que ahora no es el momento para ello, sino para “dar la batalla” en defenderla frente a quienes “quieren liquidarla”.

Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea pretende forzar a Rajoy, a comparecer antes del 1 de octubre en un pleno monográfico en el Congreso sobre la situación en Cataluña, en el que todos los grupos puedan exponer su posición ante el desafío soberanista. El líder del PSOE, Pedro Sánchez, trasladó ayer al de Podemos, Pablo Iglesias, que apoyará su petición de comparecencia pero después del 1 de octubre.

El rey Felipe VI intervino ayer en el debate de la cuestión catalana y garantizó que la Constitución “prevalecerá sobre cualquier quiebra” de la “convivencia en democracia”, y “los derechos que pertenecen a todos los españoles serán preservados” frente a “quienes se sitúan fuera de la legalidad constitucional y estatutaria y fracturan la sociedad”. El jefe del Estado inició así el discurso con el que clausuró en la catedral de Cuenca, la ceremonia de entrega de los Premios Nacionales de Cultura 2016, en su primera intervención pública desde que el Parlament aprobase la ley del referéndum. - D.N.

Más sobre España

ir a España »