Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Gestión democrática del Gobierno del cambio (y III)

Sábado, 16 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Quienes durante décadas hemos ansiado el cambio en Navarra éramos conscientes de que no hablábamos sólo de la manera de gestionar los presupuestos públicos, y de que el motor del Gobierno del cambio era y es sociológicamente político.

La transición democrática quedó truncada en Navarra cuando UPN acabó liderando un gobierno derechista en una Navarra de mayoría progresista. En los siguientes 20 años, el azote de ETA por una parte, y un socialismo navarro entregado a la derecha por otra, permitieron que UPN liderara el camino de tránsito del foralfranquismo de sus fundadores con la nueva realidad constitucional. De la mano, y con el apoyo en la sombra de las élites navarras de siempre.

Miguel Sanz lo explicaba claramente: “si el día de mañana los navarros entran en demencia y se vuelven locos…”. Esto es, UPN nació para imponersu manera de vivir la navarridad, y para impedir que “nuestro futuro siga dependiendo de la voluntad de los navarros y navarras en el ejercicio de su libertad”, que es la aspiración de quienes vivimos nuestra navarridad de otra manera. Bajo la apariencia de la defensa de nuestra identidad, UPN iba a liderar dos movimientos estratégicos:

El fáctico.- De acuerdo con las élites españolas para desarrollar el concepto sistémico de que “Navarra es cuestión de Estado” y liderar aquí un modelo único en España;lo que Sanz bautizó comola Navarra de los Quesitos: el único frente identitario de todo el Estado con la derecha y el socialismo que impedía la conformación aquí de una mayoría progresista .

El sociológico.- Para asentar en la sociedad navarra anormalidades sociológicas que no tendrían un pase en sociedades democráticas avanzadas, y que han servido para afianzar arquetipos identitarios, culturales, institucionales y mediáticos normalizados por la Navarra uniforme del Régimen, y que contrastan con la Navarra plural, vital y diversa de la realidad. Esa división entre navarros como Dios manda queimpone modelos, e impide que navarros raros o poconavarros puedan legítimamente dirigir las instituciones navarras, si así lo decide su sociedad. El “¡Fuera los demás!” de los militantes de UPN de Viana resume a la perfección su visión de nuestra sociedad.

¿Es que acaso es normal que hayamos sido hasta ahora la única comunidad sin una oficina para víctimas de la violencia de raíz política? ¿Qué institución europea mantendría en el centro de su capital un mausoleo como los Caídos? ¿Qué tipo de cálculo político y ético ha cultivado y normalizado esta desMemoria?

Enmarcado en el cambio político este Gobierno ha creado la primera Dirección General de Paz y Convivencia en Navarra. Y, desde las bases de verdad, justicia y reparación para todas las víctimas de la violencia injusta e ilegítima de raíz política, apuesta por una memoria integral que alcance al arco temporal de las actuales generaciones vivas. Tanto del terrorismo de ETA, como del terror del 36, la violencia ilegítima oficial o el de grupos de extrema derecha. Sin equidistancias sectarias, con integralidad. Y, desde luego, mirando al futuro y a las generaciones más jóvenes desde la ética y los valores: dentro del Programa de Escuelas por la Paz y la Convivencia han participado ya 3.000 personas con un total de 57 centros escolares.

¿Eranormal que las mujeres, o las parejas y sanitarios en Navarra tuvieran vetado el ejercicio de derechos de ámbito estatal como el de interrupción del embarazo? ¿Es normal aplicar al conjunto de la acción pública principios de moralidad de ámbito privado? Imponer e impedir era el sello político del régimen.

Este Gobierno está impulsando una nueva política integral de salud sexual y reproductiva superando tabúes, normalizando prestaciones que son estrictamente sanitarias.

Pero es bajo la apariencia de la defensa de nuestra identidadcomo la derecha prefiere jugar sus armas y su batalla política. ¿Es normal que seamos la única comunidad en Europa que haya legislado para limitar el uso, acceso, aprendizaje y desarrollo de una lengua propia? ¿O la inversión de dinero público para impedir que se vea la ETB o la legalización de Euskalerria Irratia durante 28 años? ¿Es normal que se veten relaciones y convenios con la CAV o la Eurorregión, que sí se hacen con Rioja o Aragón? ¿O que en el caso de la Can, se llegaran a excluir soluciones de fusión por las mismas obsesiones identitarias? ¿Somos conscientes de que la misma UPN que quería la laureada franquista como bandera de todos, y que desde 2003 castigaba la autonomía municipal, es quien monta en junio el esperpento de “defender nuestros símbolos” de un enemigo tan necesario para ellos como inexistente en la realidad?

UPN imponesu manera de vivir la navarridad como expresión de un nacionalismo español trasnochado: extranjerizando lo vasconavarro, y con un castellanismo supremacista que limita el uso del euskera como lingua navarrorum. En definitiva, impide las otras maneras de vivir la navarridad, por otra parte consustanciales a la sociedad navarra de siempre. Imponer e impedir.

Sin cambiar la Ley del Vascuence, se ha llevado a ley la voluntad de 44 municipios navarros de cambiar dezona para que sus habitantes ganen en derechos lingüísticos. Abrir donde otros cerraban, no imponer, posibilitar donde otros impedían. En Geroa Bai apostamos por impulsar la coexistencia institucional de las diferentes maneras de vivir la navarridad;algo que ya existe en la vida real entre navarros y navarras. No imponer, no impedir.

Pero no perdamos perspectiva. A la sombra de la aparente defensa de nuestra identidadliderada por UPN creció el estudiado y documentadocorralito foral;una versión menos noble de esa Navarra uniforme usufructuada por las élites económicas navarras y sus necesarios colaboradores. Por eso cuando UPN habla de “recuperar Navarra” en 2019, lo dice con propiedad y en todos sus sentidos.

2015 ha traído importantes cambios que han afectado a la parte fáctica y a muchas cuestiones de Estado. Y la reciente victoria de Pedro Sánchez anuncia el giro del PSN para renunciar a favorecer en el futuro a la derecha navarra. Y así lo corrobora recientemente la portavoz del PP navarro llamando al PSN “a seguir votando como un solo hombre” con la derecha navarra.

Estamos en la mitad de la legislatura del cambio. En la forma de gestionar y elegir prioridades ya hemos roto mitos. Pero probablemente la mayor diferencia del Gobierno del cambio con respecto a la derecha sea la manera de contemplar y gestionar la democracia.

Acabar con lofáctico en lo institucional, y trabajar en lo sociológicocon diálogo y empatía social. Sin olvidar de dónde venimos y con un horizonte ilusionante para representar al cauce central mayoritario de la sociedad navarra. Empeñados en construir en nuestra comunidad, Navarra, unanueva centralidadque integre lo que hoy representa el cuatripartito y a la que, en nuestra opinión, también debería incorporarse lo que representa el nuevo PSN. Una nueva centralidad progresista en lo social, abierta y tolerante en lo político y con coexistencia natural de identidades en la forma de vivir y proyectar la navarridad.

Firman este artículo: Ejecutiva ZBN (Ana Ansa, Iosu Janices, Juana García, Ana Vilches, Armando Redondo, Esther Cremaes y Joseba Orduña), Koldo Martínez (parlamentario) y Javier Arakama. Miembros de Zabaltzen, asociación política integrada en Geroa Bai

Herramientas de Contenido