La pasarela EGO, germen de la diversidad

la última jornada de la semana de la moda de madrid muestra las creaciones de los jóvenes diseñadores

Un reportaje de Inmaculada Tapia - Miércoles, 20 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Modelos lucen creaciones de Threeones para la pasarela de jóvenes talentos.

Modelos lucen creaciones de Threeones para la pasarela de jóvenes talentos. (EFE)

Galería Noticia

Modelos lucen creaciones de Threeones para la pasarela de jóvenes talentos.

EGO es una pasarela en ebullición, repleta de expectativas de jóvenes que comienzan con energía en el mundo de la moda, que se llenó ayer de propuestas mixtas, desde influencias orientales a imágenes cinematográficas;diseños que recuerdan una divertida infancia o moda con aspiración sostenible.

Durante la última jornada de la pasarela madrileña, el día de los jóvenes creadores, el ambiente se carga de ilusiones, pero también de disyuntivas: los recién llegados sueñan con la oportunidad de ser más “visibles” y los que la pisan por última vez (pueden desfilar en tres ocasiones) se enfrentan a la encrucijada de elegir qué camino tomar.

En esa tesitura está Natalia Rivera, una veterana de Samsung EGO, que presentó una colección romántica, con pinceladas orientales, inspirada en una mujer que rompió moldes en su época, Alexandra David-Néel. Con estos mimbres construye una colección “romántica”, con prendas de sastrería en la que ha trabajado con brocados y tafetanes que ha combinado en blusas, pantalones o gabardinas.

Marta Rojo, el alma máter de Lye Lysianne, explica que los diseños de Illussions, su primera incursión en la pasarela, “parecen una cosa, pero son otra”. Un traje de chaqueta se convierte en mono, mientras que una falda para hombre, se “suaviza” con un cuello camisero por detrás, para los más “tímidos”. Una colección que define como “madura” y que califica como “un buen trabajo”, con un patronaje tradicional hasta llegar al corte “sin género”, una tendencia que ha llegado para quedarse, indica.

Una trágica historia real es la que inspira a Xevi Fernández. Una madre rusa que cría a su hijo como si fuera un pájaro le lleva a elaborar prendas plisadas, arrugadas, “manifestación de la opresión que debía sentir el niño”, a las que añade grandes estampados de letras impresas. Para representar a la madre elige piezas románticas, vestidos vaporosos en un intento por dulcificar su imagen, que complementa con bolsos-jaula y pendientes en 3D a modo de columpio.

Otra historia real, en este caso más festiva, es la que representan Javier Zunzunegui y David Salvador, el equilibrio sobre el que se asienta Habey Club, una colección estructurada, inspirada en un grupo de adolescentes que asaltaba las casas de famosos en Beverly Hills. Una colección mixta que han desarrollado en piezas de punto, lurex y colores vibrantes y brillos. Chubasqueros de aire policial, bolsos tipo saco, o lujosos brazaletes que simulan “esposas” de lujo.

cuero y estampaciónUnderthec ha conjugado moda y estampación que raya en el tatuaje, ha explicado Cristina Ramiro, quien presenta prendas artesanales, deportivas, que se combinan con pantalones en PVC y una variación de mono, pantalón y top en látex. Cuero tatuado, ribeteado en rojo, y texturas aterciopeladas en vestidos mini, además de pantalones fruncidos, y tejidos que se desmontan y superponen.

Con la intención de conseguir moda sostenible, nace la colección de Threeones de Adriana Cagigas, que con cinco patrones ha logrado construir 22 looks, sobre la pasarela, “aunque podrían ser muchos más”. “Intento demostrar que con pocos elementos podemos conseguir estilismos variados y así evitar un consumo excesivo”, explica.

Célia Valverde ha plasmado reminiscencias familiares afroamericanas y de la cultura Motown en jacquares de algodón, sedas estampadas y denim teñidos. Un abrigo y un vestido de pelo sintético multicolor de gran volumen y vestidos de noche con multivolantes XL en tul han cerrado su primer desfile en EGO.

El día lo abrió, con su primera colección, Wall Dress, Elena Zapico y Raquel Buj, de ZAP &BUJ, que transporta planos arquitectónicos a patrones de moda con tejidos y materiales con memoria de forma (MSP y MSA) que se adaptan al cuerpo al recibir un estímulo de calor.