Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Mesa de Redacción

La mentira de la alta velocidad

Por Joseba Santamaria - Miércoles, 20 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Que nadie se deje engañar. La historia de la alta velocidad en Navarra es la historia de una falsedad permanente del Estado que dura ya 30 años. La ruptura unilateral por parte de Fomento del convenio con Navarra es sólo otro engaño más que añadir a un largo historial de incumplimientos siempre con la complicidad de la sumisión de los sucesivos gobiernos de UPN, que asumían cada incumplimiento con la firma de un nuevo acuerdo con nuevos plazos que inevitablemente sería igualmente incumplido. El Estado -ni el actual Gobierno de Rajoy ni los anteriores del PP y PSOE- no tiene interés alguno en asumir su responsabilidad en la modernización de la red ferroviaria de Navarra e invertir para ello miles de millones de euros en una comunidad de apenas 600.000 habitantes donde el PP y el PSOE son menguantes. Ése es el verdadero fondo de la decisión de Fomento. Lo demás es postureo político, marear la perdiz del debate político para ocultar que la licitación de unos pocos kilómetros en el tramo entre Castejón y Campanas -el más absurdo para las necesidades de Navarra- oculta que Madrid sigue sin querer asumir el compromiso de ejecutar todo el corredor navarro de norte a sur para abrir la salida ferroviaria a Europa y al Mediterráneo y Madrid y las estaciones de Pamplona y Tudela. Esa obra, que es la que realmente puede interesar a Navarra, a sus ciudadanos y a sus empresas, sigue en vía muerta. Como tampoco quiere aceptar las condiciones de financiación que planteaba ahora el Gobierno de Barkos. Que Fomento haya dado más madera al fuego de la oposición destructiva de UPN y PP contra el Gobierno -aún a costa de perjudicar los intereses generales de Navarra- es secundario. Lo importante es que en Madrid, los intereses de Navarra siempre viajan en el vagón de cola o acaban aparcados en el apeadero de cualquier Ministerio. Y atentos que al TAV le puede seguir el bloqueo de la ampliación de la 2ª fase del Canal de Navarra a la Ribera, que PP y UPN dejaron paralizado. Valdrá cualquier excusa, las hectáreas de regadío, el proyecto de Canal en ese tramo o lo que se les ocurra. Puede ser la siguiente impostura política a la que asista Navarra.

Herramientas de Contenido