Me duele a mí más que a ti

Eduardo Santos Itoiz Secretario general de Podemos Ahal Dugu y diputado por Unidos Podemos - Lunes, 18 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Suele ser la frase con el que el típico malo de la película, a medias entre lo paternalista y lo perverso, se dirige a su víctima antes de infligirle algún tipo de mal. Se trata de ese tipo de personajes complejos, que horrorizan al espectador y le fascinan a partes iguales.

Hoy leo a Mariano Rajoy que dice que nos va a obligar a hacer aquello que no queremos. En realidad, sí quieren. En realidad, es la consecuencia lógica de la actitud que el PP inició en el año 2006, haciendo de la unidad de España un eje para alcanzar el poder y haciendo de los catalanes la minoría propicia contra la que aglutinar un sentimiento nacionalista español mayoritario y peligroso.

En realidad, sí quieren. Y para eso han ido moviendo las piezas de un poder judicial absolutamente entregado a los mandatos políticos y una Corona que han tenido que poner en juego de una manera absolutamente partidista para tratar de frenar la sangría de un régimen cuyas grietas intentan tapar a gritos.

En realidad, sí quieren porque esto ya no va de Cataluña, o no solo de Cataluña. Va de derechos y libertades civiles cuando se registran medios de comunicación, se prohíbe expresar ideas en charlas dentro y fuera de Cataluña, se interviene de facto una autonomía sin las vías legales del 155, a través de sus cuentas, se asfixia la autonomía de los ayuntamientos y del resto de entes autonómicos por la vía de la estabilidad presupuestaria, se desprecia el autogobierno y la bilateralidad, como vemos en Navarra con el Convenio económico o lo sucedido con el Tren de Alta Velocidad.

Y no se puede ser cómplice de esto por omisión. El partido más corrupto de Europa, investigado en cientos de causas, no tiene legitimidad moral para defender la democracia. Máxime cuando lo que está haciendo es destruirla.

Nos toca defender nuestras libertades. No queda otra.