Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

La Fiscalía persigue por sedición las protestas en Catalunya

Un fiscal conservador y el juez de los titiriteros investigarán las concentraciones con una norma franquista

Sábado, 23 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

El presidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Jordi Sánchez (d), a las puertas de la sede de la ANC.

El presidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Jordi Sánchez (d), a las puertas de la sede de la ANC. (EFE)

Galería Noticia

El presidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Jordi Sánchez (d), a las puertas de la sede de la ANC.

Pamplona- La Fiscalía de la Audiencia Nacional ha presentado una denuncia por sedición por las concentraciones en Catalunya tras la operación policial para evitar la celebración del referéndum del 1-O, en la que menciona expresamente a los presidentes de la ANC y Ómnium. En su denuncia, que suscribe el teniente fiscal de la Audiencia Nacional Miguel Ángel Carballo, se detallan todos los altercados ocurridos entre el 20 y el 21 de septiembre y pide a la Guardia Civil que elabore un atestado para buscar a los autores.

El Ministerio Público considera que las manifestaciones fueron “tumultuarias ”, coincidiendo no solo en los argumentos del Gobierno sino incluso en los términos empleados para describir los hechos. El término no es gratuito ya que el artículo 544 del Código Penal, que define el delito de sedición, requiere del alzamiento “público y tumultuario” para que se cumpla el tipo penal. La denuncia, que repite palabras como “muchedumbre” y “turba”, sostiene que en las calles de Barcelona se han producido hechos constitutivos del delito de sedición, penados con hasta 15 años de cárcel, y que se debe actuar contra quienes resulten culpables de los mismos.

Aunque la denuncia, que remite a leyes franquistas, no va dirigida contra ninguna persona en concreto, en ella se apunta a la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y a su presidente, Jordi Sánchez, como responsable de organizar un turno de relevo de voluntarios “conscientes de que dificultarían la intervención policial”, haciendo un cordón frente a la Consejería de Economía durante el registro de la Guardia Civil. Menciona que Sánchez pidió ante 40.000 personas que nadie se fuera a casa. Al presidente de Ómnium Cultural, Jordi Cuixart, también le cita y le sitúa subido, junto a Sánchez, encima de un coche de la Guardia Civil pidiendo mantener la protesta, si bien, precisa la denuncia, que luego, al ver que no podía controlar la concentración, pidió a los manifestantes que se disolvieran

Fiscal conservadorSegún Carballo, miembro de la conservadora Asociación de Fiscales (AF), se han impulsado “movilizaciones generalizadas o movimientos populares para imponer el referéndum independentista inconstitucional por la fuerza de la intimidación, haciendo saber al Estado su intención y capacidad para actuar, incluso violentamente, ante una eventual oposición”.

Señala el fiscal que la presión de los concentrados frente a la Consejería de Economía se llegó a traducir incluso en agresiones físicas a Mossos d’Esquadra y agentes de la Guardia Civil -algunos de los cuáles no pudieron salir del edificio hasta 24 horas después- y cuyos coches, subraya, acabaron abollados, con las ruedas pinchadas y repletos de pegatinas y pintadas a favor del referéndum.

Por ello, la Fiscalía considera que estos hechos pueden ser constitutivos de un delito de sedición, castigado con penas de entre los 8 y 10 años de cárcel para los que la hubieran inducido, sostenido o dirigido, y de 15 si son autoridades públicas las que lo han promovido.

La denuncia, que ha recaído en el juzgado central de instrucción número 2 de la Audiencia Nacional, cuyo titular es Ismael Moreno, el mismo que llevó a prisión a unos titiriteros por un supuesto delito de apología del terrorismo en Madrid, describe que los incidentes fueron protagonizados por “una turba” e interpreta “la sedición”, “forma colectiva y tumultuaria de alzamiento”, como una “rebelión en pequeño”.

El escrito se centra básicamente en los problemas de la comitiva judicial y los agentes de la Guardia Civil para salir de la sede de Economia tras el registro ordenado por el juzgado de instrucción número 13 de Barcelona que investiga los preparativos del 1-O. Horas después de la llegada, señala, un grupo de voluntarios de la ANC, que incluso “repartía bebida y comida a los concentrados”, hizo “un cordón ante la puerta para evitar que la Guardia Civil se llevara a los detenidos”, entre los que se encontraban los dos más estrechos colaborares del vicepresidente catalán, Oriol Junqueras. Entretanto, apunta, la sede del PSC en Barcelona fue “igualmente atacada por los manifestantes, llegando incluso a producirse agresiones a militantes socialistas”. La denuncia de la Fiscalía prosigue que, una vez finalizados los registros a las 22.00 horas, los manifestantes seguían asediando el edificio y, dos horas después, dos agentes trataron de salir por el Cinema Coliseun, “pero los manifestantes se congregaron en las puertas del teatro e impidieron” su salida.

“Ante la situación de extrema tensión”, afirma el fiscal, el juez de Barcelona llamó al jefe de los Mossos, Josep Lluis Trapero, para que activase el dispositivo de seguridad que permitiese la salida de la comisión judicial. “La letrada de la administración de Justicia -añade- tuvo que salir ya de madrugada a través de la azotea, al impedir los manifestantes su salida por la puerta”.

Sobre la 1.34 horas, relata la denuncia, “se produjeron momentos de tensión” y los Mossos tuvieron que “cargar” contra los manifestantes para permitir salir a los agentes, ya que “centenares de personas continuaban concentradas lanzando objetos contundentes”. Cinco guardia civiles salieron a las tres de la madrugada “vestidos de paisano” y escoltados por los mossos, mientras que el resto no lo hizo hasta la siete de la mañana.

La iniciativa permite que la Audiencia investigue todos las protestas a raíz de operación que llevó a la detención de 14 cargos del Govern. - D.N.

Material a salvoUn grupo de trabajadores y voluntarios de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) evacuaron ayer todo el material destinado a la campaña del 1 de octubre que guardaban en su sede de Barcelona, ante la posibilidad de un registro. Voluntarios trasladaron todo el material al exterior y lo han cargado en coches particulares, por lo que “ya está en otras partes del país”, según el presidente, Jordi Sánchez. Foto: Efe

los apuntes

Manipulación en TVE. Trabajadores del centro territorial de TVE en Catalunya han denunciado al Consejo de Informativos la manipulación de las informaciones sobre el 1-O. En concreto, se refieren a los programas informativos de las 15 h y 21 h de este miércoles 20 de septiembre, cuando tuvo lugar la masiva concentración a las puertas del Departament d’Economia del Govern. “Las imágenes fueron escogidas evitando ofrecer los planos generales que reflejaban que hubo una concentración masiva ante el departamento de Economía de la Generalitat, y se recuperaron planos de primera hora de la mañana -casi sin gente- con la intención de minimizar la importancia de la protesta”, habrían señalado a los trabajadores de TVE en Catalunya.

Un registro por una broma. Una broma llevó a la Guardia Civil a registrar una empresa de embalaje de la Anoia. Trabajadores de Innova Pack llenaron una caja de cartón, uno de los productos que fabrica la empresa, de papeletas para hacer una broma. La fotografía la pasaron en un grupo de WhatsApp y finalmente acabó en manos policiales que acudieron a la empresa.