Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
seco en octubre y con más lluvias en noviembre y diciembre

El otoño en Navarra se espera cálido

EFE - Miércoles, 20 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 13:36h

Un operario retirando las hojas secas caídas de los árboles, en un parque junto a las murallas de Pamplona.

Un operario retirando las hojas secas caídas de los árboles, en un parque junto a las murallas de Pamplona. (Patxi Cascante)

Galería Noticia

  • Un operario retirando las hojas secas caídas de los árboles, en un parque junto a las murallas de Pamplona.

PAMPLONA. El otoñose espera cálido, con temperaturas que pueden estar por encima de lo normal, y seco en octubre, con precipitacionespor debajo de la media, no así en noviembre y diciembre, donde puede haber más lluvias de lo normal, según la Agencia Estatal de Meteorología.

El delegado territorial de la Aemet en Navarra, Pedro Oria, ha detallado en rueda de prensa la predicción estatal para el otoño que comienza este viernes a las 22:02 horas.

En referencia a las predicciones ha explicado que con los modelos que trabajan no se puede particularizar a zonas tan pequeñas como Navarra, que quedaría encuadrada en el noreste o noroeste de la península ibérica, tras lo que ha precisado que para octubre en todo el norte peninsular se esperan condiciones cálidas, con 0,5 o 1 grado de temperatura por encima de la media.

En noviembre se esperan también anomalías positivas, aunque quizás no tanto como en octubre, y en diciembre se observa también una tendencia cálida. A nivel nacional se espera en octubre una media de 15,9 grados, en noviembre de 9,9 y en diciembre de 8.

En cuanto a las precipitaciones ha dicho que parece que octubre será un mes seco, por debajo de la media, lo contrario que noviembre que puede ser un mes más lluvioso de lo normal, y algo similar puede suceder en diciembre, aunque, ha precisado, la fiabilidad baja conforme se avanza en el tiempo.

Respecto al verano meteorológico, el segundo más cálido desde 1965, solo por detrás del verano de 2003, ha comentado que ha sido extremadamente cálido en junio, especialmente en el Pirineo, con temperaturas superiores a la media en hasta 3,8 grados en Oronoz Betelu, y muy cálido en julio y agosto, lo que otorga al conjunto un carácter de muy cálido.

Se han registrado temperaturas medias superiores en 1,6 grados a la media en el periodo de referencia (1981-2010), con valores entre 1 grado en Monreal y Larraga y 2,2 en Irurita e Isaba.

En cuanto a las precipitaciones, junio y agosto fueron muy húmedos y julio seco, lo que le otorga un carácter pluviométrico húmedo al conjunto estacional.

Oria ha resaltado que las precipitaciones han sido irregulares y en forma de tormenta. En la capital ribera el 8 de junio en media hora se registraron 35 litros lo que representa la media de todo ese mes;el 8 de julio en la zona de Viana hasta 70 litros en dos horas, que son casi tres veces lo normal en ese mes, y en Buñuel en agosto en dos horas unos 70 litros, cuatro o cinco veces más de lo normal.

En cuanto a septiembre, hasta el día 18, ha señalado que ha habido días muy fríos con temperaturas muy por debajo de la media, salvo un par de días, y precipitaciones cerca de lo normal. En Artikutza ha llovido 17 de 18 días, recogiéndose hasta 225 litros.

Sobre el año agrícola (1 de septiembre-31 de agosto) ha subrayado que pese a que se habla de sequía las precipitaciones han sido normales, otra cosa es la forma en la que ha llovido, en forma de tormentas muy fuertes, lo que ha hecho que el agua no se aproveche.

Las tormentas cada vez más fuertes son, según ha indicado, algunas de las consecuencias del cambio climático, que puede hacer que el patrón de precipitaciones esté cada vez más próximo a lo que es habitual en el Mediterráneo con la gota fría y las precipitaciones torrenciales.

Lo que no se espera, ha tranquilizado, es que puedan llegar huracanes como los que se están registrando estos días en el Caribe, con una intensidad y frecuencia que no es habitual.

"Lo máximo que puede pasar es que un huracán tome una propagación anómala y llegue como depresión o tormenta tropical", ha dicho, para explicar que una tormenta tropical supone rachas de viento de 180 kilómetros por hora, que ya se suelen producir en Navarra, y cuyos impactos están muy lejos de lo que producen estos huracanes.

Por otra parte, Oria ha presentado un ciclo de conferencias sobre meteorología-climatología que se van a celebrar en la UNED de Tudela, en la que se hablará sobre el cambio climático, las predicciones meteorológicas o los nombres de las nubes.

Herramientas de Contenido

Últimas Noticias Multimedia