Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

La charla

Un vestuario para ellas

Por Álvaro Meoqui - Viernes, 22 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Galería Noticia

una temporada más le voy a poner a mi lápiz las botas de fútbol y vamos a situar nuestro ojo en esa mirilla desde la cual se ve un mundo tan grande como es el del fútbol. Seguro que habrá mucho que contar.

No es momento para hablar del Barça por mucho que lo catalán esté de moda, tampoco del Madrid por mucho que no carbure, ni siquiera de Osasuna el equipo de la tierra con no muchos de la tierra este curso.

Como creo que ser caballero no está reñido con defender la igualdad, las primeras que van a atravesar esa puerta que ahora abrimos son las mujeres. Motivos tienen. Todo lo que les voy a contar hoy sobre el fútbol y la mujer es casi increíble que ocurra en 2017 pero la cosa está como está: regular tirando a mal.

En Somalia las mujeres tienen prohibido jugar al fútbol. Ni se pregunten qué les pasa si les pillan tan solo haciendo una pachanga. En algunos países no pueden pisar los estadios ni como espectadoras. De increíble a lamentable hay poco trecho.

Por fin una mujer ha arbitrado en Primera División en Europa. Fue hace unos días en la Bundesliga alemana. No sé si es más increíble que una chica haya llegado hasta ahí o que en los más de 120 años que tiene el fútbol nunca otra tuvo la oportunidad.

También parece increíble pero el otro día 22 chicas futbolistas jugaron en el Sadar. Cuando se abrían las puertas del estadio se daba otro paso más, a seguir.

Para el final dejo la minihistoria de Maialen, una chiquita de Ayegui que ama el fútbol con locura. Con 12 años ya lleva 5 temporadas jugadas en su Arenas. Siempre ha jugado con chicos y lo lleva muy bien, ellos también lo llevan de maravilla y eso es otro pasito más. El problema viene después, todos a la ducha y Maialen a su casa. 5 años teniéndose que duchar en casa porque en la mayoría de nuestros campos no se le ofrece una ducha para ella. Hay que dar más pasos, por favor. Como sé que habrá más Maialen, un vestuario para ellas.

El autor es técnico deportivo superior

Herramientas de Contenido