Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

El tiempo se agota para las personas atrapadas en México

Los expertos aseguran que después de 72 horas es muy difícil que una persona sea rescatada

Viernes, 22 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Rescatistas trabajan entre los escombros de un edificio de Ciudad de México.

Rescatistas trabajan entre los escombros de un edificio de Ciudad de México. (Foto: Efe)

Galería Noticia

  • Rescatistas trabajan entre los escombros de un edificio de Ciudad de México.

ciudad de México- Las personas atrapadas bajo los escombros de los edificios arrasados por el seísmo del martes en México juegan con el tiempo en contra, pues el aguante del cuerpo humano en situaciones extremas es de 72 horas, según expertos, y los equipos de rescate siguen desbordados trabajando por salvar vidas.

“La norma oficial mexicana considera que, después de 72 horas, no es posible que una persona sea rescatada”, expresó el doctor Manuel Bárcenas, quien se encontraba en un perímetro acordonado asistiendo a las autoridades en un rescate en la Ciudad de México. Las condiciones a las que se enfrentan las personas son extremas, ya que los escombros provocan “un aplastamiento de órganos”, lo que puede causar que se lastimen más rápidamente, “se destruyan” y, finalmente, conducir a la muerte. Además, el aire está biológicamente contaminado a causa “del gas natural que tenían los vecinos conectado”.

También hay alimentos en estado de putrefacción dentro de las viviendas, lo que sumado al polvo puede provocar una neumoconiosis que obstruya los pulmones. Esta enfermedad, causada por la inhalación de partículas, fue muy común en aquellos que sobrevivieron al temblor sucedido en México en 1985, y exige tratamiento neumológico.

Con todo, el tiempo no es estricto ni dicta necesariamente el límite de la supervivencia humana. El médico recuerda el terremoto de 1985 y advierte de que en aquel entonces fueron encontradas personas con vida después de una semana.

Salomón Pérez, uno de los vecinos de un edificio colapsado, contó que “el tiempo pasa demasiado lento” mientras se espera a que saquen a las personas atrapadas, estén vivas o muertas. La espera viene acompañada de incertidumbre. El hombre, de edad avanzada, confiesa que la lentitud y la falta de datos le hace tener el ánimo inestable. “Ya vamos para 48 horas y no puede ser. Están ocho todavía ahí adentro y no sabemos si están vivos o muertos”, dijo visiblemente desolado.

solidaridad Los mexicanos mostraron su mejor espíritu de solidaridad con una movilización masiva para ayudar a las víctimas y los equipos de rescate tras el terremoto que ha dejado al menos 238 muertos. La colaboración se muestra en la limpieza de escombros en edificios colapsados, ayudar a dirigir el tránsito para facilitar el desplazamiento de los equipos de emergencia o acudir con agua, alimentos y otros suministros a los equipos de rescate y víctimas.

Miles de damnificados continúan durmiendo en colchonetas y viviendo de la solidaridad de la ciudadanía en los 49 albergues instalados en la capital por el temor de volver a sus casas severamente perjudicadas.

Un canal fundamental para la participación ciudadana son los innumerables centros de acopio instalados por autoridades, universidades, organizaciones no gubernamentales, empresas y ciudadanos de a pie.

Desde Cruz Roja informaron que los voluntarios se encuentran “haciendo selección de medicamentos y viendo fechas de caducidad para así poderlas llevar a los lugares donde están siendo requeridas”. A su vez, el encargado de Rescate y Búsqueda, Javier Mendieta, explicó que se está recibiendo “tanto de agua y medicamentos como de todo lo que requiere el funcionamiento de una planta de luz”. - Efe

Herramientas de Contenido