Villafranca lleva la fiesta a las ‘Casas Baratas’

Desde hace dos años, el Ayuntamiento descentraliza el programa para recordar la labor de los fundadores de este barrio

M.A. Galilea - Jueves, 21 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

El grupo de danzas de Villafranca ofreció varias actuaciones por el barrio anfitrión.

El grupo de danzas de Villafranca ofreció varias actuaciones por el barrio anfitrión. (M.A.GALILEA)

Galería Noticia

El grupo de danzas de Villafranca ofreció varias actuaciones por el barrio anfitrión.Grupo de vecinos de las llamadas ‘Casas Baratas’ de Villafranca.La jornada tuvo un carácter muy familiar.

tudela- “Aunque las conocen como las Casas Baratas, nuestros padres pasaron muchas fatigas para pagarlas, hace 70 años”. Lo recordaban ayer vecinos de ese barrio de Villafranca al que hace ya dos años, el nuevo equipo de gobierno dedica una jornada de las fiestas patronales, consiguiendo además que la fiesta salga del centro del municipio y se extienda a otras zonas.

La aurora en honor de la Virgen del Castellar abrió este día que continuó con un almuerzo popular en el Castillo, donde se dio buena cuenta de 50 kilos de chistorra, otros tantos de panceta, 120 barras de pan, vino tinto y rosado.

A media mañana, el encierro y las vaquillas concitaron la atención de los vecinos y visitantes, mientras en la residencia de ancianos se preparaba una recepción de la comparsa de gigantes, que a las 13.00 dio comienzo al recorrido por el barrio de las Casas Baratas, protagonistas del día. Se hicieron paradas en la plaza Donantes de Sangre y en las calles San Fermín y Navarra. En esta última, un grupo de vecinas colaboró cocinando muchos de los platos preparados para que comieran vecinos y visitantes. Entre ellas, Tere Gutiérrez, Vitori Catalán, Tere Úriz, Pilar Malo, Asun Peralta, Ana María Malo, Carmen Pérez, que contaron con ayuda de más colaboradoras. Precisamente, Ana María Malo afirmó estar muy agradecida al Ayuntamiento, “que se ofreció y ha ayudado en todo lo posible, ellos pusieron toda la bebida y colocaron las mesas”, dijo. Sin embargo tanto ella como las demás voluntarias quisieron elaborar toda la parte casera del menú. Malo también agradeció al Ayuntamiento que haya llevado las fiestas a la parte del pueblo conocida como casas baratas. Fue en 2015 cuando se celebró por primera vez y de forma no oficial ni institucionalizada esta jornada que “todos recordamos como una fiesta sencilla en la que en una bajera se ofreció un vermú”, rememoró.