Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
La otra crónica

Los chicos del Cola Cao

Por Javier Leoné - Domingo, 17 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Osasuna ha pasado de coquetear con los puestos de descenso hace dos jornadas a ser cuarto ahora, prueba de la igualdad de la Segunda División

José Ángel Pozo, futbolista que ayer se enfrentó a Osasuna formando parte del once titular del Almería, se hizo famoso hace un par de años al protagonizar un anuncio del Cola Cao en compañía de otro prometedor jugador, Pablo Maffeo, que ahora milita en el Girona de Primera División. Cuando saltaron a la fama televisiva, ambos pertenecían al Manchester City (de hecho, el segundo juega en el conjunto catalán a préstamo por el equipo británico, mientras que el primero fue traspasado al Almería en agosto de 2015). Eran un ejemplo para otros jóvenes y la citada marca les había elegido para demostrar, entre otras cosas, que un buen vaso de leche mezclado con cacao les aportaba una fuerza adicional para destacar en su deporte, como en anuncios de tiempos pretéritos se hacía con otras modalidades -¿quién no ha cantado o tarareado alguna vez eso de “si lo toma el ciclista, se hace el amo de la pista;y si lo toma el boxeador, golpea que es un primor”?-. La cuestión es que los jugadores de Osasuna relevaron ayer a Pozo como chicos del Cola Cao porque, después de una primera mitad no demasiado buena, encontraron el camino para remontar el tanto con el que se adelantó Almería. Eso sí, como ya ocurriera en el partido copero contra el Albacete, con la inestimable colaboración del portero rival, que cometió un fallo garrafal que Sebas Coris aprovechó para anotar el 2-1.

No jugó bien Osasuna contra el Almería, pero exhibió una pegada descomunal que le valió para sumar otros tres puntos y ascender provisionalmente hasta la cuarta plaza de la clasificación, empatado a 8 puntos con otros dos equipos y a solo dos de los tres que encabezan la tabla. Es la prueba definitiva de la igualdad que existe en la Segunda División, en la que tres malos resultados condenan a coquetear con los puestos de descenso, pero un par de victorias consecutivas permiten ocupar un puesto de play off. Todo lo que hasta ahora le había salido mal a Osasuna, como el haber sido incapaz de mantener la ventaja que había adquirido en sus tres primeros compromisos ligueros, lo han corregido los rojillos en Vallecas (0-3) y contra el Almería en El Sadar (2-1 tras remontar un 0-1). La calidad de Quique, autor del primer gol y del centro que propició el segundo, salvó ayer a un Osasuna al que le queda un amplio margen de mejora para pasar de ganar sin jugar bien, a jugar bien y ganar.