Gobierno y agentes sociales aprueban las políticas para reducir el desempleo

La inversión irá creciendo hasta 2020 y sumará 188 millones en cuatro años
Con el paro a la baja, el gasto por persona desempleada se duplica hasta 1.670,32 euros

Juan Ángel Monreal Oskar Montero - Miércoles, 20 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Miguel Laparra y Paz Fernández, directora del Servicio Navarro de Empleo.

Miguel Laparra y Paz Fernández, directora del Servicio Navarro de Empleo.

Galería Noticia

Miguel Laparra y Paz Fernández, directora del Servicio Navarro de Empleo.
“Supone un paso de gigante de cara a la aprobación del futuro Plan de Empleo”

pamplona- Las políticas activas de empleo, uno de los instrumentos con los que cuenta el Gobierno de Navarra para reducir el desempleo, tienen ya vía libre. El plan, que contempla una inversión de 188 millones de euros hasta 2020, recibió el apoyo no solo del Ejecutivo, sino de las dos organizaciones empresariales (CEN y Cepes) y de los dos sindicatos con mayor representación de la Comunidad Foral (UGT y CCOO). LAB, también presente en el Servicio Navarro de Empleo, votó en contra.

“El acuerdo es un paso de gigante en la aprobación del futuro Plan de Empleo”, explicó ayer el vicepresidente Miguel Laparra, especialmente satisfecho por el consenso mayoritario logrado. “Se demuestra así el compromiso unánime de reforzar las políticas de empleo y dar respuesta a la principal preocupación de este Gobierno y de la sociedad en general, como es el desempleo”, añadió Laparra, para quien el documento aprobado mantiene las líneas de trabajo de toda la legislatura. Se trata, en suma, de crear empleo en cantidad y de calidad, de mejorar la empleabilidad y la formación de la población activa y favorecer la igualdad de oportunidades y la inclusión sociolaboral.

Según explicaron desde el Gobierno, fruto de la participación mantenida en el seno del Consejo de Gobierno del Servicio Navarro de Empleo, el plan aprobado “prioriza los estímulos a la iniciativa empresarial, especialmente a la de alto valor añadido”. Asimismo, “centrará esfuerzos en la lucha contra el desempleo de larga duración en mayores de 55 años y el paro juvenil, introduce la necesidad de dar respuesta el empleo precario y reconoce y refuerza la gestión pública del SNE”.

El Consejo de Gobierno ya conoce además las previsiones presupuestarias, que contemplan tanto un incremento general de las partidas afectadas por el plan como por persona desempleada. En 2015 el gasto fue de 38,2 millones (43.140 personas desempleadas). Evolucionará hasta los 44,7 de 2017;46,5 de 2018;47,7 de 2019;y 49,2 de 2020. De esta forma, se pasará de los 887,19 euros por persona desempleada a los 1.670,32 euros en un escenario ya por debajo de las 30.000 (en torno a 29.500 en diciembre de 2020 si la bajada del paro evoluciona al ritmo actual), por lo que el incremento presupuestario por persona desempleada sería del 88,27%, según la última proyección del Observatorio de la Realidad Social conforme al ritmo actual de disminución del desempleo.

Miguel Laparra

Vicepresidente del Gobierno

En concreto, para 2018, el presupuesto es de 46,49 millones, de los cuales 18 serían para mejora de la empleabilidad (orientación, formación de personas desempleadas y ocupadas), Escuelas Taller, Programas Integrados, etc);17,5 para inserción (Centros Especiales de Empleo, Empresas de Inserción, contratación en Entidades Locales y otros programas), 7,9 para fomento del empleo (incentivos a la contratación de jóvenes, perceptores de Renta Garantizada, promoción del autoempleo o promoción de la Economía Social) y 3 para el proceso de modernización del SNE (equipamiento de Iturrondo, aplicaciones técnicas, etc).

apuntes

Empleo y empresa. El plan introduce “la necesidad de segmentar las políticas activas según las necesidades de las empresas y de las personas trabajadoras o desempleadas (necesidades específicas de colectivos, de sectores empresariales, capacitación de nuevos profesionales para crear y gestionar empresas, etc).

Desempleo y precariedad. El plan reforzará las medidas de lucha contra el desempleo de larga duración en mayores de 55 años y el paro juvenil. Habrá una apuesta por programas con mejores resultados (programas mixtos de formación y empleo o itinerarios de empleabilidad). Asimismo, introduce la necesidad de dar respuesta el empleo precario, tratando de que los programas formativos lleguen a más personas de baja cualificación o con empleos precarios.

Servicios en zonas. Asimismo, el plan “fortalece” los servicios en zonas. El SNE (formación, Escuelas Taller y Programas Integrados, orientación) ya ha modificado bases de convocatorias de ayudas y contratos para que se oferten en las áreas de influencia de las agencias. Igualmente, el SNE apoyará los planes de desarrollo local y/o comarcal.

Últimas Noticias Multimedia