Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

‘D’esarme, ‘D’esmovilización

Por Expe Iriarte y Fernando Armendáriz - Domingo, 24 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

el pasado miércoles, en un lugar tan emblemático como el Palacio de Aiete de Donostia, el Foro Social Permanente dio por concluido el trabajo realizado para que el desarme de ETA pudiera realizarse en condiciones de seguridad, como se dio el pasado 8 de abril. Desde el grupo navarro del Foro Social deseamos expresar nuestra absoluta satisfacción por el resultado de este desarme; desarme impulsado desde la sociedad civil, que ha sido capaz de mover muros que parecían infranqueables. Lo afirmamos así porque éste se desarrolló en el marco de los parámetros definidos en los Estándares Integrados DDR de la ONU: fue total y, en la medida de lo posible, transparente; con participación del gobierno francés, con verificación internacional y dio seguridad a la población civil. Y permitió que 3,5 toneladas de material fueran puestas fuera de circulación, el conjunto de los arsenales bajo control de ETA. Y lo decimos con pleno conocimiento de causa. En Navarra ha sido un trabajo largo, lleno de obstáculos y dificultades, pero el resultado ha sido absolutamente satisfactorio, reconocido por la mayoría de actores.

Método de éxito: la triangulación

Este escenario no hubiera sido posible sin la colaboración y voluntad política de las instituciones -Gobierno y Parlamento navarro-, la comunidad internacional y numerosos agentes. Queremos también destacar el “método de éxito” adoptado. La triangulación entre los tres gobiernos -navarro, vasco y de Iparralde-, la comunidad internacional y la propia sociedad civil ha sido garantía de éxito. Esto ha sido posible porque en Navarra se ha sido capaz de dialogar y acordar entre todos los actores implicados. “Método de éxito”, voluntad y altura de miras que, entendemos, deberían ser válidos para poder seguir trabajando en la Comunidad Foral en un proceso DDR -Desarme, Desmovilización y Reintegración- como el definido por la ONU.

‘D’esmovilización

Decimos que el desarme de ETA, y sobre todo el acuerdo triangular logrado, han generado también en Navarra un nuevo escenario en proceso de consolidación. Afirmamos esto por la serenidad con que, entendemos, se está afrontando el debate sobre el futuro de ETA anunciado por su portavoz encarcelado David Pla el pasado 19 de febrero y ratificado por la propia ETA recientemente. Es preciso que en torno al mismo no se construyan tótems semánticos. Si miramos otros procesos de paz, nos encontramos con que el IRA nunca anunció su disolución y que en Colombia las FARC se han transformado en un partido político. Y en ambos casos nadie pone en duda que sus decisiones han sido una aportación fundamental a sus respectivos procesos de paz. Conscientes de las diferencias con ambos procesos, en este momento es fundamental que todos los actores se den el tiempo necesario y que, independientemente del término que ETA utilice para dar a conocer su decisión y cuándo, esta sea una aportación de calado -en su caracterización, su forma y su contenido- a un escenario de resolución integral, cerrando de manera definitiva un ciclo que ha durado 50 años. Además, la desmovilización también debería afrontar la cuestión del sobredimensionamiento de las fuerzas de seguridad del Estado en nuestro país, responsables durante muchos años de tantas violaciones de derechos humanos.

‘R’eintegración

La desmovilización de ETA abrirá la necesidad de la reintegración de sus militantes presos, clandestinos y aquellos huidos y deportados a terceros países. Hoy en Navarra la mayoría de los actores coinciden en que un escenario de resolución requiere dar una solución también a esta cuestión y ello necesita mucho diálogo y acuerdo propios. En este sentido, es preciso que los partidos y los sindicatos avancen en un diálogo que permita sentarse y acordar una hoja de ruta que, a término, suponga su excarcelación y vuelta. En este nuevo contexto, valoramos positivamente las conclusiones a su debate interno que el colectivo de presos EPPK hizo públicas a principios de verano. Estas conclusiones ponen las iniciativas a tomar por el colectivo en sintonía con las demandas de la sociedad civil. Reconocer a las víctimas de todas las expresiones de violencia. Todo proceso DDR afronta la cuestión de las víctimas. En nuestro caso, no se puede dar sin situar a las víctimas de todas las expresiones de violencia como elemento nuclear. Todas las víctimas tienen derecho a la verdad, la justicia y la reparación, incluidos los centenares de casos sin resolver o los cientos de personas torturadas en Navarra. Y nos referimos a todos los sufrimientos, sin ambigüedades ni equidistancias: no todos los sufrimientos son iguales, pero todos son sufrimientos. Además, este proceso DDR deberá ser capaz de incorporar la perspectiva de género, las consecuencias del conflicto entre las mujeres, un sector que ha sido invisibilizado y que merece una reparación.

La reconciliación social

Como planteamos el pasado junio desde el Condestable de Pamplona, el trabajo realizado en Navarra desde hace 15 meses nos confirma que aquí existen sectores que no desean sentar las bases de una convivencia con garantías de no repetición. Nos referimos a aquellos sectores negacionistas de la existencia de un conflicto y que, en consecuencia, niegan también la necesidad de tender puentes y construir la convivencia sobre bases sólidas. Estos sectores están consiguiendo ralentizar el trabajo que desde el Gobierno de Navarra y desde la propia sociedad civil se está intentando impulsar, precisamente, en un momento en que el nuevo escenario permitiría lo contrario: una aceleración. Frente a ello, es preciso que en Navarra se construya un carril central en la resolución de las consecuencias del conflicto, que impulse un proceso de reconciliación en el seno de la sociedad. Es preciso reconciliarnos de tanto dolor sufrido, de tanto enfrentamiento. Es preciso reconciliarnos con aquellos que miraron a otro lado frente al sufrimiento de la otra parte. Una reconciliación que, por supuesto, necesita que todos hagamos una lectura critica de este pasado tan reciente.

Los autores son miembros del Foro Social Permanente en Navarra

Herramientas de Contenido