Parkings de bicis: el servicio que viene

Dejar la bici en un espacio público cubierto y videovigilado. El próximo mes de octubre se pone en marcha el primer parking de bicis para residentes en la calle Descalzos. Y después vendrán más.

Un reportaje de Marivi Salvo. Fotografía Javier Bergasa - Lunes, 18 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Parking de bicis en Mendebaldea.

Parking de bicis en Mendebaldea. (Javier Bergasa)

Galería Noticia

Parking de bicis en Mendebaldea.El futuro parking de bicis para residentes se abre en octubre en Descalzos 23-27.

“Si queremos potenciar este tipo de movilidad, hay que facilitar las cosas al usuario” - “Locales como el de Descalzos, vigilados, dan un plus de seguridad”

Bicis seguras y a cubierto en distintos puntos de la ciudad y en locales municipales. En el mes de octubre se pone en marcha el primer parking para residentes público, en la calle Descalzos y con capacidad para 124 bicicletas, aunque después vendrán otros más. De hecho, de cara a 2018 están programados otros nuevos estacionamientos de bicicletas para vecinos, alguno más en el Casco Viejo (se piensa en la zona de Navarrería), dos en la Rochapea y otro en la Milagrosa, priorizando aquellos barrios “en los que exista gran número de viviendas que no dispongan de ascensor”. Pero también desde el año que viene, el servicio se complementará con los también públicos parkings rotatorios para bicis, planteados en los puntos “de mayor atracción de viajes”, y abiertos a todos los cicloturistas. El área de Ecología prevé que los primeros se instalen en la Universidad Pública y en el entorno hospitalario. De hecho, ya hay una experiencia piloto llevada a cabo estos meses en Mendebaldea, junto al Conservatorio, con buenos resultados.

Se calcula que por la capital circulan a diario cerca de 20.000 bicis, y mientras que las plazas de estacionamientos para vehículos se cuentan a millares, en lo que a espacios vigilados para bicis se refiere, Pamplona no puede dar ejemplo. Estos datos provienen del último aforo ciclista realizado en 2015, llevado a cabo en 14 puntos de la ciudad, y que contabilizó un total de 19.731 ciclistas circulando. Con estas cifras de partida, la futura red de parkings de bicis será una herramienta más a potenciar dentro de la apuesta por la movilidad sostenible en la ciudad de Pamplona, y con la filosofía de la “promoción y priorización de los transportes no motorizados, siendo el peatonal, el ciclista y el transporte urbano prioritarios sobre el resto de medios”, como se recoge en la exposición de motivos de la Ordenanza que va a regular el servicio y que el Pleno aprobó el jueves.

FALTA DE APARCABICISPorque uno de los “problemas” que más afecta a la movilidad ciclista en las ciudades, y en Pamplona en particular, “es la falta de aparcamientos cómodos, seguros y próximos a los puntos de origen y destino de los desplazamientos”. Pero, además, a los inconvenientes de los robos (en lo que va de año se han registrado 208 denuncias), la climatología adversa y la falta de lugares donde aparcar cómodamente la bicicleta, “se suma la existencia de barrios en donde la mayoría de edificios no cuenta con ascensor, lo cual dificulta enormemente, a las personas residentes, estacionar sus bicicletas en sus viviendas”.

El área de Ecología Urbana y Movilidad está desarrollando ahora el proyecto de red de parkings de bicis de titularidad municipal, y, de forma paralela, un nuevo aforo ciclista, un sistema de cuantificación de cicloturistas en la ciudad “que nos servirá como base de cara a definir para el próximo año la ubicación y el cronograma de los parkings rotatorios”, explicó el concejal del área, Armando Cuenca (Aranzadi).

Para Cuenca, hay una cuestión clara: “Si queremos potenciar otro tipo de movilidad en la ciudad, y, en este sentido, el uso de la bicicleta, hay que facilitar las cosas al usuario”, por un lado poniendo en marcha una red ciclable “segura”, y por otro, acondicionado para los cicloturistas “lugares donde poder dejarlas” con garantías. Porque aunque el concejal considera que “si la bici se deja en la calle con un buen candado, es seguro”, este nuevo sistema, en locales cerrados y videovigilados, “está claro que da un plus de seguridad”.

El pasado jueves, el Pleno municipal aprobaba inicialmente la Ordenanza Reguladora del Uso del servicio de parking público de bicicletas del servicio NBici-Biziz. Ahora, se abre un plazo de 1 mes para presentar alegaciones, y se espera que vuelva al pleno de octubre.

el Primero, Descalzos A partir de ahí, el Ayuntamiento de Pamplona espera poner en marcha el primer parking de bicis para residentes en el Casco Viejo, en este caso en la calle Descalzos. Según explica Alexia Canto Álvarez, técnica del área de Ecología Urbana, el espacio de Descalzos fue rehabilitado por PCH (Pamplona Centro Histórico). “El estacionamiento está formado por dos locales de unos 75 m2 cada uno”. Tendrá capacidad para poder aparcar 124 bicis, y además “los usuarios y usuarias del parking podrán contar con una estación de autorreparación para bicicletas, con más de nueve herramientas disponibles y un inflador manual”, añade Canto. El Ayuntamiento ha invertido a 67.826 euros en instalaciones, y 12.843 en el control de accesos, mientras que se calcula que en mantenimiento y consumo de electricidad, al año se pueden gastar 3.900 euros. “Se ha previsto contar, de momento, con personal municipal”, detalla el concejal Armando Cuenca, ya que las labores de limpieza y otras tareas serán realizadas por trabajadores del programa de empleo social.

24 horas los 365 días El de Descalzos, 23-25-27, va a ponerse en marcha en octubre. Para darse de alta, los usuarios deberán estar empadronados en Pamplona, y residir en un domicilio del Casco Viejo, el área de influencia. Las tarifas, que se recogen en la Ordenanza de Uso, serán de 60 euros anuales para adultos (30 euros para menores de 14), y habrá posibilidad de alquiler mensual y tarifas sociales para personas con rentas bajas.

La persona adjudicataria de licencia de uso de una plaza de residente deberá cumplir unos requisitos a la hora de utilizar el estacionamiento. Utilizar solo su plaza, no cederla a terceros, y velar por que la puerta del local quede en todo momento bien cerrada. Porque el aparcamiento no tendrá personal que lo controle a diario, y la vigilancia se realizará mediante cámaras las 24 horas del día. Y dos cuestiones más: no estará permitido depositar objetos diferentes a la bicicleta, o, en su caso, el remolque de esta”, y se “prohibe usar el local para usos comerciales”.

A cambio, dejar la bici en este tipo de parkings públicos tendrá ventajas para el cicloturista. Comodidad, seguridad, y garantías, porque el sistema “dispone de un seguro que cubre el riesgo de robo, incendio, vandalismo u otros daños sufridos en la bicicleta, mientras estén dentro de los parkings”, con una cobertura “de hasta 1.000 euros por bicicleta” (siempre según el valor de adquisición que figurará en el contrato inicial).

ANTES FUERON PRIVADOS Durante años, la necesidad de aparcamientos de bicis a cubierto y protegidos ha venido siendo una demanda constante de los colectivos vecinales, sobre todo en el Casco Viejo. Y para dar respuesta a esta necesidad, ya hace más de una década el colectivo Ciudadanos Ciclistas de la Comarca de Pamplona ponía en marcha en un local de la calle San Antón un garaje cubierto para bicis, un servicio que después gestionó la tienda Bigarren Eskua durante diez años más (llegó a tener hasta 200 bicis), pero que, según su propietario, que hoy regenta el comercio de bicis Abilezia, en la calle Campana, “lo que comenzó en su día para atender casi una demanda social, tuvimos que cerrarlo hace dos años”.

En estos momentos, no existe ningún negocio de garaje de bicis en el Casco Viejo, aunque sí el parking de Plaza del Castillo ofrece un sistema de guardabicis (18 plazas) por 10 euros al mes. En el II Ensanche, en los últimos meses se ha puesto en marcha en la calle Sangüesa 15 El Desván, con plazas vigiladas para bicis y sistema de acceso a través de tarjetas.

PRUEBA PILOTO

mendebaldea: 4.000 usos

50 plazas. Fue inaugurado en marzo, como una prueba piloto, en colaboración con la empresa Intelligent Parking SL, de cara a conocer datos de uso antes de poner en marcha la nueva red de aparcamientos tanto rotatorios como para residentes. Y los resultados parecen satisfactorios: “Desde que abrimos el parking rotatorio de Mendebaldea, hemos registrado más de 4.000 accesos (usos) al parking. La media es de cerca de 40 accesos al día (la capacidad del parking es de 50 plazas)”, explicó Alexia Canto, del área de Ecología. El parking es gratuito, aunque es necesario que el usuario se dé de alta.

para residentes

Tarifas. El abono anual para adultos se prevé sea de 60 euros, y de 30 el infantil (menores de 14). Al mes, 10 adulto, y 5, infantil. Se prevén tarifas reducidas para rentas bajas.

Empadronados. Se requerirá que la persona solicitante esté empadronada en el término municipal de Pamplona y resida en un domicilio incluido en el ámbito del parking.

Para cada miembro. Si en un mismo domicilio reside más de una persona física, todas ellas podrán solicitar la licencia de uso de una plaza. En el caso de menores de 14 años, su tutor legal podrá optar a licencia de uso de su plaza y la del menor a su cargo.

Altas. Una vez que eche a andar el parking de Descalzos, previsto para octubre, se abrirá el plazo de solicitud de alta. Podrán ser vía web o presencial.

La adjudicación. El Consistorio redactará, en un condicionado específico, las bases de adjudicación y el baremo. Si hubiera más solicitudes que plazas, se priorazará a quien solicite alta en la tarifa anual frente a la mensual. Después, criterios de proximidad y renta. Los no adjudicatarios, a lista de espera.

Carácter personal e intransferible. El acceso al parking tiene carácter personal e intransferible.

Datos de la bici. La persona usuaria deberá proporcionar los datos (marca, modelo, valor y foto...) de la bici o bicis que vaya a aparcar en la plaza adjudicada.

Acceso regulado y controlado. El acceso estará controlado, y se podrá realizar durante las 24 horas del día los 365 días del año.

Verificar el cierre. Una vez accedido, se deberá verificar visualmente que la puerta se ha cerrado de forma correcta.

Solo una bici. La plaza tendrá un número, y solo podrá utilizarse la que se tenga adjudicada y destinarla para su bici, no pudiendo dejar otro objeto.

La plaza no se puede ceder o alquilar. No está permitido el alquiler o cesión a otra tercera persona de la plaza.