Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Editorial de diario de noticias

Y con alzhéimer ‘sigo siendo yo’

Las asociaciones de familiares de personas afectadas -10.000 en Navarra- defienden el protagonismo de los propios enfermos, que pierden recuerdos pero no derechos, y la necesidad de una atención activa en todos los ámbitos de su vida

Viernes, 22 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

las asociaciones de familiares de enfermos de alzhéimer (Afan en Navarra) han centrado la conmemoración anual dedicada a esta demencia -la más frecuente- en las propias personas que padecen la enfermedad, pero no en cuanto a enfermos, sino en su dignidad como seres humanos. El alzhéimer puede borrar los recuerdos, pero no a la persona que hay detrás de la enfermedad, que mantiene sus mismos valores y derechos. Esa es la línea argumental para defender que la falta de recuerdos no hace desaparecer la historia y la vida de la persona y demandar que la atención al alzhéimer centre su protagonismo en quienes lo padecen y en todos los ámbitos de su vida cotidiana, desde el familiar al social, el laboral-profesional o el socio-sanitario. En Navarra, más de 10.000 personas padecen esta enfermedad, y otras 20.000 sufren las consecuencias de la responsabilidad de atención y cuidado a los enfermos. Un mayor respaldo de la Administración, más atención para los pacientes -el pasado año la jornada centró la atención en las personas que les cuidan, muchas veces vinculadas de forma directa al entorno familiar y personal del enfermo-, más recursos directos, un incremento de las partidas para investigación y una revisión de la Ley de Dependencia devaluada en sus prestaciones y servicios por los sucesivos años de recortes de los gobiernos del PP en el Estado y de UPN en Navarra, que agilice los trámites y garantice una adecuada asistencia, son algunas de las demandas que los familiares de los enfermos de alzhéimer y los profesionales han puesto de manifiesto un año más. En este sentido, son muchas y muy amplias las necesidades personales y sociales que genera esta enfermedad. Y no estamos hablando de un mal menor. Por la propia evolución demográfica de nuestra sociedad, la esperanza de vida va en aumento en pocos años casi 30.000 personas tendrán más de 85 años, pero eso supone que enfermedades de tipo degenerativo asociadas en buena medida a la edad incrementarán su incidencia. Es el caso del alzhéimer, una enfermedad con una idiosincrasia dura para el enfermo que ve cómo poco a poco pierde su memoria, sus recuerdos y el control de su vida, pero también para su entorno, que además ha de hacer frente a la degeneración de la enfermedad de un ser querido y su progresiva conversión en una persona dependiente, con el vuelco familiar que eso supone. Sigue siendo necesario demandar políticas valientes y activas para luchar contra esta y otras devastadoras enfermedades degenerativas.

Herramientas de Contenido

Más sobre Editorial

ir a Editorial »