Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

El fiasco de Aranzadi

Por Maite Esporrín - Jueves, 21 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Las elecciones municipales de 2015 trajeron la irrupción de las marcas blancas de Podemos en numerosos ayuntamientos como el de Pamplona con la candidatura de Aranzadi. Mediada la legislatura esta coalición poco o nada tiene que presumir. Estamos ante una gestión muchas veces estrafalaria en las formas y profundamente ineficaz en el fondo. Aranzadi ha demostrado no saber discernir entre el activismo y el sentido institucional que deben mantener los representantes públicos, llegando al punto de despreciar el patrimonio institucional y cultural de la ciudad como, por ejemplo, con su actitud ante la festividad del Privilegio de la Unión. Para colmo, el pronto apego al sillón les ha llevado a una deriva complaciente con el nacionalismo al punto de convertirse en alumnos aventajados de EH Bildu.

Así, su gestión del área de participación ciudadana destaca por algunas contrataciones de personal dudosas o la adjudicación de trabajos externalizados tan polémicos e ineficaces como caros. O la participación de la concejala Berro en la concesión de 130.000 euros a una asociación que presidía entonces su hermana, algo que en vez tener consecuencias políticas se despachó como “un lapsus”. Tampoco podemos olvidar las continuas subvenciones del área a actividades con contenido político próximo a los grupos del cuatripartito, ni con la manera con la que se están gestionando determinados espacios municipales o la connivencia con la ocupación ilegal de edificios públicos como en la calle Compañía, Sarasate y Rozalejo. Ya lo dijo en un artículo de opinión recientemente el señor Cuenca: “El cambio no se hace consensuando sino confrontando”. Que se lo pregunten a los comerciantes de Pío XII.

Pero lo cierto es que el concejal estrella de Aranzadi ha sido ninguneado y excluido en la toma de decisiones de calado por parte de EH Bildu y Geroa Bai en su área de movilidad. Ni siquiera ha sido capaz de mejorar los carriles bici existentes en la ciudad que requieren de forma urgente actuaciones de mantenimiento y siguen sin conexión entre sí. Como insuficiente y pobre es el servicio de alquiler de bicicletas, que pese a las múltiples peticiones tampoco ha sido capaz de desarrollar. A lo que debemos sumar la poca consistencia de los anuncios a que dicho concejal nos tiene acostumbrados. Ejemplo de ello son su propuesta para limitar la velocidad a 30 km/h en toda la ciudad de forma indiscriminada, los inminentescambios de tráfico en la calle Sadar, o la remodelación de Pío XII, proyecto realizado de espaldas a vecinos y comerciantes. No olvidamos que la propuesta de Aranzadi para esta avenida fue rechazada por sus socios de gobierno, tras haber externalizado, por cierto, el concejal Cuenca la redacción del proyecto.

Tampoco como concejal de Medio Ambiente Cuenca cosecha grandes logros. Basta recordar el despido de las trabajadoras del Museo Medioambiental para contratar a otras a su medida, sus ocurrencias sobre el futuro de los ciervos de la Taconera, la poca solvencia del proyecto de comercializadora de energía, la escasa incidencia de su campaña de vaso reutilizable en Sanfermines o su impagable letrina de Santa María La Real. Más de lo mismo como concejal de barrio de Echavacoiz, una de las zonas que más atención, cuidado e intervención requeriría, y que año tras año ve frustradas sus expectativas.

Súmesele a todo ello el círculo de personas, amistades y sociedades tantas veces coincidentes en torno a la gestión de poder de Aranzadi, algo que casa muy mal con las nuevas formas prometidas por la coalición populista.

Frente a todo este cúmulo de despropósitos hechos en nombre de la izquierda, el Partido Socialista seguirá trabajando en positivo, con una oposición tan contundente como útil y responsable, aportando progresismo, sensatez y altura de miras a la gestión municipal. Porque somos un partido de gobierno, porque como tal hemos actuado siempre, y porque así vamos a seguir haciéndolo. Pamplona lo merece.

La autora es portavoz Grupo Municipal Socialista Ayuntamiento Pamplona/Iruña

Herramientas de Contenido