Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Txikis que hacen a la ciudad grande

El Ayuntamiento impuso 45 nuevos pañuelicos en el Día del Niño
Hoy fiesta compartida con la comarca y Saint Palais

Marian Zozaya Elduayen - Sábado, 16 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

El salón de plenos se llenó de vida con los nuevos vecinos y vecinas que nacieron entre las fiestas del 2016 y las del 2017.

El salón de plenos se llenó de vida con los nuevos vecinos y vecinas que nacieron entre las fiestas del 2016 y las del 2017. (M.Z.)

Galería Noticia

El salón de plenos se llenó de vida con los nuevos vecinos y vecinas que nacieron entre las fiestas del 2016 y las del 2017.Las primas Maider e Iraia, la mayor y la pequeña del grupo.

Sangüesa/Zangoza- En la recta final de sus fiestas, Sangüesa celebró ayer el Día del Niño con la tradicional imposición de pañuelicos a los nuevos vecinos y vecinas nacidos en el último año, de septiembre 2016 a septiembre 2107. En total, 45.

Familias completas accedieron al salón de plenos donde representantes de todos los grupos de la Corporación se repartieron el acto, según eran llamados por el alcalde, Ángel Navallas.

El acto sencillo y entrañable, del agrado de la vecindad se cerró con la foto de familia de este numeroso grupo que contribuye, como los que le preceden los últimos años, al crecimiento de la ciudad.

La mayor, Maider Balda Amor, (cumple un año pasado mañana) llegó en brazos de su madre,María, junto a su hermano, Iker. Faltaba su padre, Javier, muy a su pesar ausente por motivos de trabajo. Estuvo bien arropada, con sus abuelos: Alfonso Balda y Charo Domeño, de Lumbier , su tía Verónica, y su abuela, Begoña Zorroza, abuela que comparte con su prima, Iraia Amor Mancho, la más pequeña del grupo de ayer, ya que nació el pasado 1 de septiembre.

En brazos de su padre, Andrés Gutierrez, llegó Nora, junto a su madre, Raquel Usoz, su hermana, Martay sus abuelas Esther y Nieves.

Estas y otras fotos de familia constituyeron la imagen de la fresca mañana de fiestas con escasos 15 grados en ese momento.

Después, se trasladó el foco a la parroquia de Santiago, que sacó a la calle la ofrenda floral , más popular y colorida, con participación de la comparsa txiki que bailó al principio y final de la misma, e hizo además, de pasillo hasta el santo.

Hoy las fiestas entran de lleno en el fin de semana con los vecinos de la comarca y los hermanos de Saint Palais.