La poza del Agua Salada se vuelve a llenar ante el asombro de los estelleses

Al parecer, puede estar relacionado con las pruebas que se realizan en torno al acuífero de Lóquiz, ya que apenas ha llovido

Maite González - Viernes, 15 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

El agua sale a la poza por los rebosaderos conectados con el manantial.

El agua sale a la poza por los rebosaderos conectados con el manantial.

Galería Noticia

El agua sale a la poza por los rebosaderos conectados con el manantial.

estella-lizarra- El agua ha vuelto a salir del manantial del Agua Salada en Estella-Lizarra y a llenar la piscina al aire libre anexa, ante el asombro de los usuarios y usuarias y resto de vecinos. Así, la poza se encontraba vacía desde mediados de julio y en las últimas semanas no ha llovido en grandes cantidades como para lograr que se llenase. La explicación puede estar en las pruebas que se están realizando por parte del Gobierno de Navarra en el marco del estudio hidrogeológico sobre la capacidad del acuífero de Lóquiz-Ega. Así, parte del agua que se está bombeando durante estos estudios se está depositando en uno de los depósitos de Irache, desde donde al parecer llega hasta el Agua Salada.

El imprevisto llenado de la poza ha sorprendido a las personas que suelen acercase a este paraje natural estellés. Así, una de las usuarias indicaba este miércoles que “cuando he llegado y la he visto así, no me lo podía creer. Y en el rato que llevo aquí, aproximadamente una hora, el agua ha crecido un palmo”, explicaba esta usuaria, que añadía que “me ha extrañado, porque lleva casi todo el verano sin agua y no ha llovido mucho”. Otra de las vecinas que utiliza esa zona aseguraba que “el problema de siempre son las fugas, si se actuase todavía habría más agua”, aseguró.

“Ha sido extraño, porque otras veces ha llovido mucho hasta poder llenarse”

jesús iriarte

Usuario

Por su parte, otro de los usuarios, el estellés Jesús Iriarte, señaló que “a todos nos ha causado extrañeza, porque otras veces ha tenido que llover días y días para que manase y este año no ha sido el caso. Aunque ha habido algunas lluvias, han sido escasas”. Iriarte añadió que “en Urbasa sí que ha caído algo más, pero no tanto como para que se llene”, indicó.

El debate en torno a este misterioso llenado de la poza del manantial del Agua Salada llegó incluso a las redes sociales, donde muchas personas mostraron su extrañeza y se expusieron algunas teorías al respecto. En una de ellas, uno de los usuarios sugería que la razón puede ser las pruebas de agua que se están llevando a cabo con motivo del citado estudio hidrogeológico del acuífero de Lóquiz. Así, el agua que se deposita en Irache está llegando hasta el Agua Salada.

pruebasEn este sentido, en el marco del estudio cuyos trabajos dirige el Gobierno de Navarra a través de la dirección de Aguas y que fueron adjudicados a una empresa, se están haciendo pruebas de ensayo de bombeo en las instalaciones con que cuenta Mancomunidad de Montejurra.

El gerente de esta última entidad, Laureano Martínez, explicó ayer que relacionar el llenado de la poza con estas pruebas puede tener lógica. “Se bombea más agua que la que se necesita porque el ensayo así lo contempla. Y hay que echarla en un sitio que no interfiera en el propio acuífero de Lóquiz, Por eso se trata de depositarla lo más lejos posible para que no vuelva a salir en el mismo sitio, porque si no, no se sabe la capacidad”, explicó Martínez, que añadió que “para que los estudios sean lo más fiables posible, se está vertiendo ese agua en uno de los depósitos de Irache. El diapiro de los yesos de Irache a Estella está bastante conectado y tiene sentido pensar que el agua depositada en Irache vuelva al Ega a través del citado diapiro por el Agua Salada, que es una de las salidas”, relató Laureano Martínez.