Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Sección Segunda de la Audiencia de Navarra

Dos años de cárcel a un abogado ribero por estafar a la empresa para la que trabajaba

Ordenó provisiones de fondos que luego ingresaba en una cuenta de su madre

Viernes, 22 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Estafa - dinero - euros

Galería Noticia

Estafa - dinero - euros

pamplona- Un abogado de 36 años, Ángel Ignacio L.P., colegiado en Tudela en 2010 y que ya arrastraba una condena anterior en Zaragoza, ha sido ahora nuevamente condenado por la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Navarra a dos años de prisión por un delito continuado de estafa en el grupo empresarial para el que estuvo trabajando durante dos años. La sentencia es recurrible. El procesado, que en 2010 se incorporó como director del departamento jurídico del grpo Opde Investment España y ejerció en dicho cargo hasta octubre de 2011, cuando fue despedido, se encontraba de supervisar los pagos que se efectuaban a los distintos profesionales que prestaban sus servicios en procedimientos judiciales a dicho holding. El procesado se efectuó transferencias bancarias utilizando como falsos beneficiarios a otros procuradores y letrados para finalmente destinar el dinero a la cuenta que era titularidad de su madre. En el primer caso, en el que una procuradora no había solicitado ninguna provisión de fondos al grupo empresarial, fue el acusado el que ordenó que se realizaran sendas transferencias de 1.000 y 2.700 euros, respectivamente.

En el segundo de los casos, el procesado -al que la Audiencia condena después de habérsele intervenido todos los correos electrónicos en los que ordenaba dichos pagos- envió un correo al departamento de Administración de la empresa. Se trataba de una provisión de fondos para un letrado externo que prestaba una relación laboral para el mismo holding en su filial de Extremadura. Sin embargo, el anticipo nunca había sido solicitado por ese letrado, sino que fue el encausado quien se efectuó la transferencia a la cuenta de su madre.

En el tercero de los casos por el que ha sido condenado cometió la estafa perjudicando a otro procurador. Este representaba los intereses de la mercantil y solicitó una provisión de fondos por un asunto en el que estaba interviniendo. El importe era de 1.030 euros y se adjuntó una factura. Desde el departamento de Administración se envió dicho e-mail al acusado para que aprobara dicho pago. Sin embargo, cuando realizó tal aprobación se incorporó otra factura con un importe distinto, en este caso de 10.300 euros, que no había sido confeccionada por dicho procurador pero al que le efectuó el ingreso. Para enmendar el error, el acusado le escribió un correo electrónico al procurador explicándole que en la cuantía de dicha transferencia había una confusión y le ofreció un número de cuenta para ingresarle la cantidad errónea y le indicó que devolviera la cifra íntegra (10.300 euros) sin descontarse la provisión. La cuenta que le mandó como destino era titularidad de la madre del acusado. Como al procurador se le advirtió desde su banco que se le iba a cobrar una comisión elevada por la transferencia, este decidió ofrecerle un cheque. El acusado le respondió que lo hiciera al portador, que incorporó la cuantía a su patrimonio personal. - E.C.