Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Mesa de Redacción

España ya ha perdido Catalunya

Por Joseba Santamaria - Jueves, 21 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Un inmenso error. Las imágenes de la Guardia Civil ocupando las sedes de instituciones democráticas de Catalunya y la detención de representantes legítimos y empleados públicos son el fin de una historia y el comienzo de otra. La puerta abierta definitiva a la salida de Catalunya de España. Porque esa chusquera torpeza política evidencia que ya no es una cuestión de independencia o no, sino de defensa de los valores fundamentales de la democracia. Este 20 de septiembre de 2017 Rajoy bajó el telón del régimen de 1978. Y convirtió en papel mojado el sistema político de la Constitución, una Carta Magna a la que llevaban tiempo vaciando de contenido político y social. España comenzó a perder Catalunya hace 10 años -quizá nunca la tuvo tampoco antes en su regazo si no por imperativo-, cuando incumplió su palabra política y se cepilló el Estatut pactado y aprobado en Catalunya para llevar al PP de Rajoy a Moncloa a costa del PSOE, pero ayer la perdió definitivamente. Ya nada será igual. Han renunciado al diálogo y se han instalado en el refugio policial y penal de ese Madrid político, mediático, empresarial y financiero de unas pocas elites que cada vez están más alejadas de la sociedad española. Son esos que sobreviven cómodamente de ese chiringuito quienes más entusiastas se muestran con este intolerable retroceso democrático. Ganarán tiempo o no, porque ni eso está claro en la Europa del siglo XXI. Quizá Rajoy pueda utilizar este golpe para tratar de evitar la pérdida del Gobierno -ante la falta de respuesta del PSOE de Sánchez, el PSOE de Susana Díaz se apresuró a alinearse con Rajoy para más sonrojo-, en una desesperada estrategia de adelantar las elecciones, pero eso ya ni tiene importancia. Si esa es la jugada, aún será peor para el conjunto del Estado: más corrupción, más autoritarismo y más recortes democráticos en derechos sociales, laborales, civiles y políticos. Ese camino no tiene ningún buen puerto.

Herramientas de Contenido