Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Estado Islámico reivindica el atentado sin víctimas

Un ataque con un cubo bomba deja 29 heridos en el Metro de Londres

Reino Unido eleva el nivel de alerta terrorista a “crítico” ante el riesgo de un atentado inminente

Rita Álvarez Tudela, LONDRES - Sábado, 16 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Una agente de Policía escolta a una herida en los alrededores de la estación de metro Parsons Green en Londres tras el atentado.

Una agente de Policía escolta a una herida en los alrededores de la estación de metro Parsons Green en Londres tras el atentado. (EFE)

Galería Noticia

  • Una agente de Policía escolta a una herida en los alrededores de la estación de metro Parsons Green en Londres tras el atentado.
  • Estado en el que quedó el artefacto en el vagón del metro.

A plena luz del día y en hora punta, Londres sufrió un nuevo ataque terrorista. Se trató de un “artefacto explosivo improvisado” que fue detonado en un vagón lleno del metro a su paso por la estación de Parsons Green, en el suroeste de la capital británica, dejando 29 heridos. Scotland Yard confirmó a los pocos minutos que trataba la explosión como un ataque terrorista. Posteriormente, el atentado fue reivindicado por Estado Islámico.

La Policía recibió una llamada a las 8.20 hora local y en apenas cinco minutos se acercaron a la plataforma de la citada estación de metro efectivos del cuerpo sanitario, bomberos y policía. En total, se evacuó a 253 personas de la estación de metro y a vecinos de un radio de 50 metros alrededor de la estación. La línea de metro District, entre las estaciones de Earl’s Court y Wimbledon permanecía cerrada mientras continuaba abierta la investigación.

Por el momento, el equipo de investigación formado por un centenar de detectives y de personal del M15 se centra en encontrar a la persona que colocó el dispositivo. La cadena de televisión Sky News informó de que las autoridades buscaban a un sospechoso, pero no hubo confirmación oficial de este supuesto ni de otras detenciones.

Según las imágenes aparecidas en redes sociales, el dispositivo estaba colocado en un cubo blanco dentro de una bolsa de la cadena de supermercados alemana Lidl y con varias luces navideñas saliendo por uno de los extremos. La Policía cree que el fuego fue causado por la detonación del dispositivo, pero los expertos creen que hubo un fallo y explotó el detonador sin que la deflagración llegara a la carga explosiva.

La primera ministra británica, Theresa May condenó el ataque terrorista como “cobarde” y reconoció cómo se trató de “un dispositivo destinado a causar daños importantes”. Además, May presidió una reunión de emergencia del comité Cobra para analizar el suceso. Posteriormente anunció la decisión de las autoridades británicas de elevar a “crítico”, el más alto, el nivel de alerta terrorista, lo que significa que un atentado puede ser inminente.

La polémica del día llegó desde Estados Unidos, donde su presidente escribió en Twitter que los terroristas “son personas enfermas” y apuntó a que las autoridades británicas ya tenían bajo vigilancia al responsable del ataque, unos comentarios que Scotland Yard calificó de “poco útiles” y de “pura especulación”. Unas palabras que precisamente volvió a repetir May: “Como he dicho, la Policía y los servicios de seguridad están trabajando para averiguar todas las circunstancias de este cobarde ataque e identificar a los responsables”.

HeridosLa mayoría de los heridos fueron tratados por quemaduras en cuatro hospitales de la ciudad y ocho de ellos fueron dados de alta a última hora de la tarde. Testigos del incidente describieron haber visto a un pasajero con heridas en la cara, mientras que otros hablaron de “pánico” cuando los pasajeros salieron corriendo del vagón tras la explosión.

Anna Gorniak, quien estaba en el vagón en el que se produjo la explosión, describió como vio “una bola de fuego” viniendo hacia su camino. En ese momento empezó a correr y por su mente llegó a pensar que no iba a sobrevivir. A pocos metros se encontraba el pasajero Peter Crowley viajando desde Wimbledon. Con varias quemaduras en su cabeza como resultado de la explosión, aseguró en una entrevista radiofónica que había “mucha gente peor que yo”.

Por su parte, Emma Stevie, de 27 años, se vio atrapada en una “estampida humana” al intentar huir del vagón atacado y se vio atrapada en los escalones de la estación mientras la gente se apresuraba a alejarse del tren por miedo a más explosiones. “Me acerqué junto a una barandilla y me puse en la posición fetal”, puntualizó.

Mientras, Sylvain Pennec, un desarrollador de software de Southfields, al suroeste de Londres, dijo que estaba a unos 10 metros del vagón donde ocurrió la explosión. “Oí un boom, y cuando miré, había llamas por todas partes”. A su salida se quedó observando el dispositivo para ver más de cerca lo que creía que era el origen de la explosión: “Parecía un enorme cubo de mayonesa, no estoy seguro si fue una reacción química o algo más, pero parecía algo hecho en casa”.

Medidas adiconalesEl Chelsea, cuyo estadio se encuentra en las inmediaciones de la estación de metro afectada, anunció medidas de seguridad adicionales de cara al partido contra el Arsenal del domingo. Por lo pronto, el estadio permanecerá cerrado hasta el domingo por la mañana y no habrá visitas al estadio ni al museo o la tienda. De cara al partido, piden a los fans que lleguen al menos una hora antes del pitido inicial para pasar las medidas de seguridad adicionales y que no lleven mochilas que retrasen su entrada al estadio.

En es el quinto ataque terrorista en lo que va 2017, es el único del año en el que nadie ha muerto. Las cuatro anteriores sumaron un total de 36 personas muertas. Esto hace que Inglaterra esté ante el período de más actividad terrorista desde la campaña de bombardeos del IRA a principios de los años 70.

operación ‘sentinelle’

ataque frustrado a un militar en parís

Alusiones a Alá. Un hombre armado con un cuchillo intentó ayer agredir en el centro de París a un militar de la operación antiterrorista Sentinelle, indicó la ministra de Defensa, Florence Parly. “No sabemos más sobre las intenciones del agresor, que ha sido detenido”, explicó Parly en una entrevista a la emisora Europe 1. Un portavoz de la Prefectura de Policía de París señaló que la Fiscalía antiterrorista se encarga de las pesquisas sobre los hechos, que se produjeron alrededor de las 6.30 horas en la estación de metro Châtelet. El hombre, que según el Ministerio de Defensa hizo alusiones a Alá durante su ataque, fue reducido sin que se produjera ningún herido. Para la ministra, ese resultado pone en evidencia la capacidad de los militares que forman parte de Sentinelle para cumplir con su misión. La emisora France Infoexplicó que el agresor no tenía antecedentes policiales.

Herramientas de Contenido