Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Teresa Helbig apuesta por el lujo... y gana

maría escoté presenta en madrid su última colección, inspirada en lady di

Un reportaje de Carmen Martín e Inmaculada Tapia - Lunes, 18 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Modelos con creaciones de Custo Barcelona en la cuarta jornada de la Madrid FashionWeek.

Modelos con creaciones de Custo Barcelona en la cuarta jornada de la Madrid FashionWeek. (EFE)

Galería Noticia

  • Modelos con creaciones de Custo Barcelona en la cuarta jornada de la Madrid FashionWeek.
  • Vestido de Teresa Helbig.
  • Conjunto de María Escoté.
  • Modelo de Juan Vidal.
  • Diseño de Maya Hansen.
  • Buzo de Juana Martín.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

una vez más, Teresa Helbig apostó por el lujo, y se la jugó al exceso y la ostentación en una colección en la que primó la costura, el buen hacer y la dedicación, un as que siempre atesora esta catala que reparte juego con una “estética provocadora”.

La diseñadora catalana, que subió a la pasarela una colección corta pero intensa y ambiciosa titulada Rien ne va plus (No va más), aseguró ayer que “la colección es la exageración imposible”. Con un punto de locura, Helbig repartió juego en tejidos tan delicados como el tul y el terciopelo a base de suntuosos bordados elaborados con rejilla de metal, cadenas, plumas, lentejuelas y pedrería.

Esta temporada Helbig impone en su estética el universo fastuoso de los casinos de Las Vegas, un escenario que se traduce en trajes de chaqueta confeccionados con pieles exóticas como el pitón o la anguila, “son texturas muy agradecidas para trabajar”, cuenta la diseñadora que propone vestidos de manga larga bordados con lentejuelas de oro, un trabajo artesano que intima con la alta costura.

Juan Vidal ha viajado hasta Hawaipara hacer una colección colorista, con la que quiere “divertir” y divertirse, con un patronaje envolvente que se ciñe a la figura femenina a modo de pareo, en la que no faltan diseños asimétricos y donde las superposiciones tienen un papel protagonista.

Vidal transportó al público a una isla que imagina como el “paraíso”, trasladando a la pasarela sus exóticos estampados. Motivos vegetales que ha elegido para imprimir sobre wet, un tejido que con una capa plástica que incorpora un “brillo especial a la prenda”. Un destino en el que tonos femeninos como el malva, el lila y el rosa destilan su lado más fluorescente para dar más intensidad a las prendas que para la noche apuestan por el azul océano, el rojo lava y el verde.

puesta desacertadaLa puesta en escena desacertada vino de mano de Juana Martín, que no manejó bien las transparencias inspirada en los okies, emigrantes de Oklahoma que se instalaron en los años 30 en California.

La que sí acertó con su nueva colección fue María Escoté, que demostró que algo ha cambiado en su trabajo, ahora más pulido, más sutil, con más movimiento... aunque manteniendo su esencia, los iconos pop de los años 80 siguen presentes en una colección enfocada en la figura y estilo de Diana de Gales.

“Lady Di ha sido mi referente en moda desde que la vi vestida de novia, la he admirado desde niña”, explicó María Escoté, quien mostró un trabajo maduro e inteligente. Tal es su admiración por la que fue princesa del pueblo, que muchos de sus diseños son “calcos” de prendas que vistió Lady Di , o teniendo a la princesa como motivo del diseño.

colección distintaDiferente fue la colección de Maya Hansen, que quiso dejar de lado el corsé y apostar por los pantalones, faldas y shorts vaqueros, además de conjuntos veraniego estampados con dibujos infantiles de barcos. Su sello se vio reflejado en las siluetas ultrasexies, camisetas de tirantes y bodies, prendas ligeras coloreadas de azules, rojos y blancos que juegan con clásicas rayas marineras. La unión de sencillez y buena costura fue la batuta dirigida por Marcos Luengo, diseñador que encuentra la inspiración en los materiales. “Es mi forma de trabajar, elijo los tejidos y ellos me llevan a la prenda”, explicó.

La jornada terminó con la propuesta de Custo Dalmau, una extensa colección, femenina y masculina con 80 salidas, que ya se vio en la pasarela de Nueva York, aunque incluyó doce estilismos nuevos. Esta colección,Call Me Tomorrow, nació con un “espíritu biónico y deportivo para acabar teniendo mucha carga glamurosa”, contó el diseñador antes de comenzar el desfile en el que se vieron piezas ajustadas al cuerpo y otras siluetas más despegadas, pero todas ellas en materiales metálicos y texturas coloreadas con vivos tonos. Para el hombre, ropa deportiva, amplia y cómoda, con grandes estampados o acabados en brillo, y detalles como la superposición de pequeños volantes para las camisetas.

Herramientas de Contenido