Un detenido por el atentado del metro de Londres

La Policía británica arresta a un joven de 18 años aunque se mantiene el nivel más alto de alerta

Viviana García - Domingo, 17 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Las estaciones de metro han vuelto a la normalidad aunque cuentan con una gran presencia policial.

Las estaciones de metro han vuelto a la normalidad aunque cuentan con una gran presencia policial. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Las estaciones de metro han vuelto a la normalidad aunque cuentan con una gran presencia policial.

londres- La investigación sobre el atentado del viernes en la estación de metro Parsons Green (suroeste de Londres), en el que 29 personas resultaron heridas, avanzó ayer con la detención de un joven de 18 años, aunque se mantiene la alerta terrorista en “crítica”, el nivel más alto.

El joven, cuya identidad no fue facilitada, fue arrestado a las 06.50 GMT en virtud de la ley antiterrorista en la zona portuaria de Dover (sureste de Inglaterra) para ser interrogado sobre las circunstancias del atentado, del que se responsabilizó el grupo yihadista Estado Islámico (EI).

Amber Rudd, ministra británica del Interior, calificó la detención de “muy significativa” pero recalcó que la investigación está en curso.

Scotland Yard informó en un comunicado que sobre las 12.40 GMT de ayer evacuaron y registraron un domicilio en la localidad de Sunbury, en el condado de Surrey (a las afueras de Londres), como parte de la investigación, y evacuaron a los residentes de los edificios vecinos como medida de precaución. En este sentido, las fuerzas de seguridad han pedido a la población que se “mantenga alerta” ya que el riesgo de atentado puede ser inminente.

La jefa de la Policía Metropolitana de Londres (MET), Cressida Dick, declaró hoy a los medios que la gente verá una mayor presencia policial en las calles y recalcó que Londres “no se detendrá” tras este ataque. “Lo mejor de Londres es que no nos rendimos a los terroristas. El sistema de transporte está funcionando como siempre y los eventos de hoy siguen adelante”, añadió. Así, la estación de metro Parsons Green fue reabierta ayer y el barrio de esta zona de Londres volvió a la normalidad.

La Policía informó, además, de que los agentes han podido hablar con 45 testigos de la explosión de ayer.

Con el nivel “crítico” de alerta, se puso automáticamente en práctica la llamada operación Temperador, que autoriza a los soldados a prestar ayuda a la Policía para reforzar la seguridad en numerosos lugares importantes del país, especialmente en los estadios de fútbol.

La decisión de subir el nivel de alerta, según el Gobierno, ha sido tomada por el Centro de Análisis Conjunto de Terrorismo, compuesto por representantes de 16 departamentos del Gobierno y con sede en las oficinas de los servicios secretos MI5 (interno).

Un artefacto de fabricación casera, en un cubo blanco, explotó parcialmente en un tren que se dirigía al centro de la capital británica a la hora punta de la mañana -sobre las 7.20 GMT-. Las fuerzas del orden continúan observando las imágenes de las cámaras de seguridad, unas 12.000 en las estaciones de la red de metro de la ciudad.

El asistente del comisario de la Policía de Transporte Británica, Robin Smith, afirmó ayer que “sus agentes tienen mucha experiencia a la hora de observar cómo la gente se mueve por las estaciones”.