Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

La maleta de los sueños vive en Bilbao

Residente en la actualidad en la capital vizcaína, el padre del pequeño Adou se enfrenta a tres de años de prisión

Un reportaje de Rafael Peña - Domingo, 17 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Ouattara y Lucie, padres de Adou, al que introdujeron en una maleta para entrar en España.

Ouattara y Lucie, padres de Adou, al que introdujeron en una maleta para entrar en España. (EFE)

Galería Noticia

Ouattara y Lucie, padres de Adou, al que introdujeron en una maleta para entrar en España.

Alí Ouattara, el padre del pequeño Adou, conocido como El niño de la maleta tras ser descubierto por el escáner de la Guardia Civil en la frontera entre Ceuta y Marruecos, tratará de demostrar su inocencia cuando se siente en el banquillo de los acusados este próximo 31 de octubre. Ese día se celebrará la vista oral contra el padre de Adou, que actualmente reside en Bilbao, y la mujer que llevaba la maleta, la marroquí Fátima E.Y., en la Sección VI de la Audiencia Provincial de Cádiz en Ceuta.

Dos años y cinco meses después de los hechos, el caso migratorio más mediático de los últimos años llegará a los órganos judiciales de la ciudad ceutí. Tanto el padre de Adou como su pasadora, que cuando se produjeron los hechos tenía 19 años, se enfrentan a un delito contra los derechos de los extranjeros por haber favorecido la inmigración irregular, agravado por las condiciones en las que viajó el pequeño por el calor dentro de la maleta, así como por el hecho de que tenía 8 años.

Su padre se enfrenta a tres años de prisión mientras que la joven -que sigue en la cárcel- tendrá que escuchar las peticiones de una pena de seis años de cárcel. En principio, Alí Ouattara será defendido por el abogado sevillano Juan Isidro Fernández, quien solicitará la absolución de su patrocinado, y Fátima E.Y., natural de Castillejos (Marruecos), contará con un abogado de oficio, según detallaron fuentes judiciales.

Los hechos ocurrieron el 7 de mayo de 2015 cuando el escáner de la Guardia Civil de la frontera del Tarajal que separa Ceuta de Marruecos detectó la imagen de un niño dentro de una maleta. La fotografía, difundida por la propia Guardia Civil, dio la vuelta al mundo. En ese momento, los agentes detuvieron a la mujer que portaba la maleta y una hora y media después era arrestado en el mismo paso fronterizo a Alí Ouattara, quien estuvo unos días en el centro preventivo de Los Rosales de Ceuta antes de ser trasladado a la cárcel de Puerto II en el Puerto de Santa María (Cádiz).

vuelta al mundoEl padre abandonó la prisión el 8 de junio tras pagar una fianza de 5.000 euros y se desplazó junto a su mujer y Adou a Puerto del Rosario (Fuerteventura), donde estaba trabajando. La historia, reflejada en el libro Me llamo Adou editado por Planeta, es la de un padre que había llegado en patera a España, donde se había instalado y llevaba muchos años trabajando, disponía de un piso en Fuerteventura y cumplía todos los requisitos para la reagrupación familiar, a excepción del criterio económico (le faltaban 56 euros en ingresos, según la Delegación del Gobierno en Canarias). Actualmente, la familia sigue separada ya que la madre y los dos hijos viven en Francia, mientras que el padre reside en Bilbao a la espera de la resolución del juicio.

Ouattara, que tuvo que someterse a unas pruebas de ADN para certificar que era el padre del pequeño, ha mantenido desde el primer momento que desconocía que el niño iba a ser introducido en una maleta ya que le habían indicado que pasaría oculto en un vehículo. Siempre ha defendido que desconocía cómo pretendían hacer cruzar la frontera al niño las personas a las que pagó y ha explicado que intentó reunirse con él, pero el Gobierno español le denegó la reagrupación por el bajo sueldo que cobraba.