Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Prisión para el hombre que estranguló a otro en la Rochapea

La juez, que fija una fianza de 6.000 euros, no comparte la defensa propia alegada por L.A.A.A.

Jesús Morales - Miércoles, 20 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Zona de los Corralillos del Gas, donde ocurrió el incidente.

Zona de los Corralillos del Gas, donde ocurrió el incidente. (Foto: P. Cascante)

Galería Noticia

  • Zona de los Corralillos del Gas, donde ocurrió el incidente.

PAMPLONA- La titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Pamplona decretó ayer el ingreso en prisión provisional, eludible bajo fianza de 6.000 euros, de L.A.A.A., de 49 años y origen peruano, como autor del estrangulamiento sufrido en la madrugada del lunes en el barrio pamplonés de la Rochapea por un joven de 22 años, D.F.V., quien entró en parada cardiorrespiratoria y tuvo que ser ingresado en la UCI del Complejo Hospitalario de Navarra (CHN), donde ayer permanecía. La juez estima que en este momento del procedimiento los hechos pueden ser constitutivos de un delito de lesiones agravadas o de un delito de homicidio en grado de tentativa.

Los hechos ocurrieron hacia las 3.00 de la madrugada en la zona de los Corralillos del Gas, en el interior de una furgoneta, donde al parecer se encontraba el hombre investigado después de haber discutido con su pareja. En ese momento, siempre según su testimonio, habría sido atacado de forma sorpresiva por el joven D.F.V, quien le habría agredido en la cara y le habría roto la nariz, por lo que para defenderse le habría rodeado el cuello con un cinturón de seguridad y lo habría estrangulado hasta dejarlo inconsciente.

Sin embargo, la magistrada afirma que “no es posible compartir su versión de que su respuesta obedeciera a una legítima defensa”, ya que “la reacción del investigado ha de ser considerara como desproporcionada frente a la agresión sufrida y no concurre el requisito de la racionalidad del medio empleado para repeler la agresión ilegítima”. En ese sentido destaca en el auto de prisión que “los informes médico forenses emitidos de los dos lesionados permiten apreciar una gran diferencia entre las lesiones que presentan uno u otro”. Así, L.A.A.A. tiene una” importante lesión en su cara, que le ha producido la fractura de los huesos de la nariz y los hematomas en los ojos, así como una erosión en la mucosa del labio, pero aparte de esta lesión, y del mordisco de la pierna, no presenta ninguna otra lesión su cuerpo, por lo que no es lógico que no tenga más si realmente D.F.V., con su altura y juventud le hubiera estado propinando de forma continuada golpes con sus manos y piernas, tal y como él indica, y ello durante los 20 o 30 minutos que duró el incidente, según su versión”.

La juez resalta que el detenido “reconoce que se lo pudo quitar de encima y lo arrinconó entre el asiento del conductor y los asientos de atrás, con su espalda contra la pared, donde indica que siguió la agresión hasta que pudo coger el cinturón de seguridad. En ese momento, el detenido sí tuvo posibilidad de huir, ya que estaba incorporado y de espaldas a la puerta de la furgoneta, que permaneció en todo momento abierta”.

Añade el auto que L.A.A.A. dijo “haber cogido el cinturón y rodeado con él el cuello de su agresor, admitiendo haber estado durante unos tres minutos tirando del cinturón” y que durante ese tiempo “su agresor siguió pataleándole, pero sin duda es obvio que esa fuerza inicial se habría ido atenuando ante la falta de oxígeno. Y sólo dejó de apretar cuando constató que su brazo caía de repente quedando inconsciente”.

Para la juez “utilizar este instrumento y apretar con fuerza conlleva la convicción de que quien está siendo estrangulado puede llegar a morir por falta de oxígeno o puede llegar a tener lesiones cerebrales importantes, asumiendo ese resultado como probable y aceptándolo”, por lo que acuerda la prisión provisional, pero fija una fianza de 6.000 euros.

Herramientas de Contenido

Más sobre Navarra

ir a Navarra »