Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Tramita las propuestas de PSOE y PNV

El Congreso avanza en la derogación de la ‘ley Mordaza’

Tramita las propuestas de PSOE y PNV, que pasan ahora a la Comisión de Interior
El consenso entre los partidos de cara a una nueva ley “más garantista” será complicado

Viernes, 22 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Una mujer, en una marcha el año pasado contra la ‘ley Mordaza’.

Una mujer, en una marcha el año pasado contra la ‘ley Mordaza’. (EFE)

Galería Noticia

  • Una mujer, en una marcha el año pasado contra la ‘ley Mordaza’.

pamplona- El Congreso dio ayer un paso más en el largo camino hasta la derogación de la ley Mordaza y la articulación de la reforma de la Ley de Seguridad Ciudadana. La cámara tramitó las propuestas de PSOE, que pide retornar como punto de partida para el debate a la legislación de 1992, conocida como ley Corcuera o ley de la patada en la puerta;y del PNV, que plantea más de 40 enmiendas a la actual legislación. La propuesta alternativa presentada por EH Bildu fue rechazada ya que ha contado con el único respaldo de ERC.

La reforma queda pendiente ahora de que el presidente de la comisión de Interior, Rafael Merino (PP), cite a los partidos políticos para crear la ponencia de los trabajos de reforma sobre los textos de PSOE y PNV. Previsiblemente, según apuestan fuentes parlamentarias, y aunque se trata de dos iniciativas legislativas diferentes, la comisión optará por una sola ponencia y por que los grupos se pongan de acuerdo en enmendar sobre la base de una de las dos.

En definitiva, el Congreso dio un nuevo paso para la derogación de la ley Mordaza, pero quedó en evidencia que será muy difícil articular una ley de consenso que sustituya a la polémica legislación y que suponga un avance en derechos respecto a la legislación de 1992.

La situación en Catalunya monopolizó ayer el debate sobre la reforma de la Ley de Seguridad Ciudadana en el pleno del Congreso, en el que ERC y Bildu aprovecharon su intervención para animar al voto en el referéndum del 1 de octubre y el PP ha acusado a los independentistas de “un golpe de Estado intolerable”.

catalunya, protagonistaBuena parte del debate derivó hacia los acontecimientos en Catalunya y la diputada de ERC Ester Capella aprovechó su intervención para animar al voto en el referéndum del 1 de octubre.

Pese a que la presidenta del Congreso, Ana Pastor, le instó a que se ciñera al asunto que se debatía en aplicación del Reglamento de la Cámara, Capella continuó su intervención en catalán reclamando el voto libre en la consulta independentista y criticando las detenciones de cargos de la Generalitat.

En la misma línea la diputada de Bildu Marian Beitialarrangoitia mostró una papeleta con la leyenda ‘sí’ y se preguntó si “los que van con la ley en la mano” también la perseguirán a ella por mostrar su adhesión al referéndum. Beitialarrangoitia afirmado irónicamente que era “un buen día” para debatir sobre la denominada ley Mordaza porque con la actuación en Catalunya “quedan claros los objetivos de un Estado llamado de Derecho que más bien es un Estado que se cree con el derecho de vulnerar los derechos más elementales”.

Desde el PDeCAT Feliu Joan Guillaumes sostuvo que “el poder del pueblo está por encima del poder de las leyes, porque puede haber leyes injustas” y subrayó que uno de los alcaldes citados a declarar como investigados por el 1-O es el exdiputado en el Congreso y ahora alcalde de Mollerusa (Lleida) Marc Solsona, únicamente “por cumplir con su obligación hacer que su pueblo pudiera votar, como le habían pedido”.

Por su parte el diputado del PP Alberto Martín-Toledano acusó a Bildu de apoyar “un golpe de Estado en Catalunya absolutamente intolerable” y expresó el apoyo de su grupo “a los alcaldes y concejales que están respetando la ley están siendo acosados”, así como a las fuerzas y cuerpos de seguridad, jueces y fiscales. Y desde Ciudadanos Saúl Ramírez criticó que Bildu “hable de orden democrático, cuando apoyan a los golpistas que en Catalunya se están saltando la ley”. - D.N./Efe

los puntos polémicos

El derecho a la huelga. Los sindicatos criticaron que la ‘ley Mordaza’ impulsada por el PP cuando gozaba de su mayoría parlamentaria y aplicaba el rodillo a cualquier iniciativa de la oposición en el Congreso limitaba severamente el derecho a huelga y la libertad sindical ya que se imponían multas por “obstruir” el desarrollo normal de un funcionario, se sancionan las perturbaciones de la seguridad ciudadana por colocar objetos (como contenedor, neumáticos…) y castiga a los que ocupen un inmueble sin el permiso del propietario. Con este último punto, se podría sancionar a unos huelguistas por ocupar una empresa durante su movilización.

Multas por manifestarse. La ley aumenta las multas por manifestarse sin permisos, por la negativa a disolver una concentración o provocar altercados, y las sanciones pueden ir desde los 600 euros hasta los 600.000 euros, si la protesta se desarrolla cerca de instituciones como el Congreso o el Senado y perturba su funcionamiento. Llamar en Twitter, Facebook o Instagram a iniciar una manifestación sin autorización también es sancionado. Además, la ley permite sancionar a todas aquellas personas que impidan un desahucio con multas que oscilan entre los 600 y los 30.000 euros.

Devoluciones en caliente. La ley otorga la prerrogativa a los agentes fronterizos de perpetrar “devoluciones en caliente” si un inmigrante ha saltado la valla de Ceuta o Melilla y ha pisado territorio español sin ser identificado. Un precepto que ha sido criticado por el comisario europeo de Derechos Humanos, a pesar de lo cual, el PP se niega a liquidar.

Grabar a policías. La ‘ley Mordaza’ castiga “el uso no autorizado de imágenes o datos personales o profesionales de autoridades o miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad que pueda poner en peligro la seguridad personal o familiar de los agentes, de las instalaciones protegidas o en riesgo el éxito de una operación, con respeto al derecho fundamental a la información”. Las multas pueden llegar hasta los 600.000 euros.

Herramientas de Contenido