cartas al director

Manuel de Irujo y los Fueros de Navarra . Estella necesita otra entrada y salida

Sábado, 23 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Pocos políticos pueden presumir de llegar al pueblo antes que su propio partido. Aquí en Tierra Estella-Lizarraldea tuvimos la suerte de conocer y tratar a Manuel de Irujo, una persona entrañable, el foralista y nacionalista vasco de trayectoria internacional, diputado y ministro den la II República, estellés y navarro de bien. Los seguidores de Manuel de Irujo era conocidos como irujistas, que como nacionalistas vascos tiene una explicación tan sencilla como desconocidas por muchos.

Su acercamiento al pueblo llano le facilitaba las cosas al conocer de primera mano sus necesidades más acuciantes, que eran muchas hace cien años. Como la de parar la usura que se cebaba de forma descarada y ruin con la que siempre salían mal parado los de menos recursos recurrían por necesidad a ella. Solución, fundar una Caja de Ahorros de Navarra que ofreciese créditos justos para todos, ayudas para las familias más necesitadas, colonias escolares para niños y niñas.

Las necesidades de las gente del campo (peones sin propiedad) en parte, también buscó solución como abogado y diputado foral asesorando en la adquisición en propiedad de pequeñas parcelas. En 1919 el monárquico Antonio Baztan le impugnó el acta de diputado. La impugnación fue esta: “Este señor es la revolución”.

Y es que, Irujo había propuesto que las parcelas que no fueran aprovechadas se parcelaran y se vendieran. Y en efecto se vendieron y fueron a parar a los cultivadores. “En Lizarra, mi pueblo -dijo el mismo Irujo- creamos el centro vasco, el C. D. Izarra, un sindicato de iniciativas con el fin de impulsar las actividades de orden cultural. Creamos una ikastola. Creamos un equipo de fútbol del que anduve de Herodes a Pilatos fichando jugadores”. De su faceta como diputado quiero destacar está anécdota que le sucedió a Irujo en su visita al Ayuntamiento de Mañeru (carlista al completo). Les dijo: “ustedes los carlistas tienen siempre la palabra Fueros en la boca: ¿me podrían decir qué son los Fueros?” Ante el azoramiento general, el concejal más resolutivo afirmó: “los Fueros son los cojones de Navarra”.

Paco Martínez

Después de las vacaciones hemos vuelto en Estella a lo de siempre, atascos para entrar y salir, casi a cualquier hora, en la zona de Carlos VII y de Merkatondoa. Es un tema que necesita una solución y seguramente imaginativa, porque no creo que sea barata. Los que vivimos aquí sabemos que Estella es un pocicoy que tiene sus dificultades, pero seguro que se puede idear una solución que elimine este caos que se vive entre semana.

Carlos M.