Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

El Gobierno foral reprocha a Fomento que priorice el interés partidista de UPN al de Navarra

Critica que deje a Navarra sin convenio por cumplir el pacto presupuestario

Ayerdi recuerda al ministro que no puede licitar sin acuerdo con Navarra y convoca a la comisión de seguimiento

Ibai Fernandez | Unai Beroiz - Viernes, 15 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Manu Ayerdi, vicepresidente de Desarrollo Económico, y
María Solana, consejera de Educación y portavoz del Gobierno foral.

Manu Ayerdi, vicepresidente de Desarrollo Económico, y María Solana, consejera de Educación y portavoz del Gobierno foral. (Iñaki Porto)

Galería Noticia

Pamplona - La decisión del Ministerio de Fomento de romper la negociación con el Gobierno de Navarra y licitar por su cuentas las obras de dos tramos del TAV ha dejado “mal sabor de boca” en el Gobierno de Navarra y “pone de manifiesto de forma clara cuál es el compromiso del PP con Navarra”. Lo dijo su portavoz, María Solana, en una larga comparecencia en la que junto con el vicepresidente Manu Ayerdi rebatieron los argumentos aportados la víspera por el ministro Íñigo de la Serna para adoptar una decisión “tomada ya en junio”.

Fue entonces cuando el Gobierno de Rajoy sacó adelante sus presupuestos con el apoyo de UPN, que a cambio exigió que durante este año se licitaran las obras entre Villafranca y Olite para que en 2018 pudiera haber una partida presupuestaria. Algo que, según explicó ayer Ayerdi, el Estado no puede hacer porque sigue vigente el convenio firmado en 2010, que otorga a la competencia Comunidad Foral. Y ante el dilema de firmar un nuevo convenio más ambicioso ligado “al interés general” o romper el acuerdo para cumplir con UPN, el ministro ha optado por la segunda opción. “Parece que presiones solo tenía este Gobierno, pero también las tenía el que estaba enfrente, y muy importantes además”, apuntó Ayerdi, que culpó directamente a los intereses políticos de UPN de que Navarra no vaya a tener un convenio para el TAV.

El vicepresidente sin embargo recordó que era “muy complicado” cumplir con los plazos pactados entre el ministro y UPN porque para poder licitar es necesario llevar a cabo trámites administrativos que no estaban hechos. “Nuestra previsión era licitar en el primer trimestre de 2018”, explicó el consejero, que atribuyó a esas razones “técnicas” la imposibilidad de fijar partida en los presupuestos de 2018, hecho con el que el ministro ha querido justificar su decisión.

Colaboración Ayerdi consideró por todo ello que la ruptura no tiene justificación, máxime si se tiene en cuenta que ha habido un contacto permanente durante estos meses en los que se ha avanzado en aspectos técnicos. “Estos tres meses ha habido una dinámica de colaboración construida entre los equipos técnicos de ambos gobiernos”, destacó el consejero, que recordó que el propio convenio de 2010 fija las condiciones para disolver el acuerdo. “Puede ser por cumplimiento del convenio, por mutuo acuerdo o por incumplimiento grave, y ninguno de los tres casos se da en este caso”, defendió Ayerdi, que apuntó que de los 645 millones prometidos en siete años solo se han invertido 80, por lo que difícilmente se puede hablar de retraso ahora por tres días de dilación.

La realidad en cualquier caso es que Fomento ha mostrado su voluntad de romper, por lo que Ayerdi apeló ayer a la comisión de seguimiento recogida en el convenio firmado en 2010 para buscar un solución que se atenga “al interés general”. Un concepto que pasa por que el conjunto del corredor Zaragoza-Pamplona-Y vasca sea para mercancías y esté finalizado en los plazos anunciados (2023).

“No vamos a permitir que se engañe a la ciudadanía navarra con esa reedición de ese tren de ningún sitio a ninguna parte”, apuntó Solana, que criticó que “durante años” UPN “ha sido incapaz de avanzar en el tren de la mano del PP” con un convenio cuyo grado de cumplimiento “no supera el 10%”. Solana, que ejerció de poli malo en la comparecencia de ayer, mostró así sus dudas de que el Estado vaya a cumplir con todo el corredor y no solo con el tramo Villafranca-Olite que tiene comprometido con UPN. “Ante una situación centralista del Gobierno del PP, lo que el Gobierno de Navarra ha hecho es apostar por tener un convenio con garantías para incidir y lo que UPN ha hecho es renunciar a él”, censuró.

Ayerdi, más prudente, confió pese a todo en que ambas administraciones puedan avanzar en un acuerdo que más allá de quién lidere las obras garantice “el interés general”, para lo que será necesario “hablar” dentro de la comisión de seguimiento que ayer convocó formalmente. Allí se verán las caras ambas administraciones para retomar una colaboración mutua en base a una confianza que ha quedado seriamente dañada.

Herramientas de Contenido