Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Los países ricos intoxican la sangre de los africanos con basura tecnológica

Los inmigrantes que llegan a España sufren contaminación por metales en niveles nunca vistos en Europa y EEUU

Martes, 19 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Pamplona- La sangre de los inmigrantes africanos que llegan a Canarias, con independencia de su país de origen, está contaminada por vanadio a niveles desconocidos en occidente y también por trazas de cobalto, arsénico, níquel... Es rastro de la basura tecnológica que el primer mundo envía a África. Un reciente informe del Banco Mundial pone de relieve que cualquier instituto de Secundaria del primer mundo tiene más ordenadores de los que pueden reunir todos los hogares de una sola ciudad importante de Sierra Leona o Guinea Bissau.

¿Cómo es posible entonces que las concentraciones en sangre de metales tóxicos presentes en la alta tecnología estén al nivel del mundo rico o, incluso, como ocurre con el vanadio, en cotas solo observadas entre obreros de una factoría austríaca de ese metal? Esta una de las paradojas que diez investigadores de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y el Hospital Insular abordan en el estudio que acaban de publicar en la revista Environmental Pollition.

Los autores del trabajo remarcan que el elemento con concentraciones más elevadas en la sangre de estos jóvenes es el aluminio, presente en sus cuerpos a niveles diez o quince veces superiores a los de los países desarrollados, lo que atribuyen a la gran cantidad de cacharros de ese metal que se usan en África para cocinar. El siguiente es el plomo, encontrado en la mitad de los candidatos a niveles muy superiores a los que puede presentar un estadounidense, un japonés o un europeo, algo que relacionan con la falta control de la cañerías de plomo y de las pinturas obsoletas.

El resto de los 12 metales examinados guardan relación con componentes de móviles, ordenadores, tabletas, circuitos de electrodomésticos... y están en la sangre de los africanos a niveles comparables a los de cualquier país del primer mundo (con la salvedad del vanadio, hallado en dosis muy superiores), cuando la penetración de esas tecnologías en el continente es muy inferior a la de Norteamérica, la UE o Japón. ¿A qué se debe todo ello? El 80 % de la “basura tecnológica” genera el primer mundo se envía a África, tanto para abastecer el comercio con modelos de segunda mano, veces obsoletos y de vida muy corta, como para nutrir cadenas de reciclaje “informales” (eufemismo de insalubres o ilegales). - D.N.