Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Silbidos

¿Cuándo es sancionable la mano?

Por Manuel Osorio - Miércoles, 20 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Galería Noticia

la situación se repite, el balón toca la mano de un jugador y el grito surge en las gradas y en el campo: ¡mano!

Sin embargo, para gusto y disgusto de jugadores y espectadores, el árbitro unas veces sanciona la jugada y otras no lo hace. Por supuesto que en su decisión cabe el error, pero existen unos criterios, que se readaptan cada temporada, por los que el árbitro debe guiarse. Dedicaremos las siguientes líneas a tratar de explicarlos.

La regla 12 dice que se castigará con un tiro libre directo, o un penalti si se produce dentro del área, cuando un jugador “toca el balón deliberadamente con las manos (excepto el guardameta dentro de su propia área de penalti)”.

El texto es claro, la dificultad estriba en discernir sobre el terreno cuando una mano es deliberada y cuando no lo es. Por supuesto, la decisión queda a criterio del árbitro pero las propias Reglas nos aportan unas circunstancias que el árbitro deberá considerar:

“El movimiento de la mano hacia el balón (no del balón hacia la mano).

La distancia entre el adversario y el balón (balón que llega de forma inesperada).

La posición de la mano no presupone necesariamente una infracción.”

En las reuniones que realizan a principio de temporada los árbitros en Santander se han introducido, esta temporada, los términos “invadir” y “evadir” para intentar aclarar la voluntariedad de las manos.

Invadir se refiere a la ocupación de un espacio por el que circula el balón para interceptarlo con la mano o el brazo. Esta acción debe ser sancionada con tiro libre directo o penalti.

Evadir, por el contrario, se refiere a cuando el jugador toca el balón con la mano o el brazo pero su gesto tiende a evitarlo. En esta situación no se considerará infracción.

Tampoco deben sancionarse las manos que se produzcan en un rebote proveniente de alguna otra parte del cuerpo del mismo jugador ni cuando se tiene apoyada la mano sobre el terreno y así se intercepta el balón.

En resumen podemos decir que se sancionan las manos que en opinión del árbitro resultan voluntarias, alguien tiene que decidir en este difícil asunto y para eso está el árbitro.

La semana que viene hablaremos de cuándo, además de sancionar la falta, debe amonestarse al infractor.

Comité Navarro de Árbitros de Fútbol.

Herramientas de Contenido