La capital “parece una zona de guerra”

El español Alberto Moreno cuenta cómo vivió el seísmo que derrumbo decenas de edificios

Jueves, 21 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

madrid- Alberto Moreno, un español que reside en Ciudad de México y que ha sobrevivido al terremoto de magnitud 7,1, relata que la ciudad “parece una zona de guerra” tras verse sacudida por el potente temblor.

En conversación telefónica desde la capital mexicana, este español explica que el edificio en el que está su oficina en Ciudad de México se ha derrumbado y que hay doce personas que están desaparecidas.

Moreno se encontraba fuera de su oficina en una visita de trabajo en las afueras de la ciudad y en el edificio de su empresa había unas 20 personas de su compañía, de las que 17 consiguieron salir del inmueble. El edificio está en la colonia Roma Condesa, una zona donde viven personas de clase media y muchos ciudadanos franceses y españoles.

“Lo he notado como noté el anterior;una sacudida muy fuerte con la que te mareas”, relata, antes de señalar que rápidamente se puso en contacto con sus compañeros y familiares para ver cómo se encontraban y se desplazó hacia la oficina. “Aquí los mexicanos tienen un trauma enorme por el terremoto de 1985 y ha sido justo el mismo día”, señala. Moreno recuerda que el martes a las 11.00 horas sonaron las alarmas por el simulacro de seísmo que cada año se realiza por cumplirse el aniversario del temblor de 1985 y asegura que luego “no sonaron las alarmas” por el seísmo real de 7,1 de magnitud que se registró a las 13.14 horas.

Cuando Moreno llegó hasta el edificio de su trabajo, un inmueble de seis plantas, comprobó que se había derrumbado y que solo quedaba en pie una de las plantas. Los servicios de emergencia están trabajando para tratar de localizar a aquellos que estaban dentro cuando se derrumbó.

Con el cuerpo cubierto de polvo y las piernas llenas de rasguños, otro español, Alberto Morales, ayudaba a sacar escombros de otro edificio caído en otra zona de la capital. “Se siente la impotencia de no poder hacer nada. Pero se veía venir;esta zona está sobre agua”, afirmó el joven.

Minutos después del movimiento, Morales se lanzó a remover escombros. “Estuve hora y media ayudando, y quedó una persona arriba”, indicó. - Efe/E.P.