Mesa de Redacción

Lista única

Por Joseba Santamaria - Domingo, 17 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:09h

La Navarra actual arrastra aún viejos asuntos que enzarzan el debate político desde hace décadas. Son varios y de diferente tipo -algunos administrativos, otros municipales, otros simbólicos y otros meramente políticos-, pero hay una parte que son herencia del régimen excluyente que durante años ha gobernado Navarra dividiendo a los navarros y navarras. Uno de ellos es el de la polémica recurrente sobre el modelo de oposiciones en el sistema público de educación. Hasta ahora las pruebas se convocaban dividiendo a los opositores entre quienes optaban a puestos de profesorado en castellano y en euskera. Navarra era en esto también una excepción, ya que todas las comunidades con dos lenguas propias, las gobernadas por el PSOE o por el PP incluidas, convocan esas mismas pruebas en sus territorios en una lista única a la que se presentan todos y las plazas se reparten eligiendo una lengua u otra en función del resultado en la oposición. Es de perogrullo. Los opositores que sólo dominan el castellano sólo pueden optar a dar clases en castellano y su situación en la lista de la oposición dependerá del rendimiento en su prueba. Una lista única no les discrimina, únicamente pueden estar sujetos a más competencia si a la misma prueba se presentan más opositores al incluir los que dominan las dos lenguas, que parece lo lógico y normal. Y los opositores que dominen el castellano y el euskera tienen el derecho a poder optar a dar clases en cualquiera de ambas lenguas de Navarra y estarán igualmente sujetos al lugar que logren en la lista de la oposición, tanto con sus competidores en castellano como con sus competidores en euskera. Eso no discrimina a nadie. Lo que discrimina -y ha sido una estrategia política, pero también un campo de batalla sindical y ninguna de las dos cosas tiene que ver con la calidad de la educación en la elección del profesorado- es que los navarros y navarras que dominan ambas lenguas tengan la opción de ser profesores por oposición sólo en una de ellas. Es tan absurdo que es una excepción.