Medio centenar de personas podrían estar aún con vida entre los escombros

Un malagueño, atrapado, al parecer vivo, bajo un edificio derrumbado por el terremoto de México

Sábado, 23 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Brigadas de rescate extraen el cuerpo de un fallecido. Fotos: Efe

Brigadas de rescate extraen el cuerpo de un fallecido. Fotos: Efe

Galería Noticia

Brigadas de rescate extraen el cuerpo de un fallecido. Fotos: EfeSoldados mexicanos y voluntarios buscan supervivientes en una escuela.Traslado del cadáver de una persona atrapada tras el terremoto.
“El tiempo pasa, los teléfonos ya no tienen batería, llevan mucho sin comer y beber y las bolsas de aire se pueden acabar”

Ciudad de México- La cifra de muertos por el terremoto registrado el martes pasado en el centro de México se eleva ya a 286, informó ayer el coordinador nacional de Protección Civil, Luis Felipe Puente. Según cifras oficiales del seísmo de magnitud 7,1 en la escala de Richter, hay también más de cien desaparecidos por el seísmo.

El Gobierno mexicano dijo ayer a la población que las tareas de búsqueda no van a parar hasta lograr la localización y rescate de las personas que quedan entre los escombros, ante los rumores que señalaban que se estaban suspendiendo esas labores e introduciendo maquinaria pesada en algunos inmuebles.

Equipos de Chile, Colombia, España, Israel y Japón, entre otros países, han llegado a México para sumarse a las tareas de búsqueda de supervivientes. El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio, explicó que, una vez pasada la fase de emergencia, se procederá a levantar un censo “casa por casa” de los daños provocados por el seísmo. Las autoridades de la Ciudad de México, donde han muerto al menos 137 personas, calculan que todavía hay unas 50 atrapadas en inmuebles destruidos por el terremoto, informó ayer el jefe de Gobierno de la capital, Miguel Ángel Mancera. “Las expectativas de encontrar personas en estos edificios serían de alrededor de 50 personas. Este es un cálculo que se ha hecho derivado de lo que se ha encontrado”, declaró en una rueda de prensa.

En la capital de México, la zona más castigada por el movimiento telúrico, han sido rescatadas con vida 60 personas. El gobierno de la capital mexicana, donde 38 edificios se vinieron abajo, calcula que hará unos 2.900 dictámenes de inmuebles para determinar si las viviendas están o no en condiciones de ser habitadas.

El terremoto tuvo lugar el mismo día, pero 32 años después, del terremoto de 1985 que dejó unos 20.000 muertos en la capital. También ocurrió doce días después del seísmo de 8,2 grados, el más potente registrado en el país desde 1932, que causó 98 muertos en el sur de México.

Alejandro Gómez varo

Hermano de Jorge (desaparecido)

Desde el epicentro de la tragedia el panorama es desolador. San Juan Pilcaya, en el estado mexicano de Puebla, es el poblado más cercano al punto de origen del terremoto que sacudió el martes el centro del país y “ha quedado en ruinas”.

un español entre los escombrosLa familia del malagueño Jorge Gómez Varo, una aparejador de 33 años que estaba en su puesto de trabajo cuando ocurrió el terremoto, pide que se pongan de acuerdo las personas que están trabajando sobre el terreno porque con descoordinación podría morir.

Jorge está bajo los escombros de un edificio y la familia tiene constancia de que está vivo gracias a una llamada telefónica de una compañera. El hermano de Jorge, Alejandro, dijo ayer que están preocupados por cómo están transcurriendo las últimas horas ya que les llegan noticias de que se está produciendo mucha descoordinación y que al parecer sus constantes vitales cada vez son más débiles.

Los equipos de rescate están muy cerca por tanto no pierden las esperanza pero “el tiempo pasa, los teléfonos ya no tienen batería, llevan muchas horas sin comer y beber y las bolsas de aire se pueden acabar”.

Por ello llamó a las autoridades y a los equipos de rescate para que se coordinen “según pasan las horas se corre más peligro y al parecer hay personas que ahora no los dejan entrar pese a que está cerca y vivo”. “Es un chico muy sano, fuerte y que piensa rápido, por lo que creen que le ayudará a sobrevivir hasta que lo rescaten”, pero insiste en que deben hacerlo ya.

La familia está pendiente de las labores a través de las informaciones que continuamente les da la novia de Jorge, que está en el lugar de los hechos. - Efe