Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

No se puede detener un torrente con una espada

Iñaki Anasagasti Olabeaga - Jueves, 21 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 14:22h

Niceto Alcalá Zamora, quien fuera presidente de la segunda República española le emplazó a Francesc Cambó a elegir. ”Usted tiene que optar-le dijo-, entre ser el Bismarck de España o el Bolívar de Catalunya”. Cambó acabó apoyando a Franco pero Mas y Puigdemont han decidido ser los Bolívar de Catalunya. Pero Bolívar consiguió la independencia de seis repúblicas americanas a punta de espada, como se conseguían antes las independencias, que no es el caso. Lo novedoso del actual contencioso es que es un Parlamento ha sido  quien se ha convertido en la locomotora del pulso de legitimidad con las Cortes españolas.

Conocemos de sobra quienes son aquí los culpables de esta situación. Fundamentalmente un rancio chauvinismo castellano, con capitalidad en Madrid, donde se resume toda la incomprensión española. Por eso, en su día, y ante las demandas catalanas, Manuel Azaña fue clarividente y dijo: ”No se puede detener un torrente con una espada”. Y, en el caso actual, la espada es una justicia al servicio del poder central, como lo ha estado siempre. El torrente es el independentismo catalán que ha crecido como la espuma gracias a los errores de un Madrid político que jamás admitió un estado plurinacional y que para desvirtuarlo, se inventó el Frankestein de las 17 Comunidades  y el café para todos. Quien siembra vientos, cosecha huracanes y tsunamis.

De ahí la importancia que ante estos hechos, el pequeño haya de ser inteligente. Calvo Sotelo, tras un mitin del PNV en el Frontón Urumea de Donosti, dijo aquella frase redonda de “más prefiero una España roja que rota”. Pues sí. Pero lo que vino fue una guerra y una dictadura de cuarenta años. Tendrás toda la razón del mundo, pero no te la darán, ni España, ni Europa, una Europa que si de verdad estuviera unida, encajaría bien sus realidades naturales.

Por otra parte no recuerdo haberle visto a Arnaldo Otegi en la manifestación de protesta en Barcelona tras el asesinato por parte de ETA de Ernest Lluch, un catalán sensible con el tema vasco y que sin embargo acabó con dos tiros en la cabeza disparados en el estacionamiento de su casa. No lo recuerdo tampoco en aquella grandiosa manifestación. Quizás estaría en la playa de Zarautz como cuando mataron a Miguel Ángel Blanco. Tampoco en el homenaje a las víctimas de Hipercor que se celebró recientemente. Si le he visto, con los suyos, más solo que la una, llevando una ofrenda floral al Conseller en Cap Rafael de Casanova. Y sí le veo darnos clase sobre lo que tenemos que hacer con Catalunya y con el PP.Y lo entiendo. En Madrid pesan menos que un gramo de arroz y su obsesión es que el PNV siga el mismo camino y quedemos anulamos para servir a nuestro pueblo ahora y el día 2  y en relación a Catalunya solo tienen un pasado demasiado negro para que sus críticas hagan mella. Para colmo su interlocución catalana es la CUP, partido antisistema bolivariano. Menudas credenciales.

Tampoco le he visto inquietarse ante la denuncia catalana sobre las tarifas eléctricas. Y quizás era muy joven para hacerlo, cuando nos excluyeron de la ponencia constitucional y sin embargo los catalanes sí estuvieron. No dejaron de participar  por solidaridad con el PNV. No. Tampoco cuando los catalanes en el Congreso votaron a favor de la ley de partidos de Mayor Oreja. Tampoco cuando, en uso de su libre decisión, decidieron meter el pacto Galeuscat en el frigorífico. Lástima, aquello tenía recorrido. Ni votar los presupuestos de Zapatero a pesar del NO a Ibarretxe.

¿Clases al PNV cuando los diputados jelkides se retiraron del Congreso en 1935 a raíz de que el gobierno de la República aprobara la ley de cultivos?. Nuestros diputados se retiraron del Congreso en “solidaridad con Catalunya”. Como también Manuel de Irujo dimitió como ministro del gobierno Negrín en “solidaridad “con el ministro catalán Jaume Ayguadé y ¿saben que pasó?. Que le faltó tiempo al miembro de la entonces Izquierda Abertzale para sentarse en el sillón de Irujo. A eso se le llama “solidaridad con Catalunya”.
Solidaridad es lo que hizo el Lehendakari Aguirre bajando de Paris a la frontera entre Francia y Catalunya para estar junto al President Companys cuando salió al exilio y tras ser fusilado ocuparse de su familia. Y solidaridad fue aguantarle a Tarradellas todo el exilio y cuando llegó la hora cero de reivindicar un proceso, se fue a la Moncloa, pactó un cargo que solo era una cáscara vacía, no consultándolo con nadie. Leizaola y su gobierno solo volvieron tres años después en 1979 cuando se había aprobado un estatuto, el de Gernika, superior al del 36. Tarradellas llevaba tres años pedaleando en el aire y frenándolo todo. Es más, nos llamó el cáncer de España. ”Los hombres y los rocines, cada uno va por sus fines” repetía Irujo. Por cierto Montoro interviene las cuentas de la Generalitá. Eso sería imposible hacerlo con Euzkadi gracias al Concierto. ¿Saben por qué?. Porque en 1978 el PNV defendió y logró la devolución del Concierto mientras HB jaleaba a los pistolero y los catalanes la tildaban de antigualla.

Mi familia, tras la caída de Bilbao, se refugió en Centelles (Catalunya) y a mí me tocó conocer en el exilio a todas las grandes figuras catalanas de la República en el Centre Catalá de Caracas y, posteriormente, en el Congreso y Senado mantener una estrecha colaboración con ellos, no exenta de situaciones incomprensibles para un nacionalista vasco. No quiero pues que las gentes de Bildu nos den, y me den, clases de nada.
Carles Puigdemont estuvo en la toma de posesión del Lehendakari en Gernika así como el PNV ha acompañado a la Audiencia a los políticos catalanes inhabilitados, ha estado en la Diada y en Zarautz estuvo el portavoz del gobierno catalán, en la manifestación en Bilbao el sábado 16 y en el Parlamento europeo, apoyando siempre sus iniciativas, como hoy en el Alderdi Eguna porque el PNV siempre ha reivindicado el derecho a decidir, a darle a Catalunya lo que ésta demanda. Y espero no se equivoquen ahora.

Por eso reivindico las declaraciones del Lehendakari que siempre ha respetado la opción catalana, aunque se haya lamentado de que Madrid no hiciera como Cameron y diera seguridad al Proces y también ha lamentado que Artur Mas no tratara de plantear una reivindicación conjunta. Urkullu ha puesto el ejemplo de Quebec y de Escocia, por solidaridad y porque es un nacionalista seguidor de Sabino Arana que fue quien lo planteó en 1895 y no anteayer por la tarde en el caso de Otegi y su peña. Y le han caído encima. No creo esto le perturbe pues su obligación es la solidaridad pero también no caer en el infantilismo político y no romper la cohesión de la sociedad vasca sino irla fortaleciendo aprovechando cualquier coyuntura, mucho más si no ha participado en el actual diseño de enfrentamiento, que siendo respetable y deseando mayoritariamente en Euzkadi que triunfe, el lehendakari parte de la base que España no se quedará quieta.

Y sabe también que España, la España del Mío Cid, la de Calvo Sotelo, la de Franco, y Fraga, existe y desgraciadamente va a actuar. Y veremos cuál es el resultado final si tras un referéndum no permitido por la fuerza, la Europa unida se inhibe y dice que es un asunto interno español. Y lo dirán pues a ellos también se les hacen los dedos huéspedes.

Urkullu por otra parte sabe mejor que nadie los motivos por los que se ha llegado a esta situación. La achicoria para todos, Madrid ombligo del mundo, el nulo respeto a las lenguas cooficiales, un autogobierno no bilateral ni blindado, una reforma estatutaria recurrida en la calle y en su Tribunal Constitucional, un Zapatero que promete una cosa y hace otra, un Guerra que se alegra del cepillado, por no querer reconocer que Catalunya es una Nación porque Murcia también quiere serlo, así como una sacralización de lo que ellos llaman la ley, cuando la ley solo les conviene a ellos, y si no, no la cumplen y no pasa nada. Todo eso lo sabemos. Como conocimos también el protagonismo de una CIU, hoy desgraciadamente desaparecida, que con sus votos condicionada la gobernabilidad y barría muy eficientemente para la Masía catalana.

Todo eso, ya lo sabemos. No ha sido limpio ni solidario, aunque sí ilustrativo, el recurso catalán en relación con la tarifa eléctrica. Un golpe bajo y sucio. Pero eso no impedirá que el 2 de octubre se acreciente el papel del PNV para tratar de que las aguas no se desborden en contra de Catalunya y que las reivindicaciones catalanas sean escuchadas, atendidas y puestas en marcha. Para eso hace falta que la interlocución del PNV en Madrid no se quiebre, que es precisamente lo que quiere la Izquierda Abertzale que ha pasado del Internacionalismo proletario a descubrir que Catalunya existe y nos quieren bajo la ruta que ellos diseñan .Pero esa brújula está imantada y solo te lleva a la miseria.

Herramientas de Contenido