Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Una lucha compartida contra el olvido

Con 88 años, Eusebio cuida de su mujer, Marcelina, desde que hace siete años fuera diagnosticada de alzhéimer

Un reportaje de Amaia Rodríguez Oroz / Fotografía Patxi Cascante - Viernes, 22 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Eusebio Ilundain y Marcelina El Busto, junto a una mesa informativa de la asociación AFAN.

Eusebio Ilundain y Marcelina El Busto, junto a una mesa informativa de la asociación AFAN. (Patxi Cascante)

Galería Noticia

Eusebio Ilundain y Marcelina El Busto, junto a una mesa informativa de la asociación AFAN.

Sentada en una silla de ruedas, junta las manos y permanece atenta a todo aquel que pasea a su alrededor. A veces, cuando le miran, sonríe;otras, se limita a observar. Lleva un peinado impecable y los labios de rojo carmín. Parece tranquila. A su lado, su marido Eusebio Ilundain mantiene la compostura y mueve su silla de ruedas de un lado a otro de la Plaza del Castillo. Mantiene una conversación con otras personas, pero sus sentidos siempre están pendientes de Marcelina El Busto. Cuidarla es algo que le sale innato, y es que después de siete años haciendo frente a la dura realidad que conlleva el alzhéimer, está acostumbrado a ello. “Era una mujer increíble”, cuenta sobre la que ha sido su compañera de vida durante más de 60 años y madre de sus seis hijos. Y lo cierto es que se nota. Eusebio relata cómo le encantaba bailar, ir a los partidos de pelota, visitar los pueblos de Navarra o ver una película en el cine. “Ahora todo es diferente”, dice.

Hace ahora siete años comenzó su lucha compartida contra el olvido y contra la dependencia que supone esta enfermedad. Se dieron cuenta de que el alzhéimer había tocado su puerta cuando un día, al bajar Marcelina, de 85 años, a tirar la basura, no apareció en horas. “Fueron varios los días que se perdió, uno de ellos la mujer se fue hasta Landaben sin cartera, ni bolso, ni nada;y ahí me di cuenta de que estaba haciendo cosas que no eran habituales en ella”, apunta Eusebio, quien modificó su vida casi al completo para poder cuidar de su mujer. “Nuestra vida ha cambiado desde la enfermedad;al final, el alzhéimer de una persona afecta a todos los miembros de su familia”, señala el hombre, de 88 años, mientras añade que “no todo ha cambiado”. “Sigo pudiendo ir a jugar a pelota al frontón con algunos amigos mientras Marcelina está con la chica”, dice. Así llama a la mujer que actúa de cuidadora la mayor parte del día. “Su apoyo es muy importante para nosotros -admite-. Es ella la que se encarga de darle de comer, de asearle y de acompañarle durante el día;después, por la tarde, yo tomo el relevo y me voy a dar paseos con mi mujer”.

Uno de los momentos que Eusebio recuerda con más dureza es cuando “Marce dejó de dormir”. “Se levantaba a las tres de la mañana muy excitada y ya no podíamos dormir más”, cuenta, para añadir que “era un problema con los medicamentos” y que, después de acudir a la Clínica Psicogeriátrica Josefina Arregui de Alsasua, “duerme de un tirón”. “Menudo cambio en positivo dimos desde aquello”, añade. Otro aspecto que también ayudó a la familia en gran medida fue dar con la Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimer de Navarra (AFAN), a donde acude Eusebio de manera regular. “Nos juntamos unos cuantos familiares y hablamos de todo;de nuestro día a día, de los problemas a los que nos enfrentamos y de las dudas que tenemos”, señala, para añadir que “es un punto de encuentro muy útil”.

No obstante, este vecino de Pamplona lamenta que “desgraciadamente, esta situación que no tiene retorno”. Por ello, si tuviera que recomendarle algo a una persona cuyo familiar o amigo acaba de ser diagnosticado como enfermo de alzhéimer que “lo tome con resignación y que intente que no se le haga una cuesta arriba la situación”. “No somos ni los primeros ni los últimos que vamos a pasar por aquí, y tenemos que darle cara”, concluye.

Apuntes

Día mundial del alzhéimer. La Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimer en Navarra (AFAN) celebró ayer el día mundial de esta enfermedad con diversas mesas informativas en distintos puntos de Pamplona y Tudela y otros actos, como la representación de la obra de teatro Atraco a las 3 en Civican.

10.000 afectados en Navarra. En Navarra se estima que hay unas 10.000 personas afectadas por esta enfermedad, y otras 20.000 sufren las consecuencias de la responsabilidad de atención y cuidado de los pacientes.

100.000 enfermos viven solos. A nivel estatal, se estima que entre el 10% y el 15% de las personas mayores que sufren alzhéimer -alrededor de 100.000- viven solas. Son aquellas que están en los estadios más leves de la enfermedad o que forman parte del más del 30% que aún no ha sido diagnosticado.

Solo el 20% de hogares están adaptados. Un estudio de Sanitas subraya que solo dos de cada diez hogares de personas con esta enfermedad tienen accesos y zonas comunes completamente adaptadas a sus necesidades.