Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Al mal tiempo buen fuego

Huarte desafía a la meteorología en su clásica costillada popular, menos concurrida que otros años pero igual de rica
El festival gastronómico en el Ferial sigue hoy con los calderetes y el sábado con la paellada

Mikel Bernués Unai Beroiz - Martes, 19 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Gerardo López, “hijo de dragones”, rocía con espray el carbón para invocar a las llamas. Una técnica milenaria que “ya empezaron los vikingos”.

Gerardo López, “hijo de dragones”, rocía con espray el carbón para invocar a las llamas. Una técnica milenaria que “ya empezaron los vikingos”. (UNAI BEROIZ)

Galería Noticia

Gerardo López, “hijo de dragones”, rocía con espray el carbón para invocar a las llamas. Una técnica milenaria que “ya empezaron los vikingos”.

huarte- “Aquí hace más frío que lavando nabos”, decía Miguel Nieto, vecino de 87 años y amigo de los refranes. No le faltaba razón. La costillada de Huarte discurrió ayer en un constante vaivén térmico. A ratos salía el sol, a ratos hacía frío y pegaba un viento bien puñetero y a ratos el cielo era todo nubarrón que amenazaba con más ruido que nueces: solo chispeó tímidamente. Entre tanto el fuego hizo su labor y la carnaza, repartida en unas 60 parrillas para otras tantas cuadrillas, desfiló entre las mesas para disfrute de los comensales de la villa.

Huarte desafió al (a ratos) mal tiempo y, con menos estómagos que otros años, se puso de nuevo hasta arriba de cerdo, cordero, pollo y todo aquello que mejora en contacto con el fuego. A los mandos de las parrillas destacaba la autoridad local Josetxo Lacunza, con un disfraz de Marshal de Huarte. “Esto no tiene secretos. Lo único, que no se quemen”, decía vigilando sus pancetas. “¿Te puedes creer que me he levantado a las 6.30 de la mañana para coger mesa, que les hago la comida y que todavía me dicen que he pillado mal sitio?”, se lamentaba por su parte José Nieto. Manejaba tocino “del bueno”, txistorra y costillas para toda la familia y algún agregado de última hora. “Esto cada vez son más fiestas gastronómicas (hoy tocan calderetes y el sábado la paellada popular)”, explicaba Josetxo Garralda, “cebollero de pura cepa” feliz de “lo fácil que se han incorporado a la fiesta los huarteberris”. “Lo que más me gusta de la costillada son las costillas”, bromeaba Luis Javier Fernández, que destacaba “el ambiente tan majo” que se forma.

A Gerardo López, David Mikeleiz y Iosu Astiz se les veía contentos porque llevaban en danza desde las nueve y media de la mañana. En su menú, 200 costillas de cordero (cortesía de la Mary) para los 28 comensales que suman los seis matrimonios de la cuadrilla. “Esto es una manera de juntarnos con los críos, vivir la vida y disfrutarla, que es de lo que se trata”, decía David. Igual que ellos, el resto de cuadrillas disfrutó (especialmente el agraciado con los 1.300 euros del bingo) y vivió la vida. Es de lo que se trata.