“El resultado ha sido bueno, queremos estar en Sarriguren para el curso 2020/2021”

El director del colegio confía en conseguir los 37 millones para su traslado

Ana Ibarra - Sábado, 16 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Las cuatro parcelas vendidas tienen entre siete y 14 alturas.

Las cuatro parcelas vendidas tienen entre siete y 14 alturas. (Foto: D.N.)

Galería Noticia

Las cuatro parcelas vendidas tienen entre siete y 14 alturas.

pamplona- “Altamente positivo”. Así calificó ayer la congregación religiosa la subasta de parcelas previstas en el solar donde ahora se asienta el centro formativo. El responsable del centro Jorge Lanchas aseguró ayer que el interés del colegio es abrir el centro para el curso 2020-2021 y esperan que en seis meses estén resueltos todos los trámites administrativos a los que darán paso dos años de construcción. Respecto a la subasta, cree que los números son buenos y confían en que en una segunda salida “se conseguirá el dinero suficiente para el nuevo colegio”, cantidad que cifra en 37 millones. “Queremos que esta nueva subasta salga antes de un mes porque necesitamos tener clara la inversión para acometer las obras y su equipamiento”. “Teníamos claro que si los números de la subasta eran negativos, no nos íbamos pero al ver que se presentaban cinco empresas tuvimos esperanza. Y ha salido la mitad y con un 20% de mejora”, remarcó. “Es fácil que la segunda subasta cubra lo necesario y que salga dinero para Nasuvinsa”, dijo. En un comunicado se comprometen a “seguir adelante... asumiendo desde ahora todos nuestros compromisos sin reserva alguna y por tanto garantizando el buen fin de la operación sin perjuicio de la futura licitación de las parcelas ahora pendientes de adjudicación y sus consecuencias en los pactos económicos, intención que hemos comunicado ya a la sociedad pública Nasuvinsa”.

Desde el inicio de este proyecto el 24 de diciembre 1999, subrayan, “hemos buscado el interés de nuestros alumnos y el servicio que queremos seguir ofreciendo a Pamplona y Navarra, procurando unas instalaciones a la altura de lo que hoy exige una Formación Profesional de calidad y con proyección de futuro, para lo que era necesario buscar recursos que lo hicieran posible”. Añaden que todo este proceso se ha desarrollado “conforme a ley, con ánimo de colaborar lealmente con las Instituciones navarras, especialmente a través de Nasuvinsa, siendo el resultado de la ordenación actual fruto de un procedimiento de selección de ideas y proyectos objetivos y rigurosos, que fueron impulsados por el anterior Gobierno de Navarra con el visto bueno y aceptación expresa del Ayuntamiento de Pamplona, lo que dio lugar a acuerdos que fueron aprobados en los diferentes niveles de la Administración”. “Por nuestra parte, no hemos participado en el desarrollo del proyecto de la calle Aralar, este aspecto no nos correspondía, pero sí nos consta que se han seguido los cauces previstos por las leyes dentro de las competencias de cada Administración. Siempre hemos actuado con lealtad hacia las instituciones con las que hemos llegado a acuerdos, buscando lo mejor para poder seguir ofreciendo un servicio de calidad a los jóvenes, como hemos venido haciendo desde que llegamos a Pamplona y queremos seguir haciendo en el futuro”, añaden. “Seguimos por tanto adelante con el proyecto, pues entendimos desde el principio que sería beneficioso para nuestros destinatarios y para la sociedad, renunciando como institución a cualquier plusvalía que vaya más allá de lo necesario para la construcción y dotación de las nuevas instalaciones”, indican.

“Confiamos que con la nueva subasta consigamos los 37 millones para irnos”

Jorge Lanchas Rivero

Director de Salesianos

en corto

A partir de 37 millones, los beneficios para Nasuvinsa. A partir de 31 millones y hasta 37 los beneficios se reparten entre Salesianos y Nasuvinsa. Desde 37 la plusvalía es para el Gobierno, según el nuevo convenio firmado por el Ejecutivo y Salesianos. El Gobierno calculaba en 45,9 millones los gastos totales de Salesianos incluyendo los tres millones para pagar el Civivox, 0,8 millones para la plusvalía del ayuntamiento, 0,5 millones para los trámites urbanísticos, y 0,4 para notarios y registro. Los 4 millones a pagar al Ayuntamiento de Egüés por la parcela urbanizada de Sarriguren se permutaban por otro lado con otros solares en Sarriguren.

Las torres más altas, sin cubrir. Los lotes correspondientes a las torres más altas, que incluyen las parcelas 3 (baja más 17) y 8 (baja más 16 alturas y la mitad para uso hotelero) han quedado desiertas.