Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

JUZGADO DE LO PENAL NÚMERO 2 DE PAMPLONA

6 meses de cárcel por causar un incendio forestal en Ituren al quemar maleza en su borda

La sentencia, recurrible, le condena a pagar por las labores de extinción y daños

Enrique Conde - Jueves, 14 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Bomberos trabajan para extinguir un fuego en Arazuri.

Bomberos trabajan para extinguir un fuego en Arazuri. (Eduardo Sanz)

Galería Noticia

pamplona - El titular del Juzgado de lo Penal 2 de Pamplona ha condenado a seis meses de prisión por un delito de incendio forestal a un donostiarra de 46 años, J.P.D.A., propietario de una borda en Ituren, y al que el juez considera responsable de causar un fuego en un monte de la localidad navarra al dar de arder a restos de helecho y maleza que acumulaba en su finca. También se le condena a una multa de 1.620 euros y a indemnizar con 1.810,45 y 1.545 euros por los gastos generados al Gobierno de Navarra por labores de extinción y el comunal quemado. La sentencia es recurrible. En ella se le aplica también la atenuante (rebaja la pena) de dilaciones indebidas, debido a los distintos retrasos que ha sufrido este procedimiento en la instrucción, en su señalamiento y hasta que hubiera sentencia. El caso se juzgó en febrero y se resolvió el pasado agosto.

En los hechos probados se declara que el 30 de agosto de 2013 el acusado intentó efectuar labores de limpieza de matorral en los alrededores de la borda de la que es propietario en Ituren, para lo cual utilizó una máquina desbrozadora. Como con ella no pudo cortar los helechos, optó por quemarlos, prendiendo fuego en dos puntos cercanos a la borda, utilizando gasolina como acelerante. Así, provocó un incendio que afectó a 8.750 metros cuadrados de helechos, robles, algún castaño, pastizal y matorral de otabera. Al ver las dimensiones del incendio, según el juez, el acusado abandonó el lugar en su vehículo dejando en las inmediaciones dos hamacas, una mesa con mantel y las llaves de la borda, que se le cayeron al suelo. El incendio requirió tres horas de intervención del parque de bomberos de Ornoz (1.810 euros) y los daños en el monte comunal fueron escasos y pasajeros ya que pasado un año la vegetación se recuperó. La inversión para impulsar la recuperación tuvo un coste de 1.575 euros.

Aunque el acusado negó de plano en el juicio que aquel día hubiera estado siquiera en la borda, “no ha aportado prueba alguna que demuestre su presencia en otro lugar y, por el contrario, existe un testigo, otro vecino, que ha declarado sin dudas ni contradicciones que vio el vehículo del acusado, bajando el día de autos, poco después de declararse el fuego, de la zona donde éste se produjo. Vehículo que, según el propio procesado, sólo utiliza él y no dejó a nadie ese día. La identificación efectuada por el testigo merece especial credibilidad -incide el juez - si tenemos en cuenta que su cruce con el todoterreno no fue casual, sino provocado intencionadamente por él, ya que tras verlo arrancar desde la zona del incendio, acudió a la pista por la que descendía con la intención de comprobar quién era, y le atribuyó una edad de 40-45 años cuando el acusado tenía 46”.

Además, los investigadores de la Policía Foral concluyeron que el incendio fue intencionado, con dos focos de inicio y para el que se utilizaron acelerantes (gasolina), ya que por la humedad del combustible era difícil provocar un incendio con un mechero. Además, en la inspección ocular, al hallarse enseres del acusado, los agentes dedujeron que “alguien había abandonado el lugar de forma precipitada sin meter el mobiliario en la borda y perdiendo las llaves y ante lo imposible del desbroce con máquina (algunas zonas estaban recién desbrozadas), optó por la quema”.

Herramientas de Contenido