Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Archivo Real y General de Navarra

La muestra ‘Navarrorum’ reivindica el valor cultural e histórico del euskera en Navarra

El Archivo Real y General de Navarra acoge 36 piezas que reflejan la presencia escrita de esta lengua, que permaneció en forma oral durante casi milenio y medio, desde la Antigüedad romana hasta el siglo XIX

Ana Jiménez / Oskar Montero - Viernes, 22 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Fernando Pérez, director general de Cultura;Ana Herrera, consejera de Cultura, Deporte y Juventud;Mikel Arregui, director gerente de Euskarabidea;y Peio Monteano, comisario de la exposición;junto a la estela funeraria de Lerga, una de las piezas que

Fernando Pérez, director general de Cultura;Ana Herrera, consejera de Cultura, Deporte y Juventud;Mikel Arregui, director gerente de Euskarabidea;y Peio Monteano, comisario de la exposición;junto a la estela funeraria de Lerga, una de las piezas que conforman la muestra. (Oskar Montero)

Galería Noticia

  • Fernando Pérez, director general de Cultura;Ana Herrera, consejera de Cultura, Deporte y Juventud;Mikel Arregui, director gerente de Euskarabidea;y Peio Monteano, comisario de la exposición;junto a la estela funeraria de Lerga, una de las piezas que

pamplona- Mostrar la esencialidad de Navarra en la historia del euskera, y el protagonismo del euskera en la historia de Navarra. Ese es uno de los objetivos de Navarrorum. Dos mil años de documentos navarros sobre el euskera, la muestra documental que desde ayer acoge el Archivo Real y General de Navarra. El reflejo documental, escrito, de una lengua que, como la vasca, durante casi milenio y medio permaneció en forma oral, es otra de sus fines. Una cuidadosa selección de 36 piezas, acompañadas de paneles informativos y material audiovisual, componen esta exposición, que podrá visitarse gratuitamente hasta el 31 de diciembre.

Los documentos se muestran agrupados en seis bloques temáticos que responden a la propia evolución de los testimonios históricos sobre el euskera: un primer periodo -la Antigüedad romana y los llamados siglos oscuros- en el que el euskera apenas deja su huella en textos escritos en otras lenguas;una segunda etapa, en la que los textos la nombran como la lengua de los pamploneses primero, y de los navarros después;un tercer momento en el que el euskera se escribe;y un cuarto, en el que se comienzan a imprimir libros en euskera. El retroceso geográfico y social que se inicia en el siglo XVII conforma el quinto bloque, y, finalmente, una serie de documentos muestran cómo ya en los siglos XVIII y XIX el euskera se ve atrapado entre la razón ilustrada y el sentimiento romántico.

Todas las piezas están acompañadas, por un lado, por su correspondiente panel informativo, con explicaciones en cuatro idiomas: euskera, castellano, francés e inglés. Varias pantallas con vídeos originales creados para la exposición completan el contexto informativo de la muestra, que acogerá visitas guiadas y editará un catálogo recogiendo tanto los documentos como las transcripciones y explicaciones que se ofrecen.

patrimonio culturalLa consejera de Cultura, Deporte y Juventud, Ana Herrera, estuvo acompañada por Fernando Pérez, director general de Cultura;Mikel Arregui, director gerente de Euskarabidea;y Peio Monteano, comisario de la muestra, presentaron ayer la exposición, formada por piezas tanto propias del Archivo como cedidas desde otras instituciones.

En ese sentido, Ana Herrera definió el euskera como “una parte fundamental del patrimonio cultural de nuestra comunidad” y apuntó que los documentos históricos “aportan información sobre el euskera en Navarra, independientemente de la lengua en que lo hagan -euskera, castellano, francés...-, ya que el euskera fue durante siglos una lengua hablada, pero no escrita”. Además de mostrar la presencia del euskera en al vida diaria, y también “una explicación histórica para contextualizar su situación actual y destacar su valor cultural”. Herrera, agradeció la dedicación del personal del Archivo, de Euskarabidea y las instituciones colaboradoras.

En concreto, en la muestra se podrá ver “una edición facsímil del Códice Calixtino, cedida por la Catedral de Santiago de Compostela;el libro Origen de la nación vascongada, de la Biblioteca Central Capuchina;el Nuevo Testamento de Leizarraga, que custodia la Biblioteca de Navarra;o la estela funeraria de Lerga, entre otras piezas”, describió la consejera Herrera.

De todos ellos, “una docena de los documentos que se exhiben en la muestra procede del propio Archivo”, comentó Fernando Pérez, director general de Cultura, pero “la otra docena llega de centros dependientes del Gobierno, como el Museo de Navarra, y otras entidades de la Comunidad;y la docena final procede de centros archivísticos de Santiago de Compostela, París, Oxford o Tombuctú”.

Desde Euskarabidea, su director gerente Mikel Arregui presentó como su aportación el mencionado soporte audiovisual que, “a modo de legado, trasciende a la naturaleza efímera de la muestra” y cuyo fin, “queda en manos de los visitantes a posteriori”, porque “se va a preparar un vídeo que recoge los fondos documentales de la exposición y los audiovisuales que se han elaborado específicamente para esta exposición”, concluyó Arregui.

el euskera, trayectoria únicaPor último, el comisario de la muestra, Peio Monteano, señaló que “pocas lenguas vivas pueden tener una trayectoria presencial de 2.000 años” como la tiene el euskera, y también comentó que “no es una exposición sobre la historia del euskera, sino sobre cómo la presencia del euskera ha quedado reflejada en documentos escritos”. A su juicio, se abordó un reto magnifico, en el sentido de que se iba a intentar “mostrar con documentos escritos la presencia indubitada de una lengua que no se escribe”, lo cual “hasta cierto punto, es algo contradictorio”.

Así, a través de las tres docenas de documentos “se muestra que el euskera es algo consustancial a Navarra a lo largo de toda su historia” y “resalta cómo Navarra ha sido el eje sobre el que ha girado el mundo del euskera”, constituyendo ambas ideas el objetivo principal de la muestra.

En cuanto a la selección de piezas, Peio Monteano apuntó que han trabajado desde “el valor informativo y el punto de vista no lingüístico” y, sobre todo, “desde el punto de vista social, de la gente que lo habla”. Para ello seguido varios criterios. El primero de todo, “la Navarridad”, en el sentido de que “todos se refieren a Navarra, han sido hechos por autores navarros, o surgieron en lo que es o ha sido navarra a lo largo de la historia”, concretó Monteano. También se han priorizado “los documentos que muestran el uso de la lengua en las capas más humildes de la sociedad, priorizando el documento que proviene del pueblo frente al de las elites”.

Asimismo, se han seleccionado documentos “que atestiguan la presencia del euskera en las que durante los últimos siglos no ha sido una lengua hablada, frente a zonas donde la lengua permanece viva en la actualidad”;o que “resaltasen su componente civil”. Por último, “hemos priorizado hallazgos de los últimos años que nos han deparado sorpresas, como las Coplas de Arre o la carta de Machín de Zalba”.

una muestra ‘viajera’Desde el punto de vista del formato, la muestra también se convirtió en un reto, ya que como desveló el comisario de la muestra, “es una exposición que va a viajar y eso condiciona mucho a la hora de utilizar originales”. Varias localidades navarras, la Comunidad Autónoma Vasca, la Baja Navarra y Estados Unidos son algunos de los destinos que acogerán Navarrorum en 2018, tras el interés mostrado desde distintas instituciones.

Hasta entonces, se espera que, tras recorrer este relato histórico, “los asistentes tengan conocimiento para conformar sus actitudes culturales en general y hacia la lengua del euskera en particular”, concluyó Peio Monteano. Desde ayer, en el Archivo está la llave para ello.

Herramientas de Contenido