Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Zortziko y repique en el día grande

Los altsasuarras celebraron ayer el segundo día de festejos con el foco puesto en las tradiciones heredadas de los mayores
La lluvia deslució la mañana, obligando a recurrir al plan B: a cubierto

Nerea Mazkiaran - Viernes, 15 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Momento del zortziko que se bailó ayer bajo la lluvia en la plaza de Altsasu con motivo del día grande de las fiestas.

Momento del zortziko que se bailó ayer bajo la lluvia en la plaza de Altsasu con motivo del día grande de las fiestas. (NEREA MAZKIARAN)

Galería Noticia

  • Momento del zortziko que se bailó ayer bajo la lluvia en la plaza de Altsasu con motivo del día grande de las fiestas.

altsasu- Con el paraguas a mano, la villa celebró ayer el día grande sus fiestas, una jornada apegada a las tradiciones. Por ello, no faltó un zortziko. Bajo la lluvia, animados por mantener viva esta costumbre, un grupo de altsasuarras bailaron esta danza imprescindible en las fiestas señaladas de la villa. Lo encabezaba Jesús Mari Garisoain, con Javi Díaz como pareja, al que se les unieron unos cuantos más en una mañana desapacible que no fue excusa para salir a la calle.

De poner sonido al zortziko se encargó la Banda Municipal de Txistularis, con los infatigables Cruz Mari Martínez, Margari Iglesias, Jesús Irisarri, Josetxo Lumbreras y Cristóbal Lanz, que se reconocen herederos de una tradición en la que destacaron maestros como Delfrade, Urizar o Rubio. La banda tiene 15 fechas establecidas al año. Comienzan el primero de enero, continuando en Santa Águeda, carnavales, cruz de mayo, San Juan, San Pedro, Erkuden, Bargagain, fiestas, ferias, Olentzero… festividades que muestran el abultado calendario festivo alsasuarra.

Cómo otras tantas costumbres, se perdió en la década de los años 60, cuando dio el salto definitivo de una sociedad agrícola a industrial. Fue recuperada en 1977 por Enrike Zelaia, que entonces y otras muchas veces, contó con la ayuda de Luis Mari Lopez de Goikoetxea. Lugar destacado tienen en las festividades de San Juan y San Pedro. Pero es sobre todo en Santa Águeda, cuando los quintos, los jóvenes que estrenan mayoría de edad, bailan esta danza, uno a uno, en la plaza, después de haberlo ensayado durante casi un mes.

Ayer también fue el último repique de las campanas, pregón sonoro que ha acompañado a los altsasuarras desde la otra Cruz, la del 3 de mayo. Ayer subieron al campanario los hermanos Iñaki y Jesús Bengoetxea además de Félix Martínez y Asier Beramendi, cuatro habituales en esta tarea. Otro que no suele falla es Enrike Zelaia, pero el akordeoilari estaba fuera de Atsasu.

El repique es una tradición que se remonta a tiempos ancestrales en los que existía la práctica del conjuro en defensa de las cosechas en una economía de subsistencia. Con la llegada e implantación del Cristianismo, la Iglesia transformó esta práctica, como muchas otras, dándole un sentido cristiano. Quedó enmarcada entre dos fechas de gran simbolismo y arraigo religioso como el de la Santa Cruz, ocupando a su vez un espacio temporal crucial para las faenas agrícolas en una sociedad apegada a la tierra.


PRIMER HAMAIKETAKOA cubierto en Gure Etxea, ayer fue el primer hamaiketako de estas fiestas, un almuerzo que ofrecen las sociedades gastronómicas de Altsasu al mediodía, entre las once y las doce. El de ayer se retrasó un poco, para que llegara la gente de la ermita y coincidiera con el último repique. Se trata de un acto fijo en el programa e imprescindible para muchos, un momento de encuentros para comenzar la mañana con algo que llevarse a la boca. De nuevo le tocó a Zubezia, que preparó su especialidad, hígado encebollado, además de txistorra, 20 kilos en total y tres quesos, con 40 barras de pan. Los cocineros también eran los de siempre: Pedro Fernández, Jesús Tobar y Mª Luisa Zelaia. Para acompañar, vino del Ayuntamiento y mosto. De camareros ejercieron miembros de la junta de esta sociedad que aglutina a 193 socios. Ayer estaban José Luis Corcuera, Javier Mazkiaran, Carlos Otaegi, Avelino González, Claudio Diéguez, Goyo Cabndelas, José Antonio González y Javier Antolín.

También a cubierto fue el taller Master chef, en el centro Iortia, donde los txikis pudieron hacer de reposteros, con la elaboración de artísticos cupcakes con diferentes ingredientes como chocolate, mermelada o caramelo, así como bebidas divertidas que prepararon con Ani Martínez, una monitora de Etxarri Aranatz con más de dos décadas de experiencia. “Es esta sociedad en la que la tecnología es tan importante me gusta trabajar con las manos e incentivar su creatividad”, apuntó.

Además, los txikis, y sobre todo los bolsillos de los padres y madres, pudieron disfrutar ayer de un día en el que las atracciones de feria eran más baratas, a un euro, precio popular fruto de un acuerdo con el Ayuntamiento de Altsasu. “Antes se solía hacer el último día o pasadas las fiestas, por lo que les pedimos que fuera el día grande”, explicó el alcalde, Javier Ollo. Así, las barracas estuvieron ayer especialmente animadas, con los más pequeños repartidos entre el tren txu-txu y los caballitos, mientras que la chavalería prefería lso autos de choque y la olla loca. No obstante, los feriantes señalaban que en Altsasu los precios son populares, 2 euros el viaje y 7 viajes por 10 euros. “En otras ferias las atracciones están entre 2,5 y 3 euros”, según aseguraron.

Herramientas de Contenido