Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Música

Noche de familia e ilusión

Por Javier Escorzo - Viernes, 22 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

CONCIERTO de NAVAJITA PLATEÁ

Fecha: 15/09/2017. Lugar: Zentral. Incidencias: A pesar de la escasez de público, los músicos se entregaron al máximo, ofreciendo un concierto de gran calidad y plenamente disfrutable, lo cual es siempre de agradecer.

después de la gran afluencia de público registrada en el todavía reciente Festival Flamenco On Fire, llamaba la atención la poca gente que se acercó a la sala Zentral para disfrutar del concierto de los grupos más conocidos del género: Navajita Plateá. De un tiempo a esta parte, la carrera de los jerezanos se ha vuelto bastante errática: nunca han dejado de tocar, pero su último álbum de estudio data de 2006. Hasta ese momento el éxito había alumbrado cada uno de sus lanzamientos, consiguiendo varios discos de oro y colocando algunas de sus canciones en bandas sonoras de películas y anuncios de televisión. Desde entonces han ofrecido conciertos intermitentemente, hasta ahora, que cumplen veinticinco años de andadura musical, y para celebrarlo han publicado un álbum recopilatorio que están presentando por toda la geografía nacional. Al ver que en Pamplona estábamos, según sus propias palabras, “en familia”, decidieron saltarse el guión y ofrecer una actuación especial, no tan centrada en sus grandes éxitos (que por supuesto, también los hubo), sino recreándose en canciones menos conocidas, pero igualmente hermosas.

Fue algo así como poder asistir a un ensayo del grupo, con los músicos totalmente relajados, disfrutando y siguiendo sus apetencias en vez de ceñirse al set list de la gira. Ildefonso de los Reyes (Pelé) y Francisco Carrasco (Curro), o lo que es lo mismo, el dúo que forma Navajita Plateá, comenzaron sentados en taburetes, aunque Ildefonso (cantante) se levantaba constantemente. Les acompañaba una espléndida banda de rock. Bastaba verlos con sus camisetas de Santana, Mick Jagger y Led Zeppelin para descubrir que aquello no tenía nada que ver con el flamenco pop. Si acaso, con el flamenco rock, un término que no suele utilizarse, pero que describe mejor lo que se vivió en Zentral. A la virtuosa guitarra flamenca de Curro hubo que sumar guitarra eléctrica, bajo y batería (atronadora esta última, hasta el punto de destrozar el pedal del bombo en varias ocasiones).

Tocaron Agua pa los pesares, que en su momento grabaron con Manzanita, intercalando algunas estrofas de Devórame otra vez. Estrenaron también una canción nueva que, según dijeron, quizás aparezca en su próximo álbum. Recordaron cuando tacharon de machista su canción Mala, mala, que en realidad es una metáfora del alcohol y de otras sustancias, y entre risas se definieron como el grupo más heavy del flamenco, justo antes de interpretar Poeta en Marrakesh, una balada digna del mejor de los grupos heavies (de hecho la grabaron por todo lo alto en los estudios de Abbey Road). Su vena flamenca estuvo presente, pidiendo (y recibiendo) palmas por tangos y bulerías. Y en medio de ese ambiente distendido, no faltaron sus grandes éxitos, como Desde mi azotea o Noches de bohemia, que tuvo un final absolutamente electrificado. Reconforta ver que, a pesar de los años y los vaivenes, algunos grupos mantienen la bohemia y la ilusión.

Herramientas de Contenido