Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Madrid desvela que el objetivo de la polémica es dividir a las fuerzas del cambio

Fomento sigue pidiendo a Ayerdi una partida en 2018 que no es necesaria para que el Estado empiece ya las obras

Miércoles, 20 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

pamplona- Que el acuerdo entre el PP y UPN para agilizar las obras del TAP en Navarra era un movimiento más político que efectivo era algo que ya se sabía. Pero que el Ministerio de Fomento no está dispuesto a llevar a cabo más obras del tren que las estrictamente necesarias para contentar a UPN (y así garantizar sus dos votos en Madrid) quedó meridianamente claro ayer, a través de otro comunicado con el que Fomento quiso replicar la intervención del vicepresidente Ayerdi. La prueba es que Madrid no mira más allá de 2018: se ha comprometido a licitar antes de 2017 y a meter máquinas el año que viene en los subtramos de Villafranca-Peralta y Peralta-Olite. No dice nada del corredor, de prolongar las obras más allá del último año de legislatura, de solucionar otros aspectos como el bucle o las conexiones norte sur que son fundamentales.

Todavía es más explícito que el acuerdo por el TAP entre UPN y PP es simplemente una operación para tratar de romper el Gobierno de Navarra una vez que Fomento ha rechazado, también, la adenda presentada por Ayerdi. Esta oferta, de facto, tumba el manido argumento de Madrid, y que asegura que lo que pasa es que Navarra quiere demorar los plazos y provocar un año en blanco en la obra. Sucede al contrario. Los dos primeros puntos de la adenda que se explican en la pieza anexa dejan claro que, de aceptar Fomento, el Estado podría ya mismo licitar obra en 2017 para los tramos con los que se ha comprometido con UPN y ejecutar obra en 2018. Ahora bien, todo correría a su cuenta y riesgo, ya que se especifica que Adif asumiría la licitación, la adjudicación, contratación y abono de los subtramos Villafranca-Peralta y Peralta-Olite. Tener la oportunidad a tiro ha desvelado la verdadera intención de Madrid. Porque lejos de aceptar y empezar ya las obras, Fomento ha preferido seguir insistiendo en que es necesaria una partida presupuestaria de Navarra en “los presupuestos regionales de 2018”. Esta es la línea roja que ha puesto el cuatripartito al Gobierno foral, lo sabe Fomento y quiere seguir estirándola para vender ante los suyos que las obras por culpa de Navarra, cuando sería Madrid quien ahora, si quisiese, podría aceptar la adenda y empezar ya mismo. Esta situación, que obviamente conoce Fomento, le lleva a adoptar una posición de funambulista y llegar a decir que lo que pasa es que Navarra no tiene compromiso con la obra. Un compromiso que ya no necesitaría Navarra y que exclusivamente recae en el Estado, que tiene la competencia y la posibilidad de empezar ya. - A.I.R.

Herramientas de Contenido