Pedalea. Ariane pasea en bici, Lurdes

un proyecto altruista, financiado por el ayuntamiento, ofrece esta semana paseos en triciclo para personas con movilidad reducida

Un reportaje de Daniel Burgui Iguzkiza - Sábado, 16 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Asier de la Era explica los entresijos del triciclo a Lurdes y a Inma. Fotos: Daniel Burgui

Asier de la Era explica los entresijos del triciclo a Lurdes y a Inma. Fotos: Daniel Burgui

Galería Noticia

Asier de la Era explica los entresijos del triciclo a Lurdes y a Inma. Fotos: Daniel BurguiUna amiga de la familia toma una fotografía a Ariane y su madre, Marian Chasco, en Ansoáin.El convoy de voluntarios circula en las sesiones prácticas por el carril bici.Ana Tobarra practica con el triciclo en la vieja estación de autobuses.Lurdes Rekondo, voluntaria de la iniciativa, pedalea por Buztintxuri.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

ariane ya había tenido una bici, pero se le quedó pequeña. Es lo que les pasa a todas las niñas cuando se hacen mayores. Lo único que diferenciaba su bici -y que es fastidio- es que es bastante más cara y compleja que las demás, porque la cadencia del pedaleo, Ariane la marca a fuerza de muñeca, con las manos, con unos potentes antebrazos. La suya era una bici adaptada para pedalear con las extremidades superiores y en silla de ruedas. Ariane Zaratiegui es una muchacha de Ansoáin de 12 años que camina en silla porque tiene una diversidad funcional para moverse. Es una “chica sillera”, como dice su madre. Ariane, como toda ciclista, también disfruta de desmelenarse al viento, apretar los dientes para subir una rampa y la gozada de ir cuesta abajo. Pero desde que no tiene ese invento, ya hacía tiempo que no recordaba todo eso hasta este pasado martes.

Ariane desconocía que se iba a convertir a eso de las siete de la tarde en la primera pasajera y ciclista del programa ‘Cycling without age’ (Pedaleando sin edad, en inglés) en Pamplona. Ella fue la primera usuaria, la pionera viajera del servicio de triciclos que gracias al empuje de voluntarios y gente apasionada de la bici, ha puesto en marcha el Ayuntamiento de Pamplona esta semana de forma experimental, con motivo del mes de la Movilidad.

Mientras Ariane, su madre Marian Chasco, de 49 años, y su hermana Eider, de 7, esperaban impacientes en la plaza del ayuntamiento de Ansoáin;el convoy de cuatro triciclos con asistencia al pedaleo -en la ciudad libre de Christiania en Copenhague y traídos desde Donostia-San Sebastián- bajaban a toda pastilla por la cuesta de Curtidores. “Eh, pero con cuidado, despacio, y sin armar jaleo, respetando y saludando”, vociferaba Asier De La Era, como instructor a su flotilla de chóferes que apuraban el horario en busca de su pasajera.

La caravana de vehículos a pedales que lideraba el propio Asier -que ha estado estos días coordinando este proyecto altruista- era conducida también por Joaquín Leyún, de 63 años, Inés Echauri de 65, Xabier Apesteguia de 25 años y su amigo Pablo Walloschke, de 24. Todos ellos se habían apuntado como posibles chóferes voluntarios para participar en este programa, que ya está implantado en 200 ciudades de Europa y que tiene como objetivo que ciclistas voluntarios como ellos saquen de paseo a personas de edad avanzada, movilidad reducida, o gente que hace tiempo que no se mueve por otras partes de la ciudad por diferentes motivos de salud. Eso sí, siempre a pedales, con estos vehículos que ahora ha alquilado el ayuntamiento pamplonés de forma de prueba.

“Venga, sin distracciones y atentos a todo”, reiteraba Asier a sus novatos compañeros mientras circulaban. Y les repetía algo que ha estado insistiendo durante las jornadas de formación que han tenido desde el fin de semana pasado en la antigua estación de autobuses “Esto no es un servicio de taxi, no tenemos prisa, queremos que los usuarios disfruten del paseo y no se trata de equipararnos a coches o a otros vehículos rodados, sino igualar a nuestros pasajeros con otros paseantes o ciclistas”.

Finalmente llegan al destino y comienza el paseo. Al principio Ariane estaba algo nerviosa y sobre todo pudorosa: “¡Ay, ama, pero dónde nos hemos metido!”. Y su madre apunta entre risas: “Es que nosotras nos apuntamos a un bombardeo. En general, cualquier actividad que podamos hacer en familia, y que sea lo más inclusiva posible y que nos rompan la rutina. Ariane va al ‘cole’ con los demás niños y hace una vida de lo más normal, pero se mueve en silla de ruedas, y por eso es muy difícil acceder a servicios o actividades adaptadas. Esta iniciativa la vimos en el periódico y nos pareció muy interesante. Como sé que es muy tímida así que se lo panteé como una sorpresa”.

El paseo de esa tarde, discurre para Ariane cerca de casa -entre Orvina, Ezkaba y Ansoáin-, va saludando a vecinas y amigas. Pero a causa de la premura y la inexperiencia de los pilotos, ha sido breve: los vehículos tienen que retornar antes de las 21 horas a su improvisado hogar en la vieja estación, que cierra a esa hora.

“Lo que más me ha gustado ha sido estar todas juntas, Ariane, su hermana y yo. Pocas veces podemos ir las tres o toda la familia así. Y nos hemos divertido mucho. Una experiencia muy buena que me gustaría que fuese permanente y pudiésemos repetir”, cuenta Marian, que además es también educadora . Ellas han sido las protagonistas del primer paseo inaugural. Mañana, Asier espera más y deberá instruir a nuevos chóferes.

“Formar a los ciclistas voluntarios que empujan los triciclos requiere de tiempo y paciencia, además deben ser gente con aptitudes sociales, empatía, carisma, que hagan disfrutar a los pasajeros, más que un proyecto del área de movilidad debe ser un asunto social”, explica Fermín Martínez , desde el área municipal. “A nivel de convocatoria ha sido un éxito, en un solo día había más de 20 personas apuntadas”, recalca Martínez esa misma jornada, pasadas ya las diez de la noche y supervisando el proyecto fuera del horario laboral.

De hecho, ha sido en este aspecto donde más esfuerzos se han invertido durante estos días de prueba del servicio: formar, supervisar y acompañar a futuros bicicleteros.

Al día siguiente, miércoles, a las cinco de la tarde Asier De La Era, que también es voluntario y por las mañana trabaja en Autopistas de Navarra, comienza de nuevo. En la estación le esperan Ana Tobarra, Inma Iturmendi, Tais Orbaiceta y Lurdes Rekondo, atendiendo a las explicaciones teóricas sobre seguridad y manejo de los triciclos. Y después las sesiones prácticas.

Al final, Ana, de 30 años, se tiene que marchar a trabajar y Tais, de 37, tiene la rodilla resentida de una lesión. La que más destreza ha demostrado esta tarde en el improvisado velódromo de la antigua estación ha sido la más veterana: Lurdes Rekondo, de 59 años. Con permiso de Inma, que también lo ha hecho muy bien, pero aun no se ve con seguridad como para llevar pasajeros. Lurdes pedalea al menos nueve kilómetros a diario, ir y volver, desde su hogar en Barañáin hasta su trabajo como administrativa en la avenida Carlos III de Pamplona.

“Había visto estos triciclos en Donostia, paseando a gente mayor y me encantó. En cuanto lo vi anunciar en Pamplona, me apunté pensando en el hermano de una amiga que se quedó en silla de ruedas tras un accidente de tráfico y otra gente cercana que conozco que no se puede mover y echa de menos esto de airease con la bici”, cuenta Lurdes, que rememora que se compró una bici en Alsasua en el año 1979.

Esa tarde en Buztintxuri le espera ya su primer pasajero: Andoni Sarasola, de 5 años, otro niño con movilidad reducida;también disfrutarán del paseo su hermana Sabina, de 10 y Lorea de 7. “He llegado a casa agotada, pero ha sido genial”, decía Lurdes, que hasta se animó a cantar canciones mientras pedaleaba. Ella ha sido la primera chófer voluntaria. Esta vez, los mayores paseando a los jóvenes. Como dice el lema: Sin edad.

las claves

“Ha sido una experiencia genial compartir el paseo y la bici toda la familia”

marian chasco

Madre de la primera pasajera

en corto

Hasta el domingo. Los interesados en los paseos del proyecto ‘En Bici Sin Edad’ pueden inscribirse llamando al 010 o al 948 420 100 o en el email movilidad@pamplona.es.

Para saber más

www.enbicisinedad.es

www.cyclingwithoutage.org